SOCIAL

Somos más propensos a ser influidos en nuestro estado de ánimo por nuestros amigos

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que las emociones negativas o positivas pueden ser contagiadas por los amigos, pero no la depresión.

El equipo de investigación liderado por la Universidad de Warwick ha examinado si el estado de ánimo de los amigos puede afectar a un individuo, lo que implica que los estados de ánimo pueden extenderse a través de las redes de amistad.

El equipo analizó los datos del Estudio Nacional Longitudinal de Adolescentes a Adultos de Salud que incorporan los estados de ánimo y las redes de amistad de los adolescentes estadounidenses en las escuelas. Los hallazgos del equipo de investigación  implican que el estado de ánimo se extiende por las redes de amistad, al igual que ciertos síntomas, como el desamparo y la pérdida de interés. Sin embargo, también encontraron que el efecto de los amigos sobre su humor negativo no era lo suficientemente fuerte para empujar a los otros amigos a la depresión.

Usando un modelo matemático encontraron que tener más amigos que sufren de estados de ánimo negativos se asocia con una mayor probabilidad de que un individuo experimente estados de ánimo bajos y una probabilidad disminuida de mejorar. Sin embargo, encontraron lo contrario aplicado a los adolescentes que tenían un círculo social más positivo.

Rob Eyre, investigador de estadísticas de salud pública, quien dirigió el estudio comentó: “Hemos investigado si existe evidencia de que los componentes individuales del estado de ánimo (como el apetito, el cansancio y el sueño) se propaguen a través de las redes de amistad de los adolescentes estadounidenses mientras se ajusta a la confusión modelando las probabilidades de transición del estado de ánimo cambiante con el tiempo”.

“La evidencia sugiere que el estado de ánimo puede propagarse de persona a persona a través de un proceso conocido como contagio social”.

“Estudios anteriores han encontrado que el apoyo social y ser amigable puede ser beneficioso para los trastornos del estado de ánimo en los adolescentes, mientras que los últimos experimentos sugieren que el estado emocional de un individuo puede verse afectado por la exposición a las expresiones emocionales de los contactos sociales”.

“Claramente, una mayor comprensión de cómo los cambios en el estado de ánimo de los adolescentes se ven afectados por el estado de ánimo de sus amigos sería beneficioso en la información de las intervenciones de abordar la depresión en adolescentes”.

La Organización Mundial de la Salud  ha estimado que la depresión afecta a 350 millones de personas en todo el mundo, lo que repercute en las habilidades del individuo para trabajar y socializar y aun peor, puede conducir al suicidio. Los hallazgos de este estudio hacen hincapié en la necesidad de considerar también a aquellos que exhiben niveles de síntomas depresivos justo por debajo de los necesarios para un diagnóstico de depresión real al diseñar intervenciones de salud pública.

El estudio también ayuda a confirmar que hay más información de la depresión que del estado de ánimo simplemente bajo. A nivel individual, estos hallazgos implican que siguiendo el consejo basado en la evidencia para mejorar el estado de ánimo, por ejemplo, practicar ejercicio, dormir bien y controlar el estrés, puede ayudar a los amigos de un adolescente, así como a sí mismos. Mientras que para la depresión, los amigos no ponen a un individuo en riesgo de la enfermedad así que una recomendación de la acción sería demostrarles como ayudar.

Sus conclusiones se vinculan a las discusiones políticas actuales sobre la importancia de los niveles del sub-umbral de los síntomas depresivos y si podrían ayudar a informar las intervenciones contra la depresión en las escuelas secundarias

“Los resultados encontrados aquí pueden informar a la política de salud pública y el diseño de las intervenciones contra la depresión en los adolescentes.” Los niveles del sub-umbral de los síntomas depresivos en los adolescentes es un tema de gran preocupación actual que se ha encontrado que son muy comunes, para causar una calidad de vida reducida y para llevar a un mayor riesgo de depresión más tarde en la vida a pesar de no tener ningún síntoma en absoluto.

“El entendimiento de que estos componentes del estado de ánimo pueden propagarse socialmente sugiere que si bien el objetivo principal de las intervenciones sociales deben ser el aumentar las amistades debido a sus beneficios en la reducción del riesgo de depresión, un objetivo secundario podría ser reducir la propagación del estado de ánimo negativo”.

Fuente: University of Warwick

Referencia del Artículo:

Robert W. Eyre, Thomas House, Edward M. Hill, Frances E. Griffiths. Spreading of components of mood in adolescent social networks. Royal Society Open Science, 2017; 4 (9): 170336 DOI: 10.1098/rsos.170336

Deja un comentario