AUTOAYUDA

¿Quieres tener una vida más larga?

PAD
Edición de Contenido por PAD

Un nuevo estudio ha encontrado que la educación es el mejor predictor para una vida más larga.

Los investigadores señalan que la esperanza de vida en los Estados Unidos ha disminuido por primera vez en décadas, con una serie de causas identificadas como factores contribuyentes, incluida la atención médica inaccesible, el aumento de la adicción a las drogas y las tasas de trastornos de salud mental y factores socioeconómicos.

Esto llevó a los investigadores de la Facultad de Medicina de Yale y de la Universidad de Alabama-Birmingham a observar las dos variables más frecuentemente vinculadas a la esperanza de vida, la raza y la educación, para determinar cuál es más importante.

El análisis de datos lo hicieron sobre 5,114 individuos blancos y negros en cuatro ciudades de EE. UU., que fueron reclutados hace 30 años cuando tenían poco más de 20 años para el Estudio de Desarrollo de Riesgo de Arterias Coronarias en adultos jóvenes (CARDIA).

Entre las 5,114 personas seguidas en el estudio, 395 murieron mientras tenían 50 años.

“Estas muertes ocurren en personas en edad laboral, a menudo con niños, antes de los 60 años”, dijo Brita Roy, MD, MPH de Yale, profesora asistente de medicina y epidemiología y autora correspondiente del artículo.

Las tasas de mortalidad entre los individuos en este grupo muestran claramente diferencias raciales, con aproximadamente el 9 por ciento de los negros que mueren a una edad temprana en comparación con el 6 por ciento de los blancos, anotaron los investigadores.

También hubo diferencias en las causas de muerte por raza. Por ejemplo, los hombres negros tenían muchas más probabilidades de morir por homicidio y los hombres blancos por SIDA. Las causas más comunes de muerte en todos los grupos a lo largo del tiempo fueron las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Pero también hubo diferencias notables en las tasas de mortalidad por nivel educativo. Aproximadamente el 13 por ciento de los participantes con un título de secundaria o menos educación falleció en comparación con solo aproximadamente el 5 por ciento de los graduados universitarios.

Y cuando los investigadores analizaron la raza y la educación al mismo tiempo, las diferencias relacionadas con la raza desaparecieron: el 13.5 por ciento de los sujetos negros y el 13.2 por ciento de los sujetos blancos con un título de secundaria o menos murieron durante el curso del estudio. Por el contrario, el 5,9 por ciento de los sujetos negros y el 4,3 por ciento de los blancos con títulos universitarios habían muerto.

Para ayudar a explicar las diferencias en la mortalidad relacionada con la edad, los investigadores utilizaron una medida llamada Años de Pérdida Potencial de Vida (APPV), calculada como la esperanza de vida proyectada menos la edad real de muerte.

Esta medida no solo captura el número de muertes, sino también qué tan inoportunas fueron, según los investigadores. Por ejemplo, alguien que muere a los 25 años por homicidio acumula más APPV que alguien que muere a los 50 años por enfermedad cardiovascular. Los investigadores explicaron que se necesitarían dos muertes a los 50 años para igualar el APPV de una sola muerte a los 25 años.

Incluso después de tener en cuenta los efectos de otras variables como el ingreso, el nivel de educación seguía siendo el mejor predictor de APPV. El estudio mostró que cada paso educativo obtenido condujo a 1.37 años menos de esperanza de vida perdida.

“Estos hallazgos son poderosos”, dijo Roy. “Sugieren que mejorar la equidad en el acceso y la calidad de la educación es algo tangible que puede ayudar a revertir esta tendencia preocupante en la reducción de la esperanza de vida entre los adultos de mediana edad”.

El estudio fue publicado en el American Journal of Public Health.

Fuente: Universidad de Yale

Deja un comentario