RELACIONES

Tener conversaciones más profundas nos ayudan a que seamos más felices

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Tener conversaciones más profundas nos ayudan a que seamos más felices.

.Una nueva investigación encuentra que tener conversaciones superficiales no está necesariamente relacionado con el bienestar negativo, como se había pensado alguna vez. Sin embargo, las personas que participan en conversaciones más sustantivas tienden a ser más felices.

Investigadores de la Universidad de Arizona revisaron un pequeño estudio de 79 estudiantes universitarios que sugirió que las conversaciones más significativas se relacionaban con una mayor felicidad, mientras que las conversaciones superficiales estaban relacionadas con la infelicidad.

El coautor del estudio, el Dr. Matthias Mehl, profesor de psicología, había realizado este estudio el 2010.

Un nuevo estudio, con un tamaño de muestra más amplio y diverso en este caso con 486 personas, confirma que las conversaciones de calidad están realmente vinculadas a una mayor felicidad, pero descubrió que la charla superficial parece no tener ninguna relación con la felicidad.

Mehl descubrió que el efecto de las conversaciones sustanciales y las conversaciones triviales es cierto tanto para los introvertidos como para los extrovertidos.

“Ya no creemos que haya una tensión inherente entre tener conversaciones triviales y tener conversaciones sustantivas. La conversaciones superficiales no contribuyeron positivamente a la felicidad, y no contribuyeron negativamente a ella “, dijo Mehl.

Mehl realizó el trabajo junto a la autora principal del estudio, la Dra. Anne Milek, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Mehl de 2016 a 2017.

“Con este estudio, queríamos saber si es principalmente la cantidad o la calidad de nuestros encuentros sociales lo que importa para nuestro bienestar”, comentó Milek, que ahora es científico investigador sénior en la Universidad de Zurich en Suiza.

Los hallazgos de los investigadores se basan en un análisis de cuatro estudios separados, en los que se recogieron fragmentos de audio de las interacciones diarias de los participantes. Los participantes del estudio incluyeron estudiantes universitarios; sobrevivientes de cáncer de mama y sus parejas; adultos recientemente divorciados; y adultos saludables que participan en una intervención de meditación.

Al despertar hasta la hora de acostarse, los participantes en cada estudio usaron lo que se llama un EAR, o dispositivo de grabación activada electrónicamente, que se configura para encenderse intermitentemente durante cortos períodos de tiempo durante todo el día para capturar los momentos espontáneos de las interacciones diarias. El EAR fue desarrollado por Mehl en la Universidad de Arizona para ayudar a los psicólogos a capturar datos de comportamiento.

El equipo de investigación codificó las conversaciones registradas por el EAR para determinar si eran sustantivas.

“Definimos la charla superficial como una conversación en la que los dos interlocutores saben igual o poco sobre el otro y nada más”, dijo Mehl.

“En una conversación sustantiva, se intercambia información real y significativa. Es importante destacar que podría tratarse de cualquier tema, como la política, las relaciones, el clima; solo tiene que ser a un nivel más que trivial en la profundidad”.

Los participantes del estudio también completaron encuestas diseñadas para medir su satisfacción con la vida, así como para evaluar su personalidad.

En general, las personas del estudio que participaron en un mayor número de conversaciones sustantivas fueron más felices, independientemente de si tenían personalidades más introvertidas o extrovertidas.

“Esperábamos que la personalidad marcara la diferencia, por ejemplo, que los extrovertidos podrían beneficiarse más de las interacciones sociales que los introvertidos, o que las conversaciones sustantivas podrían estar más relacionadas con el bienestar de los introvertidos que de los extrovertidos, y nos sorprendieron de que esto no fuera así”, comentó Milek.

“La cantidad y la calidad de la conversación están relacionadas con el bienestar”, dijo Mehl, cuyos otros coautores de la Universidad de Arizona fueron Emily Butler, Allison Tackman, Deanna Kaplan y David Sbarra.

“Confirmamos que las personas que pasan mucho tiempo solas están menos satisfechas con sus vidas y tienen un menor bienestar”, agegó Mehl.

“Las personas que pasan más tiempo interactuando y tienen conversaciones sustantivas más significativas están más satisfechas. La vida feliz es social, en lugar de solitaria, y significativamente”.

Aunque la charla superficial no tenía ningún vínculo directo con el bienestar de los participantes, aún puede ser importante, ya que puede ayudar a sentar las bases para conversaciones más sustantivas, dijo Mehl.

Si bien el estudio establece un vínculo entre las conversaciones sustantivas y la felicidad, es difícil decir si tener conversaciones más sustanciales en realidad hace que la gente sea más feliz, o si las personas más felices tienen conversaciones más sustantivas, comentó Mehl. Ese es un área para futuras investigaciones.

“Me gustaría ‘prescribir’ de manera experimental ‘a las personas unas pocas conversaciones más sustanciales, y ver si eso hace algo para su felicidad” concluyó Mehl.

La nueva investigación aparece en la revista Psychological Science.

Fuente: Universidad de Arizona/EurekAlert

Deja un comentario