OTRAS FUENTES

Teléfono de Atención Psicológica ante el Coronavirus: Apoyo y prevención en la situación de crisis en Castilla-La Mancha

telefono-de-atencion-psicologica-ante-el-coronavirus-apoyo-y-prevencion-en-la-situacion-de-crisis-en-castilla-la-mancha
Avatar
Edición de Contenido por Gloria Remírez

La cuarentena es el factor más predictivo de los síntomas del trastorno por estrés agudo. Las personas en cuarentena son significativamente más propensas a informar de agotamiento, desapego, ansiedad al tratar con pacientes contagiados, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y rechazo al trabajo o consideración de renuncia.

Entre las personas que han sido puestas en cuarentena, hay una alta prevalencia de síntomas de angustia y problemas psicológicos. Los estudios informan sobre síntomas psicológicos generales, trastornos emocionales, depresión, ansiedad, estrés, bajo estado de ánimo, insomnio, síntomas de estrés postraumático, irritabilidad, ira y agotamiento emocional. El bajo estado de ánimo y la irritabilidad destacan por tener una elevada prevalencia.

Aquellos/as que se encuentran en cuarentena por haber estado en contacto cercano con un caso confirmado, expresan sentimientos negativos durante el período de cuarentena: temor, nerviosismo, tristeza y culpabilidad. Son pocos/as los que informan de sentimientos positivos: un bajo porcentaje habla de sentimientos de felicidad y de alivio.

Con respecto a las familias, los padres reportan síntomas suficientes para garantizar el diagnóstico de un problema de salud mental relacionado con el trauma, y los/as niños/as presentan puntuaciones medias de estrés postraumático cuatro veces más elevadas, en comparación con aquellos/as que no han estado en cuarentena.

El efecto de estar en cuarentena es un predictor de síntomas de estrés postraumático y de depresión en empleados y empleadas de hospital, incluso 3 años después.

Cuando hablamos de cuarentena, debemos atender a una serie de estresores, entre los que destacan:

  • Duración de la cuarentena: una mayor duración de la cuarentena se asocia específicamente con una peor salud mental, síntomas de estrés postraumático, conductas de evitación e ira.

  • Miedo a la infección: las personas en cuarentena revelan que sienten temor sobre su propia salud o ante la posibilidad de contagiar a otras personas, especialmente a miembros de la familia. Asimismo, existe preocupación al experimentar cualquier síntoma físico potencialmente relacionado con la epidemia. Esta preocupación es mayor en mujeres embarazadas y aquellas personas con niños pequeños.

  • Frustración y aburrimiento: el confinamiento, la pérdida de la rutina habitual y el contacto social y físico reducido con los demás, conllevan con frecuencia aburrimiento, frustración y una sensación de aislamiento del resto del mundo, lo que es angustiante para las personas en cuarentena.

  • Suministros inadecuados: tener suministros básicos inadecuados (p. ej., comida, agua, ropa, etc.) durante la cuarentena es una fuente de frustración y se asocia con ansiedad y enfado hasta 4–6 meses después del período de cuarentena. No poder recibir atención médica regular y las prescripciones médicas también parecen ser un problema para algunas personas en esta situación.

  • Información inadecuada: muchas personas afirman que la información por parte de las autoridades de salud pública es escasa, contradictoria y supone un factor estresante, al ofrecer insuficientes pautas sobre los pasos a seguir y crear confusión sobre el propósito de la cuarentena.

A su vez, una vez pasada la cuarentena, también nos podemos ver expuestos a una serie de estresores:

  • Economía: la pérdida financiera puede ser un problema durante la cuarentena, ya que las personas no pueden trabajar y tienen que interrumpir su actividad profesional sin una planificación previa; los efectos parecen ser duraderos: las pérdidas económicas como resultado de la cuarentena crean una grave angustia socioeconómica y es un factor de riesgo de problemas psicológicos y de ira y ansiedad, varios meses después de la cuarentena.

  • Estigma: el estigma por parte de los otros es un tema señalado en toda la literatura científica. Diversos estudios sugieren que existe un estigma que rodea específicamente a aquellos/as que han sido puestos/as en cuarentena. Las personas suelen informar que, tras la cuarentena, sienten que se las trata de manera diferente: evitándolas, retirando invitaciones sociales, tratándolas con miedo y sospecha, etc.

Los autores proponen una serie de medidas para mitigar los efectos de la cuarentena, entre los que destacan:

  • Mantener el período tan corto como sea posible: Una mayor duración en el período de cuarentena se asocia con peores resultados psicológicos.

  • Brindar a las personas toda la información disponible: Las personas en cuarentena a menudo sienten temor a ser contagiadas o a contagiar a otros/as. También suelen realizar evaluaciones catastróficas de cualquier síntoma físico experimentado durante ese período. Debería ser una prioridad garantizar que quienes están en cuarentena comprendan bien el problema en cuestión y los motivos por los que se establece un período de cuarentena.

  • Proporcionar suministros adecuados: Los funcionarios también deberían garantizar que los hogares en cuarentena tengan suficientes suministros para sus necesidades básicas.

  • Reducir el aburrimiento y mejorar la comunicación: El aburrimiento y el aislamiento causarán angustia; se debe informar a las personas que están en cuarentena sobre lo que pueden hacer para evitar el aburrimiento y ofrecerles consejos prácticos sobre técnicas de control y manejo del estrés.

  • Los trabajadores de la salud merecen una atención especial: También los propios trabajadores de la salud en cuarentena pueden verse afectados. Durante los brotes de enfermedades contagiosas, el apoyo organizacional es un factor protector para la salud mental del personal sanitario en general.

