SALUD MENTAL

Pueden surgir problemas de salud mental después de una lesión leve en la cabeza

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista JAMA Psychiatry, aproximadamente una de cada cinco personas que sufren una lesión cerebral traumática leve (LCTL) experimentarán síntomas de trastornos de salud mental en un plazo de 6 meses.

Los hallazgos sugieren la importancia de la atención de seguimiento para estos pacientes.

Los investigadores también identificaron factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT) y/o un trastorno depresivo mayor (TDM) después de una LCTL o una conmoción cerebral.

“Los trastornos de salud mental después de una conmoción cerebral se han estudiado principalmente en poblaciones militares, y no se sabe mucho sobre estos resultados en civiles”, dijo el Dr. Patrick Bellgowan, director del programa del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares.

“Estos resultados pueden ayudar a guiar la atención de seguimiento y sugerir que los médicos deben prestar especial atención al estado mental de los pacientes muchos meses después de la lesión”.

Para el estudio, Murray B. Stein, profesor de la Universidad de California en San Diego, y sus colegas evaluaron los resultados de salud mental en 1,155 personas que habían sufrido un LCTL y habían recibido tratamiento en el departamento de emergencias.

A los tres, seis y 12 meses después de la lesión, los participantes completaron varios cuestionarios relacionados con el TEPT y el trastorno depresivo mayor. Para un grupo de comparación, el equipo también encuestó a personas que habían sufrido lesiones traumáticas ortopédicas, como fracturas en las piernas, pero que no tenían lesiones en la cabeza.

Los hallazgos revelan que a los tres y seis meses después de la lesión, aquellos que habían experimentado LCTL tenían más probabilidades que los pacientes con traumatismos ortopédicos de informar síntomas de trastorno de estrés postraumático y/o trastorno depresivo mayor.

Por ejemplo, tres meses después de la lesión, el 20 por ciento de los pacientes con LCTL informaron síntomas de salud mental en comparación con el 8,7 por ciento de los pacientes con traumatismos ortopédicos. A los seis meses de la lesión, los síntomas de salud mental fueron reportados por el 21.2 por ciento de los pacientes con LCTL, en comparación con el 12.1 por ciento de los pacientes con traumatismos ortopédicos.

Los investigadores también utilizaron los datos para identificar los factores de riesgo para el trastorno de estrés postraumático y el trastorno depresivo mayor después de la LCTL. Descubrieron que los niveles más bajos de educación, la autoidentificación como afroamericanos y el historial de enfermedad mental aumentaban el riesgo. Además, si la lesión en la cabeza fue el resultado de un asalto u otro ataque violento, el paciente tenía un mayor riesgo de desarrollar trastorno de estrés postraumático, pero no un trastorno depresivo mayor.

Sin embargo, el riesgo de síntomas de salud mental no se relacionó con otras ocurrencias relacionadas con lesiones, como la duración de la pérdida de conciencia o la amnesia postraumática.

“Contrariamente a las suposiciones comunes, las lesiones leves en la cabeza pueden causar efectos a largo plazo. Estos hallazgos sugieren que la atención de seguimiento después de una lesión en la cabeza, incluso en casos leves, es crucial, especialmente para los pacientes que muestran factores de riesgo para el trastorno de estrés postraumático o la depresión “, dijo Stein.

Una investigación adicional ayudaría a identificar las condiciones de salud mental, aparte del trastorno de estrés postraumático y el trastorno depresivo mayor, que pueden surgir después de la LCTL. Además, se necesita más trabajo para comprender los mecanismos biológicos que conducen de LCTL a problemas de salud mental y otros resultados negativos, como problemas neurológicos y cognitivos.

Fuente: NIH/Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

Deja un comentario