SOCIAL

¿Pueden los psicólogos ayudar a los testigos presenciales a recordar?

Noticias de Psicología

La memoria de un testigo presencial no funciona como una grabadora de video. Los testigos oculares no pueden simplemente accionar un interruptor para recordar con rapidez y precisión las cosas que han visto u oído. Hay muchas razones por las que este es el caso. Es posible que no se hayan dado cuenta de que se estaba cometiendo un delito hasta la mitad y no estaban prestando atención a lo que estaba pasando. Incluso cuando los testigos oculares saben que se está cometiendo un delito, todo lo que ven u oyen no se almacena automáticamente en la memoria. La información de eventos delictivos que se atiende y se almacena en la memoria a veces puede ser difícil de recordar con precisión en un momento posterior. Por ejemplo, durante una entrevista con un oficial de policía o cuando se le hacen preguntas sobre el crimen en la corte. Los aspectos del crimen en sí y el estado emocional del testigo en ese momento también pueden tener un impacto en la memoria.

La memoria de los testigos presenciales ha sido de interés para los psicólogos durante mucho tiempo, por lo que la literatura es extensa y variada. Sin embargo, el mensaje para llevar a casa es claro y, en general, coherente. La memoria de los testigos oculares es maleable, frágil y propensa a errores; e incluso el testigo ocular más confiado puede cometer errores importantes al describir lo que sucedió o quién cometió el crimen. Pero la literatura también revela que se puede confiar en que los testigos oculares brinden información de buena calidad cuando los profesionales de la justicia penal los tratan con cuidado.

Parece sorprendente que alguien que haya presenciado un crimen, como un ataque terrorista, un asesinato o un asalto, tenga dificultades para explicar cómo era el agresor, quién más estaba presente o qué se dijo. O, cuando se le pida que describa a un atacante, cometa errores graves, como estar seguro de que la persona era un hombre, cuando en realidad era una mujer. Del mismo modo, parece inverosímil que un testigo ocular no pueda identificar a una persona que los atacó o, peor aún, elegir a la persona equivocada.

Este tipo de errores de memoria son extremadamente difíciles para los profesionales de la justicia penal (policía, fiscales, miembros del jurado, funcionarios de prisiones y de libertad condicional) porque la información proporcionada por los testigos es importante. De hecho, la información de testigos oculares se describe a menudo como la “sangre vital” de los sistemas de justicia penal en todo el mundo. ¿Cómo podemos ayudar a los testigos presenciales a ser lo más precisos posible, recordando todo lo que puedan sobre un crimen?

La orientación de la extensa literatura psicológica es inequívoca. Para reducir los errores y mejorar la cantidad de información de eventos recuperada, la memoria de los testigos oculares debe manejarse con cuidado, al igual que otras pruebas de seguimiento, como el ADN y las huellas dactilares. Cuando esto sucede, la memoria de los testigos presenciales suele ser más completa y menos propensa a errores. Los psicólogos han sido fundamentales en la investigación y el desarrollo de técnicas de mejora de la memoria y protocolos de cuestionamiento para respaldar la memoria de los testigos oculares. Estas técnicas han sido bien probadas y en muchos casos forman la base de las mejores prácticas en la recopilación de información de testigos presenciales durante las entrevistas en todo el mundo.

Fuente: Sage Publishing

Dando, C. J. (2020). Eyewitness Forgetting. In D. Groome & Eysenck, M. W. Forgetting. Sage Publishing.

Acerca del autor

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario