SALUD MENTAL

¿Sabías que la soledad es un factor de riesgo para desarrollar demencia?

Estar constantemente solo durante la mediana edad (de 45 a 64 años) parece hacer que las personas sean más propensas a desarrollar más adelante en la vida la demencia y la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, las personas que se recuperan de la soledad parecen tener menos probabilidades de sufrir demencia, en comparación con las personas que nunca se han sentido solas.

La soledad es un sentimiento subjetivo que resulta de una discrepancia percibida entre las relaciones sociales deseadas y reales. Aunque la soledad no tiene en sí misma el estado de una enfermedad clínica, está asociada con una variedad de resultados de salud negativos, que incluyen trastornos del sueño, síntomas depresivos, deterioro cognitivo y accidente cerebrovascular.

Aun así, sentirse solo puede sucederle a cualquiera en algún momento de la vida, especialmente en circunstancias extremas y no resueltas rápidamente, como los aislamientos por Covid-19. Sin embargo, las personas difieren en cuanto a cuánto tiempo, o cuán “persistentes”, se sienten solos. Por lo tanto, es posible que las personas que se recuperan de la soledad experimenten diferentes consecuencias a largo plazo para su salud que las personas que se sienten solas durante muchos años.

En un esfuerzo por arrojar luz sobre la relación entre estas diferentes formas de soledad (soledad transitoria y persistente) y la enfermedad de Alzheimer, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) examinaron datos de adultos cognitivamente normales del Framingham Heart Study.

Específicamente, investigaron si la soledad persistente predijo con más fuerza el desarrollo futuro de la demencia y la enfermedad de Alzheimer que la soledad transitoria. También querían ver si esta relación era independiente de la depresión y establecer factores de riesgo genéticos para la enfermedad de Alzheimer, como el alelo apolipoproteína ε4 (APOE ε4).

Después de tener en cuenta los efectos de la edad, el sexo, la educación, la red social, vivir solo, la salud física y el riesgo genético, la soledad persistente se asoció con un mayor riesgo, mientras que la soledad transitoria se relacionó con un menor riesgo de demencia y aparición de la enfermedad de Alzheimer después de 18 años, en comparación sin soledad.

“Mientras que la soledad persistente es una amenaza para la salud del cerebro, la resiliencia psicológica después de experiencias de vida adversas puede explicar por qué la soledad transitoria es protectora en el contexto de la aparición de la demencia”, explicó la autora Wendy Qiu, profesora de psiquiatría y farmacología y terapéutica experimental en BUSM.

A la luz de la pandemia actual, estos hallazgos generan esperanzas para las personas que pueden sufrir de soledad ahora, pero que podrían superar este sentimiento después de un tiempo, como mediante el uso de técnicas de afrontamiento exitosas o siguiendo un cambio de política en las regulaciones de distanciamiento físico.

Según los investigadores, estos resultados motivan una mayor investigación de los factores que hacen que las personas sean resilientes frente a los eventos adversos de la vida e insta a adaptar las intervenciones a la persona adecuada en el momento adecuado para evitar la persistencia de la soledad, promover la salud cerebral y la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Samia Akhter-Khan y Qiushan Tao son los coautores de este estudio, que aparece en línea en Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association.

Fuente: Facultad de Medicina de la Universidad de Boston

About the author

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario