Existe un vínculo entre la violencia de pareja, la autolesión y el suicidio tanto en hombres como en mujeres

Existe un vínculo entre la violencia de pareja, la autolesión y el suicidio tanto en hombres como en mujeres

Publicado en “The Lancet Psychiatry”, un nuevo estudio es el primero en mostrar que la violencia de pareja íntima (IPV por sus siglas en inglés) está fuertemente asociada con la autolesión y el suicidio tanto en hombres como en mujeres, y en todas las edades en Inglaterra.

Si bien la IPV es un factor de riesgo reconocido para los trastornos psiquiátricos, anteriormente había habido poca evidencia sobre la IPV y las autolesiones y el suicidio.

Dirigido por el Violence and Society Centre at City, University of London, en colaboración con la Universidad de Manchester, la Universidad de Leicester, el University College London y la Universidad de Bristol, el estudio fue un análisis de los resultados de la Encuesta de Morbilidad Psiquiátrica de Adultos (APMS) realizada cara a cara con más de 7,000 adultos, en 2014/5.

Se entrevistó a una muestra representativa a nivel nacional de los hogares en Inglaterra, capturando información sobre género, edad, estatus socioeconómico, etnia y ubicación regional.

A los participantes del estudio se les preguntó sobre la experiencia de violencia física y abuso sexual, económico y emocional de una pareja actual o anterior, y sobre pensamientos suicidas, intentos de suicidio y autolesiones.

El estudio encontró que el 27 por ciento de las mujeres y el 15 por ciento de los hombres habían experimentado IPV en algún momento de su vida, lo que confirma que las mujeres son mucho más propensas que los hombres a experimentar violencia por parte de su pareja. Las personas con experiencia en IPV tenían más probabilidades de vivir en vecindarios más desfavorecidos y de haber experimentado muchas otras adversidades en sus vidas.

Sin embargo, las asociaciones entre la IPV y la autolesión así como el suicidio se mantuvieron fuertes incluso cuando se ajustaron estos otros factores.

Después de ajustar la experiencia de otras adversidades, así como los factores demográficos y socioeconómicos, el estudio encontró que las personas que alguna vez habían experimentado IPV en sus vidas, en comparación con las que no lo habían hecho, tenían en el año anterior:

  • más del doble del riesgo de autolesionarse sin intención suicida
  • casi el doble de riesgo de tener pensamientos suicidas
  • casi tres veces el riesgo de intentar suicidarse

Si se había experimentado alguna IPV en el año anterior, entonces los riesgos eran aún mayores.

Se encontraron tasas particularmente elevadas de autolesiones, pensamientos suicidas e intentos de suicidio en aquellos que alguna vez fueron sometidos a IPV sexual y emocional, aquellos que alguna vez experimentaron lesiones físicas por IPV y aquellos que habían experimentado múltiples formas de IPV, lo que indica que cuantos más tipos de IPV alguien está expuesto, mayor es el riesgo de autolesión y suicidio.

Sally McManus, profesora titular de Salud en el Centro de Violencia y Sociedad y la Escuela de Ciencias de la Salud de la City University London y primera autora del estudio, dijo: «Existe una alta probabilidad de que alguien que se presenta a los servicios en angustia suicida sea víctima de violencia de pareja íntima (IPV). Los profesionales de la salud, la atención social y el bienestar deben preguntar a las personas que se han autolesionado o están en riesgo de suicidio si están experimentando IPV, y los profesionales deben estar preparados y apoyados para actuar en consecuencia».

Estela Barbosa, investigadora principal en el Violence and Society Centre, Universidad de Londres, y coautora, dijo: «La violencia de pareja íntima es común en Inglaterra, especialmente entre las mujeres. La brecha de género fue más amplia para la IPV sexual, que fue aproximadamente diez veces más común en mujeres que en hombres, y este tipo de IPV se asoció con probabilidades particularmente altas de autolesión y suicidio».

Duleeka Knipe, de Ciencias de la Salud de la Población en la Escuela de Medicina de Bristol, Universidad de Bristol y también coautora, comento: «Las estrategias para la reducción de la violencia deben formar parte de la evaluación del riesgo de suicidio a nivel individual y la planificación de la seguridad, y deben figurar en las estrategias nacionales de prevención del suicidio. Las intervenciones diseñadas para reducir la prevalencia y la duración de la VPI podrían proteger y mejorar la vida de las personas en riesgo de autolesiones y suicidio».

Fuente: City University London

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.