AUTOAYUDA

Por qué tu baja autoestima puede hacer que te traten mal

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Es fácil quedarse atrapado en ciclos negativos que se perpetúan a sí mismos. Y una vez que empiezas en esa espiral descendente, liberarse es difícil.

En pequeña escala, puedes quedar atrapado en un ciclo de “mal humor”. Digamos que tienes un día difícil en la oficina y estás de mal humor. Cuando vuelves a casa, te quejas de tu trabajo con tu pareja y pasas la noche sentado en el sofá. Tus acciones te mantienen atrapado de mal humor.

En una escala más grande, quizás siempre hayas estado convencido de que no eres lo suficientemente bueno para tener éxito. Por lo tanto, nunca solicitaste promociones y no asumes riesgos en situaciones que crees que podrías fallar. En consecuencia, te quedas estancado y tu creencia de que no eres lo suficientemente bueno se ve reforzada.

Un nuevo estudio reveló cómo las personas con baja autoestima se enredan en un ciclo negativo que, sin darse cuenta, resulta contraproducente. Para proteger la poca autoestima que tienen, se comportan de una manera que realmente alienta a las personas a tratarlos mal.

El estudio que fue publicado en el  2018 en el  Personality and Social Psychology Bulletin, reveló que las personas con baja autoestima tienen más probabilidades de buscar apoyo indirecto, a través de conductas como malhumorarse, lloriquear o mostrar tristeza en un esfuerzo por obtener apoyo.

Irónicamente, esas estrategias tienden a ser contraproducentes y es más probable que provoquen una reacción negativa de los demás.

Cuando sus ofertas para obtener apoyo no son efectivas, es más probable que las personas con baja autoestima crean que los demás no responden a sus necesidades.

Los investigadores concluyeron que las personas con baja autoestima intentaban protegerse contra el rechazo absoluto debido a sus temores de que no podían manejar el hecho de ser rechazados por los demás. Decir: “Realmente necesito tu apoyo en este momento”, por ejemplo, podría llevar a un rechazo total.

Pero, sus intentos por demostrar que querían atención, sin preguntar, llevaron a mayores interacciones negativas y socavaron aún más los sentimientos de aceptación que ansiaban desesperadamente.

Cómo esto podría impactar las relaciones personales

Imagina que alguien con baja autoestima se siente mal porque su pareja salga con amigos un sábado por la noche. Él quiere que ella pase tiempo con él pero tiene miedo de decirle. Le preocupa que ella se ría de él por estar demasiado necesitado.

Entonces, en lugar de decirle que sus sentimientos están heridos o que se siente un poco inseguro, pasa el día abatido y enfurruñado. Su pareja se siente frustrada por su comportamiento y ella se retira aún más de él y dice que espera a ver a sus amigos porque “al menos son agradables con ella”.

Esa noche, ella sale con sus amigos y él se siente aún peor. Piensa: “A ella no le importo”, lo que refuerza sus preocupaciones de que no es lo suficientemente bueno.

En consecuencia, es probable que el ciclo continúe y la relación sufrirá.

Cómo reparar la autoestima baja

Si tienes una baja autoestima, es importante que reconozcas las formas en que te podrías estar saboteando inadvertidamente. Algunas de tus estrategias a corto plazo que están destinadas a protegerte del dolor pueden causarte más angustia a largo plazo.

Una vez que reconozcas el problema, puedes tomar medidas para crear un cambio positivo y eliminar la creencia de que no eres lo suficientemente bueno. Luego, puedes concentrarte en satisfacer tus necesidades de manera saludable sin depender de otros para que te sientas bien.

Trabaja en la construcción de tu fuerza mental paso a paso. A medida que crezca, ganarás confianza en tí mismo y en tus capacidades, y podrás mejorar tus interacciones con los demás.

Fuente: psychologytoday.com

Deja un comentario