CORRIENTES

¿Realmente sabes lo que es el psicoanálisis?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El Psicoanálisis es un método de observación e investigación de la mente humana, que trata de comprender y explicar su funcionamiento con la finalidad de conseguir unos objetivos terapéuticos para el paciente. Por lo tanto, es también un método terapéutico para abordar con el paciente sus conflictos y tratar sus dificultades. Como resultado de estas observaciones y esta técnica, ha sido posible desarrollar una teoría psicológica de la conducta y de la mente humana.

Aunque fue iniciado por Sigmund Freud hace más de cien años, el método ha ido evolucionando de forma considerable desde su inicio a través de sus seguidores.

El método consiste en generar unas condiciones de trabajo estables para el paciente y el psicoanalista. Ambos se encuentran en sesiones de cuarenta y cinco a cincuenta minutos varias veces a la semana (4 o 5, en algunos casos 3) durante varios años, ya que la comprensión de los procesos inconscientes y del origen de los problemas de la persona y los cambios internos requieren un trabajo largo y laborioso.

La teoría psicoanalítica sugiere que no sólo los factores constitucionales y genéticos constituyen la personalidad y sus desequilibrios. También existen otras influencias importantes, como la experiencia del nacimiento, las tempranas relaciones con los padres, la sexualidad, las pérdidas, los miedos y la manera de vivir la ansiedad. Estas experiencias cruciales, vividas en el núcleo familiar, van estableciendo determinadas pautas de sentimientos, fantasías y relaciones inconscientes e interpersonales, que se encuentran en la raíz de los problemas por los cuales la persona busca ayuda.

Actualmente contamos con la evidencia de estudios empíricos que avalan la validez del tratamiento psicoanalítico.

Además de la práctica psicoanalítica, gran parte de los psicoanalistas aplican también su formación en psicoterapias de orientación psicoanalítica, psicoterapias breves, tratamientos de grupos y de familia, y en ámbitos diversos: medicina, psiquiatría, psicología clínica, educación, docencia universitaria, ciencias sociales y de la cultura, etc. En estas tareas, fuera del encuadre estrictamente psicoanalítico, se favorece el trabajo interdisciplinario, facilitando y estimulando el intercambio de pensamientos y experiencias.

A continuación te explicamos de manera sencilla diez conceptos básicos del psicoanálisis.

COMPLEJO DE EDIPO

Freud, quien quería estudiar derecho pero acabó en medicina, se refiere con esta frase al conjunto de sentimientos ambivalentes -incluidos algunos de índole sexual- entre padres, hijos y hermanos. La elección de esta expresión se debe a la mitología griega. La historia de Edipo narra que mató a su padre y se casó con su madre sin saberlo.

ELLO, YO Y SUPERYÓ

Estos tres términos que pertenecen a los últimos trabajos de Freud dividen la mente humana en tres partes. Así, el ‘ello’ es la parte más impulsiva que facilita las necesidades básicas y se guía por el principio del placer buscando la gratificación inmediata. Por otro lado, están el ‘ego’ que actúa de guardián y frena al ‘ello’ con la realidad como condicionante, mientras que el ‘superyó’ aparece a partir de los cinco años y se refiere a la moral.

CONSCIENTE, PRECONSCIENTE E INCONSCIENTE

La mente se divide en tres niveles. La más evidente: el consciente, que incluye todo de lo que nos damos cuenta; el preconsciente, que representa la memoria ordinaria -acudimos a ella para rescatar información-; y el inconsciente, que guarda pensamientos y sentimientos menos aceptados. El inconsciente influye en nuestro comportamiento sin darnos cuenta, de ahí la importancia de los sueños como material reprimido que aflora. Para visualizar esta teoría, el padre del psicoanálisis decía que el consciente era la punta del iceberg, al preconsciente, la parte intermedia, y el inconsciente, la base.

ESQUIZOFRENIA

Término acuñado en 1910 por el psiquiatra Eugen Bleuer. Durante mucho tiempo se confundió con la doble personalidad. La aportación de Freud fue cambiar el origen de esta enfermedad. Así, pasó de ser desorden del cerebro a fruto de los conflictos no resueltos del inconsciente. Hoy día se trata con medicamentos y se reconoce que el estrés social es clave en los episodios esquizofrénicos.

FETICHISMO

Deseo sexual hacia un objeto ¿Y por qué? Según Freud, los niños imaginan que sus madres son físicamente como ellos pero el darse cuenta de la diferencia de género, se crea un trauma.

LIBIDO

Frecuentemente usado como sinónimo de deseo sexual, Freud introdujo este término en 1894. En 1905, la líbido sería pieza central de su estudio de la infancia al considerar que desde que nacemos ya está presente y como fuente de psicopatologías -la excitación acumulada insatisfecha como origen de angustia-.

FOBIA

Miedo ilógico a un objeto y situación que provoca ansiedad de manera que afecta a la vida diaria. Freud señala al choque entre el ‘ello’ y ‘superyó’, normalmente en la infancia, de modo que han sido limitados o desplazados a un temor irracional.

CATARSIS

Palabra de origen griego, significa ‘purificación’. Freud rescató este término como muchos otros y lo empleó en tratamientos a través de la hipnosis. Se trata del proceso del inconsciente transformado en consciente para asimilar sentimientos ocultos . En sus posteriores trabajos, el austríaco renunciaría a este método por un psicoanálisis más desarrollado.

NEUROSIS

William Cullen creó el concepto en 1769 pero de nuevo fue Freud quien en los años 20 dio un giro a la entonces llamada ‘enfermedad nerviosa’. Así, la relacionó con otras enfermedades psicológicas. El austríaco argumentaba que el paciente trataba de resolver en el presente un asunto del pasado y lo hace con pautas automatizadas de comportamiento que realiza sin darse cuenta, lo que impide que lleve una vida normal.

REPRESIÓN

Uno de los mecanismos de defensa del ‘ego’ para evitar que los pensamientos molestos o amenazantes sean conscientes, como por ejemplo los brotes de violencia de hijos a padres.

Otros de los mecanismos son la negación de los hechos, la proyección de los sentimientos negativos sobre uno mismo en otra persona; el desvío de un impulso a un objeto sustitutivo; la regresión en el tiempo psicológico para huir de una situación de estrés y la sublimación, esto es, satisfacer un impulso con un objeto sustitutivo aceptado por la sociedad -golpear un objeto en vez de a una persona, por ejemplo-.

Fuente: Sociedad Española de Psicoanálisis y Extra El Periódico

Deja un comentario