RELACIONES

¿Somos los mejores para juzgar nuestro propio atractivo?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación muestra que no somos los mejores para juzgar nuestro propio atractivo.

Los investigadores del Laboratorio de Entornos Virtuales Experimentales (EVENT) de la Universidad de Barcelona en España examinaron la diferencia entre cómo creemos que nos vemos y cómo vemos nuestro propio cuerpo desde la perspectiva de un extraño.

Lo que encontraron fue que las personas califican su propio cuerpo de manera más negativa cuando se encarnan en él, en comparación con ver exactamente su mismo cuerpo como un extraño.

Entonces, ¿cómo vemos exactamente nuestro propio cuerpo como un extraño?

Los investigadores se propusieron responder esto reclutando a 11 hombres y 12 mujeres de la Universidad de Barcelona. Los participantes completaron un cuestionario sobre trastornos alimentarios y uno sobre la percepción de la forma del cuerpo.

El equipo de investigación luego utilizó la realidad virtual para crear tres cuerpos virtuales, conocidos como avatares, para cada participante. Uno se basó en cómo los participantes indicaron mediciones de su propio cuerpo como se perciben a si mismos; uno se basó en su forma corporal ideal; y uno se basó en sus medidas del cuerpo real.

Una vez que se crearon estos modelos de computadora, los participantes se sumergieron en la realidad virtual para ver estos tres avatares desde dos perspectivas diferentes: en primera persona (cómo vemos nuestros propios cuerpos día a día) o en tercera persona (cómo nos verían los demás en público).

Luego se les pidió que calificaran el atractivo de cada uno de estos cuerpos virtuales.

“Nuestros resultados sugieren que un cambio de perspectiva afectó la evaluación del atractivo de un cuerpo virtual”, dijo la Dra. Solène Neyret autora principal,. “Para las participantes femeninas, cuando se percibía el mismo cuerpo virtual desde una perspectiva en tercera persona, se evaluaba como más atractivo que cuando se percibía desde una perspectiva en primera persona”.

“Es importante destacar que también observamos que la representación interna que las personas crean de su propio cuerpo es muy inexacta”, agregó la Dra. Solène Neyret.

Los investigadores encontraron que las creencias previas de los individuos sobre “el yo” pueden ser responsables de este efecto, evitando que las personas juzguen con precisión su apariencia real.

Los investigadores también notaron que el “cuerpo ideal” descrito por los participantes a menudo tenía atributos físicos similares. Los investigadores anotaron que esto apunta hacia el predominio de una “forma corporal ideal” dentro del entorno cultural del estudio.

Mediante el uso de la realidad virtual, los investigadores pudieron brindar a los participantes una nueva perspectiva sobre sí mismos, en algo más que un sentido físico. La brecha entre la realidad de cómo nos vemos y cómo percibimos cómo nos vemos a menudo puede ser la raíz de muchos trastornos de percepción corporal, dijeron los investigadores, agregando que estas técnicas pueden tener aplicaciones futuras para el tratamiento.

“Al mostrar su cuerpo real a nuestras participantes femeninas desde una perspectiva en tercera persona, les pareció más atractivo que cuando se veía el mismo cuerpo desde una perspectiva en primera persona”, dijo Neyret. “Creemos que este método puede ser particularmente eficiente para aumentar la satisfacción corporal en pacientes con trastornos alimentarios”.

“Este método podría ayudar a los pacientes a comprender la representación sesgada que tienen de su propio cuerpo”, dijo la Dra. Solène Neyret. “Este conocimiento podría reorientar su atención a las características reales de la forma de su cuerpo de una manera más precisa y objetiva, que no se vea afectada por las creencias previas negativas que tienen sobre sí mismos”.

Al poder vernos a nosotros mismos desde una perspectiva externa, podríamos aprender a obtener una percepción más objetiva de nuestros cuerpos y comenzar a vivir con una imagen corporal más saludable y precisa, concluyeron los investigadores.

El estudio fue publicado en Frontiers in Robotics and AI.

Fuente: Frontiers

Deja un comentario