SOCIAL

Para muchos lectores, las noticias honestas pero sesgadas son menos creíbles

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las noticias falsas o “fake news” pueden no ser la única forma en que una fuente de información puede perder credibilidad entre los lectores. Un nuevo estudio encuentra que cualquier información vista como sesgada a menudo se considera menos confiable, incluso cuando el consumidor cree que la fuente es escrupulosamente honesta.

“Si quiere que lo vean como una fuente creíble, debe ser objetivo, honesto y bien informado”, dijo la Dra. Laura Wallace, autora principal del estudio e investigadora postdoctoral en psicología en la Universidad Estatal de Ohio.

Los hallazgos, publicados en la revista Personality and Social Psychology Bulletin, son importantes porque la mayoría de las investigaciones han sugerido que la credibilidad de una fuente informativa es una combinación de confianza y experiencia. El sesgo no había sido considerado o había sido visto como parte de la confiabilidad.

“Uso el ejemplo de los abuelos”, dijo Wallace. “La mayoría de todos está de acuerdo en que los abuelos son honestos. Pero si la abuela dice que su nieto Johnny es el mejor jugador de fútbol, ​​la mayoría de la gente sonríe educadamente pero no le cree. Ella obviamente es parcial.

Para la investigación, Wallace realizó varios experimentos con los profesores de psicología los Dres. Duane Wegener y Richard Petty de la Universidad Estatal de Ohio,.

En un estudio, 169 estudiantes universitarios leyeron una conversación ficticia entre trabajadores humanitarios altamente capacitados que intentaban decidir cómo distribuir los recursos al comienzo de un brote de ébola en el Congo. Tuvieron que decidir si asignar recursos limitados a Rutu, un área rural donde comenzó el brote, o Poko, una ciudad cercana donde la enfermedad se había extendido.

Un trabajador humanitario, Roger, abogó por enviar recursos a Rutu. Para algunos participantes, también se describió a Roger como quien había trabajado en esa área como voluntario del Cuerpo de Paz; Información que podría indicar que está sesgado. Para otros participantes, esta información se omitió, sin dejar ningún indicio de sesgo.

Después de leer la conversación, los participantes completaron un cuestionario en el que evaluaron las propuestas de los trabajadores de ayuda.

Los resultados mostraron que cuando se describió que Roger tenía una conexión previa con Rutu, los participantes pensaron que Roger estaba predispuesto en su recomendación de enviar ayuda a Rutu, aunque también creían que era confiable, un experto en el campo y que era agradable.

Como resultado, los participantes del estudio que leyeron que Roger había trabajado anteriormente en el área pensaron que su sugerencia de enviar ayuda a Rutu era menos creíble.

“Los chicos en este escenario están haciendo todo lo posible para contener este brote de ébola, todos saben lo que están haciendo y todos son vistos como muy honestos”, dijo Wallace. “Pero la gente cree que la experiencia de Roger en una de estas regiones está afectando su juicio y que simplemente no puede ver las cosas objetivamente”.

Los hallazgos sugieren que el sesgo puede dañar la credibilidad, al igual que la falta de confianza. Pero eso no significa que el sesgo y la falta de confianza siempre tengan las mismas consecuencias.

“En el caso de fuentes sesgadas pero honestas, la información que presentan puede que solo respalde un lado del problema, pero al menos las personas pueden considerar la información como útil para comprender ese lado”, comento Wallace.

“Las fuentes no confiables nunca pueden ser tan útiles”.

Además, la diferencia entre una fuente sesgada y una fuente no confiable tiene un gran impacto si la fuente cambia de posición. En un estudio diferente que aún no se ha publicado, los mismos investigadores encontraron que cuando las fuentes no confiables cambian su posición, no las hace más o menos persuasivas.

“Las fuentes no confiables son vistas como impredecibles. “No se puede decir qué posición van a tomar y no se considera que signifique nada si cambian”, agrego Wallace.

Pero el estudio encontró que era bastante sorprendente cuando las fuentes parciales cambiaban sus posiciones sobre un tema. Esta sorpresa tuvo un efecto positivo en la persuasión.

“La gente cree que debe haber nuevas pruebas que sean realmente convincentes para obtener una fuente sesgada para cambiar de posición y tomar el lado opuesto”, dijo Wallace. “Así que a veces hay diferencias en la forma en que las fuentes sesgadas efectivas se comparan con las que no son confiables”.

Wallace observó que los investigadores utilizaron situaciones únicas en los estudios para que los participantes no pudieran tener creencias preexistentes sobre ellos. Como resultado, el estudio no puede decir cómo reaccionarían las personas con sus propios sesgos a las fuentes o con sesgos similares u opuestos.

Y concluyo diciendo que, investigaciones anteriores han demostrado que las personas tienden a creer que los que están de acuerdo con ellos tienen menos prejuicios que aquellos que no están de acuerdo con ellos.

Fuente: Universidad Estatal de Ohio

Deja un comentario