OTRAS FUENTES

Se cuestionan los beneficios de las redes sociales ante un desastre

se-cuestionan-los-beneficios-de-las-redes-sociales-ante-un-desastre
Curación de Contenido por Gloria Remírez

Enfrentadas a un peligro común, las personas retrasan la toma de decisiones que podrían salvar vidas, no se alertan entre sí sobre el peligro y difunden información errónea. Todo ello puede sonar como comportamientos asociados a la pandemia actual, pero en realidad son conclusiones que surgieron en experimentos sobre cómo funcionan las redes sociales en las emergencias.

Hirokazu Shirado, profesor asistente del Instituto de Interacción Humano-Computadora de la Universidad Carnegie Mellon, dijo que esperaba que sus experimentos mostraran que las redes sociales, como los vecinos, los grupos de trabajo y las familias extendidas, mejorarían la toma de decisiones al dar a la gente información procesable.

“Lo que encontramos es que las redes sociales empeoran las cosas“, dijo Shirado, quien comenzó la investigación mientras era miembro del Laboratorio de Naturaleza Humana de la Universidad de Yale. Un artículo sobre su trabajo apareció en la revista Proceedings of the Royal Society A.

Recopilar datos sobre las redes sociales en medio de una crisis es difícil, por lo que Shirado ideó un juego en el que los participantes en línea tendrían un interés económico a la hora de decidir si evacuar ante el peligro. Reclutó a 2.480 sujetos y los organizó en 108 grupos, viendo cómo los grupos en red y los individuos aislados se comparaban en su toma de decisiones.

Los participantes recibieron 2 dólares al comienzo del experimento de 75 segundos. Si no pasaba nada, podían quedarse con los 2 dólares al final. Pero si había un desastre inminente, podían abandonar el juego y quedarse con 1 dólar. Si no lograban evacuar y ocurría un desastre, lo perdían todo. También recibían 10 centavos por cada jugador que tomaba la decisión correcta de abandonar el juego.

Así, los participantes tenían todos los incentivos para elegir correctamente y se les animaba a comunicarse entre ellos. Un miembro de cada grupo de la red social también recibió la información correcta sobre el peligro inminente.

[Img #60681]

(Foto: Pixabay)

En comparación con los individuos aislados, los presentes en la red tendían constantemente a resistirse a la evacuación, independientemente de si el peligro era real o no. La comunicación no mejoró la toma de decisiones, sino que la retrasó, según Shirado. Los presentes en la red también generaron información errónea, aunque nadie tenía un incentivo para hacerlo.

Uno de los problemas, dijo, es que los participantes no se dieron cuenta de que a menudo utilizaban estrategias diferentes. Un participante que acepta que “no tener noticias es una buena noticia”, por ejemplo, podría pensar que todo está bien simplemente porque no ha oído nada. Entonces podía enviar señales “seguras” a otros miembros del grupo aunque el peligro acechase. En otros casos, los participantes podían ser incapaces de saber la verdad porque los jugadores adyacentes a ellos tenían mala información.

Shirado ha utilizado el mismo juego como herramienta educativa en sus clases de la CMU, incluyendo un caso justo antes del comienzo de la pandemia de COVID-19. Recordó que un estudiante era escéptico, argumentando que no había razón para que los participantes no pudieran elegir correctamente. Pero alrededor del 70 por ciento de los estudiantes, incluyendo a los escépticos, se equivocaron en sus decisiones.

“Dentro de las redes, la gente no podía entender por qué estaba pasando esto”, añadió.

Los medios de comunicación social, un tipo de red social, no se incluyeron en el estudio, pero podrían mejorar el rendimiento, según Shirado. Aunque los individuos tienden a seguir a personas con ideas afines en los medios sociales, también es fácil conectarse con otros que podrían quedar fuera de las redes sociales normales, lo que proporciona una forma de sortear algunas de las barreras que se forman dentro de las redes.

Shirado dijo que espera encontrar formas de mejorar el rendimiento de las redes sociales.

“No podemos vivir sin las redes sociales“, explicó. “Me interesa cómo las redes sociales pueden proporcionar un beneficio a los individuos”.

Reconoció que uno de los defectos de su experimento es que fue demasiado simple e involucró a personas que fueron asignadas al azar a las redes. Los experimentos futuros requerirán que los jugadores jueguen varias veces con la misma red de individuos, para que puedan aprender en quién confiar. (Fuente: NCYT Amazings)