SOCIAL

No todos los que se toman “selfies” son narcisistas

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

¿Qué motiva a las personas de todas las edades, culturas, géneros y religiones a tomar y compartir sus Selfie?. Una reciente tesis de la escuela de postgrado de la Universidad Brigham Young encuentra que el impulso de tomar fotos de nosotros mismos a menudo se extiende más allá de la auto-obsesión y el deseo de mostrarse.

“Es importante reconocer que no todo el mundo es un narcisista”, dijo el coautor del estudio Steven Holiday, quien completó su maestría en 2015 y ahora está cursando un doctorado en Texas Tech.

Después de analizar los resultados de la encuesta y las entrevistas que se hicieron, los investigadores identificaron tres categorías de las personas que se toman selfies:

  • Los comunicadores: estos toman selfies principalmente para involucrar a sus amigos, familiares o seguidores en una conversación: “Todos ellos son una comunicación bidireccional”, explicó la coautora Maureen Elinzano. ¿Así que quieres provocar una conversación sobre el valor de votar y animar a tus seguidores a cumplir con su deber cívico? Sigue la pista de la actriz Anne Hathaway que publicó su selfie de “Yo voté” en Instagram.
  • Los autobiógrafos: quienes usan selfies como una herramienta para registrar eventos claves en sus vidas y preservar recuerdos significativos. Y mientras que las personas en este grupo todavía quieren que otros vean sus fotos, no necesariamente están buscando la retroalimentación y el compromiso que los comunicadores buscan. El astronauta de la NASA, Scott Kelley, quien regresó a la Tierra en 2016 después de un año en el espacio, hizo una crónica de su viaje con una serie de selfies épicos, incluyendo un auténtico juego espacial completo.
  • Los auto-publicistas: que es en realidad el más pequeño de los tres grupos, “son las personas que aman documentar toda su vida”, dijo el coautor Harper Anderson, quien ahora también está cursando un doctorado en Texas Tech. “Al documentar y compartir sus vidas, esperan presentarse a sí mismos y a sus historias en una luz positiva”. Piensen en Taylor Swift, Katy Perry y los Kardashians.

Identificar y categorizar a los tres grupos es valioso en parte porque “es un tipo diferente de fotografía que nunca habíamos experimentado antes”, dijo Holiday.

“Puedo ir a Facebook o Instagram y ver que la gente tiene el deseo de participar en una conversación. Es una oportunidad para que se expresen y obtengan algún tipo de retroalimentación sobre esa expresión”.

Y la comprensión de los motivos de la gente puede a su vez ser valiosa, dijo el coautor Matt Lewis, “porque a partir de ahora, la historia visual de nuestra sociedad va a ser en gran parte compuesta por selfies. Para averiguar por qué la gente lo hace, esta investigación contribuye mucho a la discusión sobre las selfies y la comunicación visual en general. “

Fuente: Visual Communication Quarterly

Deja un comentario