PODCASTS

¿Por qué las noticias falsas se propagan más rápido que las noticias reales?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

¿Por qué las noticias falsas se propagan más rápido que las noticias reales?.

Recientemente descubrimos que una empresa, Cambridge Analytica, recolectó información privada de los datos de Facebook y la utilizó para difundir noticias falsas. Aunque hemos ido acomodando gradualmente la idea de que nuestros datos personales se utilizan con fines comerciales y políticos, el grado en que se estanutilizado para la manipulación política es a la vez atroz y alarmante. Millones de nosotros hemos sido manipulados psicológicamente para influir en el resultado de nuestras elecciones presidenciales. Esta noticia es adicionalmente preocupante a la luz de un informe del M.I.T. Sloan School of Management  donde se da a conocer que las “noticias falsas” se propagan significativamente más rápido a través de las redes sociales que las noticias reales.

¿Por qué las noticias falsas se propagan tan rápido?

Tal vez las historias inventadas simplemente nos entretienen. Al igual que los chismes, por lo general son excitantes y sensacionales, y muchas veces presentan un claro villano al que podemos culpar. A veces las noticias falsas son simplemente tontas y divertidas.  La estimulación de noticias falsas satisface el deseo de aliviar las cargas de nuestras realidades vividas.

Hace más de 100 años, el fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, observó que los deseos personales que son poderosos (el Principio del Placer) y las reglas del mundo en el que vivimos (el Principio de Realidad) estaban en constante conflicto. En otras palabras, nuestro deseo humano no se alinea necesariamente con lo que la realidad tiene reservada. Se necesita trabajo para reconciliar nuestros deseos con nuestra realidad viviente. De hecho, gran parte del crecimiento se trata de negociar entre estos dos aspectos de la vida emocional. Cuando somos niños, comenzamos a desarrollar una voluntad propia, nuestros deseos a menudo provocan las rabietas familiares, pero a medida que maduramos crecemos a partir de la exigente tiranía de estos deseos. Sin embargo, no importa la edad que tengamos, cuán maduros, nunca perdamos el pulso motivador de querer y buscar placer. ¡Es a la vez el motor y el condimento de la vida humana!

Las redes sociales y el principio del placer

Nuestra esfera social no está exenta de deseos personales, sino todo lo contrario. En la última década, las redes sociales se han convertido en un lugar importante donde buscamos conexiones humanas. Divulgamos información de manera espontánea y sin reservas sobre nosotros mismos, incluidas las expresiones inadvertidas de lo que nos gusta y lo que queremos, en otras palabras, nuestros deseos.

Las redes sociales se han convertido en un medio para exhibir nuestras vidas y un lugar para distracciones placenteras de nuestras realidades menos satisfactorias. FOMO (fear of missing out), o “miedo a perderse”, es una frase que describe la verdadera sensación de ansiedad de que nuestra red social se divierta sin nosotros. No es raro que miremos con envidia las fotos de los viajes y las aventuras de un amigo.

Realidad y noticias falsas

Mientras que las casas de culto religioso, la escuela, el trabajo y los ayuntamientos locales siguen siendo importantes centros de reunión y compartición de noticias de la comunidad, las redes sociales han demostrado ser incomparables en velocidad y penetración. Y con el placer de las noticias falsas, combinadas con la conexión de redes sociales, las noticias falsas a menudo se propagan como un virus.

Sin embargo, no sospechamos que los operativos políticos y las compañías de datos secuestrarían nuestros datos personales con un intento subversivo de inflamar una guerra cultural política. Cambridge Analytica tomó nuestros deseos y realidades compartidos en línea y los ordenó a través de un proceso de perfiles psicográficos. Identificaron lo que se mueve y nos motiva y lo vendieron al mejor postor. Esta información fue utilizada para crear noticias inventadas, hechas a medida para estimularnos en consecuencia. Deliberadamente sirvieron noticias falsas diseñadas para engancharnos con teorías de conspiración. De esta manera, nuestras propiedades psicológicas individuales pasaron del torniquete a lo social, y nuestra realidad compartida se “infecta”.

Este fenómeno de noticias falsas proporciona una historia de advertencia. Hemos descubierto que esta comprensible actividad humana de compartir nuestras realidades y deseos en línea se ha vuelto vulnerable a la explotación. Debido a esto, nos corresponde saber más acerca de por qué las noticias falsas nos atraen antes de compartirlas. También debemos esperar la responsabilidad de aquellos que se supone deben proteger nuestros datos y denunciar a aquellos que corrompen los medios de comunicación mediante el sabotaje político de nuestro espacio social compartido.

Finalmente, debemos recordarnos a nosotros sobre el el principio de realidad. La pantalla de Internet en frente de cada uno de nosotros es una puerta de enlace compartida. No solo somos la audiencia de los demás, sino que somos guardianes de una sociedad compartida. Nuestros deseos nos importan al igual que nuestra moral y las realidades de la vida.

Fuente: www.psychologytoday.com

Deja un comentario