DEPORTIVA

Tener relaciones solidas nos puede motivar para realizar actividades físicas

PAD
Edición de Contenido por PAD

Según los investigadores de la Universidad de Hawai en Mānoa, los adultos mayores que tienen relaciones sólidas, ya sea con una pareja romántica o a través de amistades, tienen más probabilidades de participar en actividades físicas regulares.

“Estos resultados son importantes porque refuerzan que las relaciones son clave para influir en los comportamientos de salud positivos, incluida la actividad física”, dijo la Dra. Catherine Pirkle, coautora del estudio y profesora asociada de salud pública.

Los investigadores dicen que durante la actual pandemia de COVID-19, todavía es crucial recordar la importancia de las relaciones sociales y el mantenimiento de la actividad física como una forma de reducir las enfermedades crónicas y la muerte prematura. Sugieren encontrar formas innovadoras de mantenerse socialmente conectados y activos mientras siguen las pautas de salud pública.

Los hallazgos, publicados en el Journal of Aging and Physical Activity, muestran que tanto los factores individuales como los interpersonales parecen tener una fuerte influencia sobre si los adultos mayores cumplen con las pautas de actividad física. Específicamente, los participantes con niveles de educación superior, una relación sólida con un compañero de vida o una red de amigos cercanos tenían muchas más probabilidades de participar en actividades físicas regulares.

“Queríamos comprender mejor cómo los niveles de actividad física de los adultos se ven afectados por otros aspectos de sus vidas”, dijo el autor principal Chevelle Davis, un estudiante de doctorado en la Oficina de Estudios de Salud Pública de la Escuela de Trabajo Social Myron B. Thompson. “La actividad física entre los adultos mayores está poco estudiada en los países de ingresos medios”.

Para el estudio, los autores analizaron datos de 1.193 adultos de 65 a 74 años en Albania, Brasil y Colombia. El estudio buscó comprender cómo los factores individuales, interpersonales, organizativos y comunitarios influyeron en si los adultos mayores alcanzaron pautas de actividad física, definidas como 150 minutos de actividad física moderada a vigorosa por semana al caminar.

“En el momento de la pandemia de COVID-19, es fundamental no olvidar la importancia de las relaciones sociales y el mantenimiento de la actividad física para reducir las enfermedades crónicas y la muerte prematura”, dijo Pirkle. “Los adultos mayores que experimentan aislamiento social tienen un mayor riesgo de depresión, deterioro cognitivo y otros resultados de salud deficientes.

“Debemos encontrar formas innovadoras de mantener la conexión y la actividad física, al mismo tiempo que seguimos las pautas de salud pública”.

Es importante destacar que el equipo de investigación descubrió que las participantes femeninas, así como todos aquellos que estaban luchando contra la depresión, tenían menos probabilidades de participar en actividades físicas regulares.

Es probable que los problemas de salud mental aumenten en este momento, pero se ha demostrado que caminar, que generalmente es seguro y aceptable para la mayoría de los adultos mayores, protege contra los síntomas de depresión. Caminar y otras formas de actividad física están permitidas en los parques en este momento.

“Nuestros hallazgos hacen eco de otros estudios que han demostrado la importancia de la conectividad en el proceso de envejecimiento en diferentes culturas. Esperamos que este estudio pueda usarse para informar enfoques e intervenciones de salud dirigidos a adultos mayores para mantenerlos saludables en esta pandemia y más allá”, dijo Pirkle.

La actividad física entre los adultos mayores ayuda a mantener la capacidad de vivir de forma independiente y reduce el riesgo de caerse y fracturarse los huesos. La actividad física también reduce los síntomas de ansiedad y depresión y mejora el estado de ánimo así como los sentimientos de bienestar.

Fuente: Universidad de Hawai’i en Mānoa

Deja un comentario