NOTICIAS

Nuevo escáner ocular podría conducir a la detección temprana del autismo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según una nueva investigación, un nuevo escáner ocular podría ayudar a identificar el autismo en niños años antes de lo que es posible actualmente.

El escáner ocular no invasivo utiliza un dispositivo manual para encontrar un patrón de señales eléctricas sutiles en la retina que son diferentes en los niños en el espectro del autismo, que están directamente relacionadas con las diferencias en su desarrollo cerebral, según un investigador de la Universidad de Flinders en Australia.

El Dr. Paul Constable, profesor titular de la Facultad de Enfermería y Ciencias de la Salud de la Universidad de Flinders, ha estado buscando un “biomarcador” del autismo desde 2006, en un esfuerzo por mejorar la detección temprana y los métodos de intervención después de que se diagnosticara a su propio hijo.

“La retina es una extensión del cerebro, hecha de tejido neural y conectada al cerebro por el nervio óptico, por lo que era un lugar ideal para mirar”, dijo Constable. “La prueba es una exploración ocular rápida y no intrusiva que utiliza un dispositivo portátil y anticipamos que será igualmente efectiva en niños más pequeños.

“El diagnóstico muy temprano significa que no solo los niños pueden recibir intervenciones importantes, sino que las familias están facultadas para obtener los apoyos necesarios, aceptar el diagnóstico y tomar decisiones informadas”.

El escaneo se probó en unas 180 personas con y sin autismo entre las edades de 5 y 21 años en colaboración con la Universidad de Yale en los EE. UU., el University College London y el Hospital Great Ormond Street en el Reino Unido, como parte de un estudio publicado en el Journal de autismo y trastornos del desarrollo.

Estos posibles biomarcadores para el trastorno del espectro autista (TEA) podrían permitir la detección temprana de otros trastornos, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y otros trastornos del desarrollo neurológico, comento Constable.

“Ahora que hemos encontrado un posible biomarcador para el autismo, la siguiente etapa es observar a los niños pequeños, incluso a los bebés, ya que cuanto antes podamos llegar a las etapas de intervención, mejor”, dijo Constable.

Señaló que su equipo a menudo se encuentra con padres que tienen dos o tres niños pequeños con autismo, ya que la probabilidad de tener un segundo hijo autista es mucho mayor para los padres con un hijo en el espectro. El autismo en Australia generalmente se diagnostica después de los cuatro años.

La detección temprana en los primogénitos podría darles a los padres la oportunidad de decidir si desean tener más hijos, y estudios previos indican una mayor probabilidad de que los hermanos de niños autistas desarrollen el trastorno.

“La detección cambia inevitablemente la dinámica y los objetivos de la familia, y crea consideración sobre el tiempo requerido para ayudar al niño”, concluyo diciendo Constable.

Fuente: Universidad de Flinders

Deja un comentario