TECNOLOGIAS

Tu estilo de correo electrónico puede reflejar tus rasgos de personalidad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva teoría sugiere que la forma en que nos comunicamos en línea, a través del correo electrónico y las redes sociales, revela mucho sobre nuestra personalidad y tipo de carácter. Los psicólogos de las universidades de Bath y Cardiff en el Reino Unido señalan claras diferencias en los estilos de comunicación electrónica entre las personas autistas y no autistas.

Además, creen que estos hallazgos tienen una relevancia más amplia sobre cómo nos comunicamos en línea y por ser respetuosos con los estilos de comunicación de los demás. Al observar las formas en que el estilo de correo electrónico difería entre dos grupos, los investigadores observaron menos sutilezas sociales y menos preámbulos en los correos electrónicos de personas autistas (por ejemplo, ‘Espero que estés bien’), pero una observancia más fuerte y cortés de la dirección formal ( por ejemplo, ‘Estimado Dr. …’).

En las personas autistas, notaron una atención considerable a los detalles, a menudo demostrada por los participantes que corrigen al investigador, resaltando errores gramaticales o hipervínculos rotos. Sin embargo, las personas autistas también estaban más abiertas a corregirse si encontraban errores ortográficos en sus correos electrónicos anteriores.

Curiosamente, las personas no autistas rara vez parecían hacer estas correcciones, probablemente por temor a parecer groseras o tontas. Los investigadores también notaron que muchas personas autistas se comunicaban de manera precisa, aunque socialmente poco convencional (por ejemplo, refiriéndose a la hora de llegada a una reunión como 14:08 o describiendo un punto de encuentro con coordenadas del mapa). Tales interacciones casi nunca ocurrieron cuando se intercambiaron correos electrónicos con personas no autistas.

El análisis, dicen los investigadores, es importante para todos nosotros, no solo para aquellos con autismo, al pensar en cómo podríamos adaptar mejor nuestros propios estilos y ser más respetuosos con los demás. Los investigadores dicen que el estilo de correo electrónico autista está lejos de ser una debilidad y que podríamos beneficiarnos de adoptar un estilo autista más directo, eficiente y preciso en nuestros correos electrónicos.

El Dr. Punit Shah del Departamento de Psicología de Bath explicó: “No existe una forma correcta o incorrecta de enviar correos electrónicos, pero definitivamente hay diferentes estilos de correo electrónico y eso puede revelar una gran cantidad de características. Nuestro trabajo solo analizó las diferencias entre las personas autistas y no autistas, pero este tema tiene una relevancia y aplicación mucho más amplias. En un mundo en el que dependemos cada vez más de la comunicación por correo electrónico, la forma en que nos comunicamos en línea es realmente importante.

“Algunas personas pueden responder a los correos electrónicos en segundos, sin prestar mucha atención a los preámbulos, las formalidades o la ortografía cortés. Pero debemos tratar de no leer demasiado sobre cómo se dice algo y centrarnos más en su función.

“También deberíamos estar más dispuestos a darles a las personas ‘el beneficio de la duda’ si parecen groseros, ya que no conocemos sus diferencias en la comunicación social, potencialmente relacionadas con el autismo u otros factores contextuales que podrían haber influido en su comunicación electrónica, por ejemplo, administrar el cuidado infantil mientras se envía un correo electrónico de forma remota desde casa.

“Por otro lado, para algunas personas con autismo y muchas otras en la sociedad en general, escribir correos electrónicos a amigos y colegas o publicar en las redes sociales puede ser un desafío. Para algunas personas, esto puede crear un bloqueo en el que, por temor a un “paso en falso del correo electrónico”, no responden en línea. Esto puede ser problemático y puede generar sentimientos de estrés y ansiedad.

“En nuestro vertiginoso mundo en línea, es de esperar que seamos tan tolerantes y respetuosos con los diferentes estilos de comunicación electrónica como con las diferencias sociales en las comunicaciones cara a cara”.

Los hallazgos de este estudio aparecen en la revista Molecular Autism.

Fuente: Universidad de Bath

Deja un comentario