¿Los hijos están más o menos agradecidos que antes?

¿Los hijos están más o menos agradecidos que antes?

Cuatro de cada cinco padres en una nueva encuesta nacional en Estados Unidos dijeron que los niños no están tan agradecidos como deberían y a la mitad les preocupa que consientan en exceso a sus propios hijos. Dos de cada cinco también dijeron que a veces les avergüenza lo egoísta que actúan sus hijos.

«Muchos padres pueden recordar su propia infancia y, en comparación, preguntarse si le están dando demasiado a su hijo en forma de cosas materiales. Es posible que los padres hayan visto a su hijo comportarse de manera egoísta, como negarse a compartir con otros niños o decir que no les gusta un regalo en particular «, dijo Sarah Clark, codirectora de la Encuesta Nacional sobre Salud Infantil del CS Mott Children’s Hospital en la Universidad de Michigan.

«Sabemos que la gratitud está asociada con emociones más positivas, tener relaciones sólidas, disfrutar de más experiencias e incluso beneficios para la salud», agregó Clark. «Sin embargo, la gratitud no es algo que los niños adquieran automáticamente; necesita ser nutrida, de una manera apropiada para su edad».

Las respuestas se obtuvieron de una muestra representativa a nivel nacional de padres de niños de 4 a 10 años. Los padres utilizaron diferentes estrategias para alentar a sus hijos a estar agradecidos en las fiestas y siempre, mostraron los hallazgos.

«Los padres que dan una alta prioridad a la enseñanza de la gratitud a sus hijos son más propensos a informar que sus hijos exhiben comportamientos asociados con el agradecimiento y la voluntad de dar a los demás», dijo Clark en un comunicado de prensa de la universidad.

Aunque el Día de Acción de Gracias es un momento maravilloso para dar gracias, agregó, los padres pueden enseñar y mostrar bondad así como gratitud durante todo el año.

«Con el tiempo y a través de las experiencias, los niños aprenderán a estar agradecidos por los demás y a apreciar lo que tienen», comento Clark.

La mayoría de los encuestados dijo que es posible enseñar a los niños a ser agradecidos. La encuesta detalló cinco estrategias: enseñar modales; donación; trabajar como voluntario; contribuir a las tareas familiares; y hablar de gratitud.

Recordarles a los niños que tengan en cuenta sus modales fue uno de los métodos más comúnmente citados. Aproximadamente el 88% de los padres hacen que sus hijos digan regularmente «por favor» y «gracias», mientras que el 11% lo hace ocasionalmente.

Sin embargo, «hay una diferencia entre la cortesía y la gratitud», dijo Clark. «Para ayudar a los niños a aprender a ser agradecidos, los padres también deben enfatizar por qué le piden a sus hijos que den las gracias».

Esto puede ser tan simple como tomarse el tiempo para decir «gracias por …» con una breve explicación que describa por qué están agradecidos, anotó Clark.

Tomarse el tiempo para reflexionar sobre aquello por lo que los miembros de la familia están agradecidos en la mesa de la cena o en otros momentos durante el día es otra forma en que las familias promueven la gratitud, según el informe. Casi dos tercios de los padres dijeron que su familia tiene conversaciones diarias sobre aquello por lo que están agradecidos, y alrededor del 36% lo incluye en sus oraciones.

Aproximadamente tres de cada cinco padres encuestados dijeron que regularmente hacen que sus hijos los ayuden con las tareas del hogar, mientras que alrededor de un tercio lo hace ocasionalmente. Casi dos tercios tienen a sus hijos involucrados en actividades de voluntariado o de servicio. La mitad dijo que esto ha incluido ayuda informal para vecinos o miembros de la familia.

Dar fue citado como una estrategia menos común para enseñar gratitud, incluso hacer que un niño done juguetes o ropa a la caridad. Aproximadamente el 37% lo hace con regularidad, el 46% ocasionalmente y el 17% rara vez. El trece por ciento de los padres dijo que su hijo dona regularmente su propio dinero a organizaciones benéficas.

Clark sugirió que los padres consideren involucrar a los niños la próxima vez que llenen una caja de donaciones y hablen sobre cómo los artículos que alguna vez usaron ahora pueden beneficiar a otra persona.

«Los padres deben empoderarlos para que tomen estas decisiones ellos mismos y ayudarlos gentilmente a ver cómo su generosidad podría traer felicidad a otro niño», concluyo Clark.

La encuesta se realizó en junio y los hallazgos se basan en las respuestas de 1.125 padres estadounidenses. El margen de error es de más o menos 1 a 3 puntos porcentuales.

Fuente: University of Michigan Health

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *