DEPORTIVA

Puedes mejorar tu memoria, aunque sea con poco ejercicio

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio muestra que un solo ejercicio puede mejorar la función cognitiva y la memoria en algunos adultos mayores.

En experimentos que incluyeron actividad física, escáneres cerebrales y pruebas de memoria de trabajo, un equipo de investigación de la Universidad de Iowa descubrió que los participantes experimentaron los mismos beneficios cognitivos y mejoraron la memoria de una sola sesión de ejercicio comparado con quieren hicieron ejercicio regular y frecuente.

“Una de las implicaciones de este estudio es que podría pensar en los beneficios día a día”, dijo la Dra. Michelle Voss, profesora asistente del Departamento de Ciencias Psicológicas y Cerebrales y coautora del estudio.

“En términos de cambio de comportamiento y beneficios cognitivos de la actividad física, puede uno decir: ‘Hoy voy a estar activo. Tendré un beneficio. Por lo tanto, no necesitmosa pensar en ello como si fuéramos a entrenarnos para un maratón para obtener algún tipo de rendimiento óptimo. Podrías trabajar en eso día a día para obtener esos beneficios “.

Estudios anteriores han demostrado que el ejercicio puede conducir a un impulso mental. Pero los beneficios varían: una persona puede mejorar cognitivamente y mejorar la memoria, mientras que otra persona puede mostrar poco o ningún beneficio.

Pocos estudios se han centrado en cómo un solo período de actividad física puede afectar la cognición y la memoria de trabajo específicamente en poblaciones mayores, a pesar de la evidencia de que algunas funciones cerebrales disminuyen a medida que las personas envejecen.

Voss quería descubrir cómo una sola sesión de ejercicio puede afectar a los adultos mayores. Su equipo reclutó a 34 adultos, de entre 60 y 80 años, que estaban sanos, pero no eran activos regularmente. Cada participante montó una bicicleta estacionaria en dos ocasiones separadas, con una resistencia ligera y luego más extenuante al pedalear, durante 20 minutos. Antes y después de cada sesión de ejercicio, cada participante se sometió a un escáner cerebral y completó una prueba de memoria.

En el escáner cerebral, los investigadores examinaron estallidos de actividad en regiones cerebrales que se sabe que participan en la recopilación y el intercambio de recuerdos.

En las pruebas de memoria de trabajo, cada participante utilizó una pantalla de computadora para mirar un conjunto de ocho caras de adultos jóvenes que giraban cada tres segundos. El sujeto tenía que decidir cuándo una cara, que había visto  previamente, coincidía con la que estaba viendo actualmente.

Después de una sola sesión de ejercicio, los investigadores descubrieron que algunos participantes mostraron una mayor conectividad entre el temporal medial (que rodea el centro de memoria del cerebro, el hipocampo) y la corteza parietal así como la corteza prefrontal, dos regiones involucradas en la cognición y la memoria. Esas mismas personas también obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria. Otros individuos mostraron poca o ninguna ganancia.

Los investigadores encontraron que el aumento en la cognición y la memoria de una sola sesión de ejercicio duró solo un corto tiempo para aquellos que mostraron ganancias.

“Los beneficios pueden estar allí mucho más rápido de lo que la gente piensa”, dice Voss. “La esperanza es que mucha gente lo mantendrá así porque esos beneficios para el cerebro son temporales. Comprender exactamente cuánto duran los beneficios después de una sola sesión y por qué algunos se benefician más que otros, son direcciones interesantes para futuras investigaciones “.

Los participantes también participaron en realizar ejercicio regular, pedaleando en una bicicleta estacionaria durante 50 minutos tres veces a la semana durante tres meses. Un grupo participó en pedaleo de intensidad moderada, mientras que otro grupo tuvo un entrenamiento mayormente ligero en el que los pedales de la bicicleta se movían por ellos.

La mayoría de los participantes en los grupos de intensidad moderada y ligera mostraron beneficios mentales, a juzgar por los escáneres cerebrales y las pruebas de memoria de trabajo que se administraron al comienzo y al final del período de ejercicio de tres meses. Pero las ganancias cerebrales no fueron mayores que las mejoras de cuando se ejercitaron una sola vez.

“El resultado de que una sola sesión de ejercicio aeróbico imita los efectos de 12 semanas de entrenamiento sobre el rendimiento tiene implicaciones importantes tanto práctica como teóricamente”, escriben los autores.

Los investigadores señalan que su estudio tenía un pequeño grupo de participantes, con una población homogénea que excluía a cualquier persona con problemas de salud crónicos o que estaban tomando betabloqueantes.

Para abordar esas limitaciones, Voss ha ampliado su grupo de participantes en un estudio actual de cinco años para confirmar los hallazgos iniciales y aprender más sobre cómo el ejercicio altera el cerebro de las personas mayores. Los participantes son personas mayores sanas que no son físicamente activas, similar al perfil de los participantes en los resultados del estudio que se informan aquí.

Los hallazgos se publican en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise.

Fuente: Universidad de Iowa.

Deja un comentario