AUTOAYUDA

¿Quién tiene más bienestar a largo plazo, los realistas o los que tienen un pensamiento positivo?

PAD
Edición de Contenido por PAD

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Bath y la London School of Economics and Political Science (LSE) estudiaron las expectativas financieras de las personas en la vida y las compararon con los resultados reales durante un período de 18 años.

Descubrieron que, cuando se trata de lo que está en juego, la sobreestimación de los resultados se asocia con un menor bienestar que el establecimiento de expectativas realistas.

Los resultados apuntan a los beneficios de tomar decisiones basadas en evaluaciones precisas e imparciales.

Asimismo, el estudio cuestionan el “poder del pensamiento positivo”. Esta estrategia enmarca el optimismo como una profecía autocumplida en la cual creer en el éxito ayuda a entregar el éxito, junto con la felicidad inmediata generada al imaginar un futuro positivo.

Sin embargo, el pensamiento negativo no debe reemplazar al pensamiento positivo. A los pesimistas también les fue mal en comparación con los realistas, lo que socava la opinión de que las bajas expectativas limitan la decepción y presentan una ruta hacia la satisfacción.

Sin embargo, sus números se ven reducidos por el 80 por ciento estimado de la población clasificada como optimistas poco realistas. Estas personas tienden a sobreestimar la probabilidad de que sucedan cosas buenas y subestiman la posibilidad de cosas malas. Las altas expectativas los prepararon para grandes dosis de decepción destructiva.

Los hallazgos del estudio se basan en un análisis de la Encuesta Británica de Paneles de Hogares, una importante encuesta longitudinal del Reino Unido, que ha rastreado 1,600 personas anualmente durante 18 años.

Para investigar si los optimistas, los pesimistas o los realistas tienen el mayor bienestar a largo plazo, los investigadores midieron la satisfacción con la vida y la angustia psicológica. Junto a esto, midieron las finanzas de los participantes y su tendencia a sobreestimarlos o subestimarlos.

“Los planes basados ​​en creencias inexactas toman malas decisiones y están destinados a producir peores resultados que las creencias racionales y realistas, lo que lleva a un menor bienestar tanto para los optimistas como para los pesimistas. Particularmente propensas a esto son las decisiones sobre empleo, ahorro y cualquier opción que implique riesgo e incertidumbre”, dijo el Dr. Chris Dawson, profesor asociado de economía empresarial en la Escuela de Administración de Bath.

“Creo que para muchas personas, la investigación muestra que no tienes que pasar el día esforzándote por pensar positivamente podría ser un alivio. Vemos que ser realista acerca de su futuro y tomar decisiones acertadas basadas en evidencia puede brindar una sensación de bienestar, sin tener que sumergirse en una implacable positividad “.

Los investigadores dicen que los resultados también podrían deberse a contrarrestar las emociones. Para los optimistas, la decepción eventualmente puede abrumar los sentimientos anticipatorios de esperar lo mejor, por lo que la felicidad comienza a caer. Para los pesimistas, el temor constante de esperar lo peor puede superar las emociones positivas de hacerlo mejor de lo esperado.

En el contexto de la crisis de Covid-19, los investigadores destacan que tanto los optimistas como los pesimistas toman decisiones basadas en expectativas sesgadas: esto no solo puede conducir a una mala toma de decisiones, sino también a la falta de tomar las precauciones adecuadas ante posibles amenazas.

“Los optimistas se verán a sí mismos como menos susceptibles al riesgo de Covid-19 que otros y, por lo tanto, es menos probable que tomen las medidas de precaución adecuadas. Los pesimistas, por otro lado, pueden verse tentados a nunca abandonar sus casas o enviar a sus hijos a la escuela nuevamente.

“Ninguna de las estrategias parece una receta adecuada para el bienestar. Los realistas toman riesgos medidos en función de nuestra comprensión científica de la enfermedad “, concluyó diciendo el coautor, el profesor David de Meza, del Departamento de Administración de LSE.

Fuente: Universidad de Bath/EurekAlert

Deja un comentario