  • El altruismo es mejor que la coerción: El hecho de sentir que otros/as se beneficiarán de la situación en la que se encuentra uno/a mismo/a, puede hacer que las situaciones estresantes sean más fáciles de soportar, y parece probable que esto también sea aplicable en la cuarentena en el hogar. Es importante reforzar la idea de que gracias a la cuarentena se está ayudando a mantener a otras personas seguras, incluidas aquellas particularmente vulnerables (por ej., jóvenes, mayores o con afecciones médicas graves previas), y que las autoridades sanitarias les están realmente agradecidas.

Desde el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla la Mancha, siendo conscientes de todas las cuestiones enumeradas anteriormente, el pasado 17 de Marzo, dimos comienzo con una nueva herramienta psicológica, el “Teléfono de atención psicológica ante el coronavirus”, con el objetivo de atender a la población general que pudiera tener cualquier duda, dificultad o necesidad de asesoramiento ante esta situación de pandemia que estamos viviendo.

El teléfono habilitado es el 636 03 98 91. También habilitamos una dirección de correo electrónico para que se pudieran recibir demandas a través de esta vía. El correo fue el siguiente: coronavirus.atencion.psicologica@copclm.com

Nos planteamos una herramienta de trabajo con los principios y objetivos que las intervenciones presenciales, entre ellos, apoyar, escuchar y orientar en el afrontamiento de esta situación tan compleja.

Entre las ventajas que obtenemos con la puesta en marcha de este recurso, destacan la de superar las barreras del espacio físico, ofrecer una respuesta inmediata, reducir los prejuicios y se pueden tomar notas.

Entre los objetivos específicos que nos planteamos con el teléfono, destacan:

  • Dar soporte emocional y ayuda de una forma inmediata.

  • Prevenir el agravamiento de sintomatología psicológica y/o emocional.

  • Favorecer estrategias que promuevan el autocuidado.

La intervención telefónica, implica una serie de fases:

  • Saludo: Verificar los datos personales  y presentación por parte del profesional.

  • Concretar la demanda y establecer el objetivo del asesoramiento: Recoger el motivo de la llamada, mediante una adecuada escucha activa, explorar necesidades. No realizar ningún tipo de intervención, hasta que no se tiene claro el objeto de la demanda. Tener cuidado con atender la respuesta emocional angustiosa que pueda manifestar la persona.

  • Dar una respuesta acorde a lo solicitado por la persona.

  • Se hará seguimiento telefónico en los casos que debido a su gravedad, así lo requieran.

Para poder darle cobertura, planteamos esta idea a todos nuestros compañeros/as colegiados/as, con el fin de que, de una manera altruista, pudieran formar parte de esta estrategia organizada por nuestro colegio.

Hemos de reconocer que la respuesta de los/as colegiados ha sido inmediata y paulatinamente hemos podido darle una mayor estructura y cobertura a esta herramienta telefónica. La respuesta colegial tiene un carácter altruista.

Todos/as los/as colegiados/as que forman parte de esta red de apoyo, son colegiados del Colegio Oficial de la Psicología de CLM.  Todas las personas que están atendiendo desde el Colegio, han firmado un compromiso de adhesión a este servicio y de cumplimiento de su turno y su documento de protección de datos.

El teléfono empezó a dar servicio a partir del martes 17 por la tarde. El horario inicial planteado fue los lunes, miércoles y viernes de 10,00-14,00 y martes y jueves de 16,30-20,30.

Ante la gran demanda de llamadas recibidas, el viernes 20, decidimos ampliar el horario de intervención a todos los días de la semana de lunes a domingo, con una franja horaria de mañana de 10,00 a 14,00 horas y un horario de tarde de 16,30 a 21,00 horas.

A fecha 23 de marzo, el número de llamadas atendidas ha sido de 69. Entre las llamadas atendidas, el 63%  de las llamadas ha sido realizado por mujeres y un 37 % de llamadas han venido efectuadas por el sexo masculino.

Casi la mitad de las llamadas corresponden al tramo de edad de 20-40 años.

Respecto al lugar de origen, se han recibido llamadas de las 5 provincias de Castilla la Mancha (capital y provincia) y también de otros puntos de España (Tenerife, Valencia, Alcalá de Henares y Villareal).

Respecto a los temas principales de consulta destacan entre otros, el  manejo de la ansiedad ante esta situación; la preocupación por sus familiares; el miedo al contagio; la sospecha de enfermedad; estrategias de afrontamiento ante esta situación, embarazo, vivir en soledad, vivir con familiares con alguna enfermedad, perdida de un ser querido, afrontamiento de familiares hospitalizados y/o en residencias de mayores, etc.

Respecto a los correos electrónicos recibidos, destacan un total de 38 en seis días de intervención y entre las mayores demandas presentadas por esta vía, resalta el ofrecimiento de algunos/as compañeros/as ofreciéndose a colaborar con el asesoramiento telefónico, padres y madres peguntando por el manejo  de determinadas situaciones con sus hijos/as, personas planteando determinadas situaciones familiares críticas y profesionales sanitarios con respuesta emocional ansioso- depresiva ante la situación vivida.

Debido a la demanda recibida a través del teléfono de atención psicológica, como del correo electrónico, el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla la Mancha, en reunión extraordinaria, ha decidido habilitar otro número de teléfono,  para poder atender a dos sectores importantes: Por una parte, la población general, tal como ya veníamos haciendo y por otra parte, familiares de personas afectadas (hospitalizadas y fallecidas).

Nuestro objetivo es que el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla la Mancha pueda ofrecer ayuda y/o asesoramiento psicológico en estos momentos tan críticos, transmitiendo a la población que la Psicología es la disciplina que ayuda a abordar las situaciones de crisis de una forma óptima y que el manejo adecuado de las emociones es imprescindible en esta situación de alerta.

Deja un comentario