¿Por qué los abrazos se sienten tan bien según la neurociencia?

Los abrazos pueden ayudar en muchas situaciones, desde mostrar aprecio hasta vencer la soledad y el estrés en el trabajo. ¿Necesitas un abrazo amistoso para calmarte, pero nadie con quien acurrucarte? Los japoneses pueden tener la respuesta… visita a una soineya. Estos establecimientos ofrecen, por una tarifa, desde un abrazo de 20 minutos hasta una noche entera con un abrazo tranquilo o incluso dormir con un extraño. ¿Quizás la perspectiva de abrazar a un extraño te llena de horror? Pero pregúntate primero por qué es que nos gusta abrazar.

El tacto es, de hecho, muy importante en nuestras relaciones. Investigadores de la Universidad de Aalto en Finlandia han mostrado recientemente que este mismo patrón es amplio en todas partes: cuanto más cercana es la relación que tenemos con alguien, más de nuestro cuerpo se les permite tocar.

Para entender lo que está sucediendo cuando nos abrazamos, necesitamos retroceder a nuestro pasado de primates. Los simios crean y mantienen sus amistades a través del aseo social.

Las caricias lentas involucradas en el aseo estimulan un conjunto particular de nervios: las neuronas c-táctiles aferentes que se encuentran solo en la piel peluda y son bastante diferentes a los nervios habituales que transmiten información sobre el tacto, el dolor y la presión. Estas neuronas responden solo a la luz y a las caricias lentas. Tienen una ruta directa hacia el cerebro, donde desencadenan la liberación de endorfinas.

Las endorfinas son neuropéptidos, pequeñas moléculas que son utilizadas por las neuronas en el cerebro para señalarse entre sí. Las endorfinas son parte del sistema de control del dolor y producen un efecto analgésico similar a los opiáceos.

De hecho, están químicamente estrechamente relacionados. a medicamentos opiáceos como la morfina, pero difieren en dos aspectos clave: sobre una base de peso por peso, son 30 veces más eficaz como analgésicos que la morfina, y no nos volvemos tan destructivamente adictos a ellos.

Los investigadores utilizaron una forma de imágenes cerebrales conocida como tomografía por emisión de positrones (PET para abreviar) para mostrar que las caricias ligeras del torso desencadenan una respuesta masiva de endorfinas en el cerebro humano, al igual que el aseo lo hace en monos y simios.

El abrazo, con sus comportamientos concomitantes de acariciar e incluso hojear ocasionalmente el cabello, es la forma humana de aseo de primates, y está diseñado para crear y mantener nuestras relaciones.

Debido a que nuestros sentimientos de dolor psicológico se procesan en las mismas regiones del cerebro que nuestros sentimientos de dolor físico (especialmente las áreas del cerebro conocidas como la corteza cingulada anterior y el gris periacueductal), las endorfinas amortiguan nuestro dolor psicológico. Es por eso que un abrazo es reconfortante cuando alguien está llorando.

Las endorfinas también activan regiones del cerebro asociado con la recompensa, como la corteza orbitofrontal -justo por encima de los ojos- y es esto lo que nos hace querer repetir la experiencia.

Es debido a las sobredosis de morfina en estos mismos efectos que los adictos pierden interés en su mundo social: en efecto, están recibiendo sus abrazos artificialmente y no necesitan contacto humano para proporcionar el golpe. Estos efectos similares a los opiáceos de las endorfinas se ven reforzados por la oxitocina, otro neuropéptido que también tiende a ser estimulado por los abrazos y tiene propiedades analgésicas ligeras.

La función principal de la oxitocina está asociada con la lactancia (su trabajo principal es gestionar el equilibrio hídrico del cuerpo), y debido a esta evolución se ha adaptado en los mamíferos para crear los sentimientos de calor y apego asociados con la lactancia, y por lo tanto cualquier tipo de contacto físico.

¿Abraza una sudadera con capucha puede ser un buen sustituto? Bueno, tal vez no, porque la medida en que la experiencia de abrazarnos nos da placer y ayuda a vincular las relaciones tiene un profundo componente psicológico. En algún lugar de los lóbulos frontales del cerebro hay un mecanismo que puede cambiar de percibir el tacto como algo placentero a algo desagradable si la persona equivocada lo hace. Lo cual, por supuesto, es la razón por la que odiamos estar hacinados en ascensores.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *