SALUD MENTAL

Un intento de suicidio puede aumentar en 60 por ciento el riesgo de completarlo después

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los antecedentes de intento de suicidio han sido conocidos como uno de los predictores más fuertes de suicidio consumado. Sin embargo, un estudio de la Clínica Mayo descubre que es aún más peligroso de lo que se pensaba.

Los investigadores del nuevo estudio encontraron que el riesgo de suicidio fue casi 60 por ciento más alto de lo  que se había informado anteriormente, cuando se basa en una corte poblacional y se centra en los individuos que hacen los primeros intentos por quitarse  la vida, incluyendo aquellos cuyos tuvieron primeros intentos y fueron mortales.

Este riesgo es mucho más alto para los intentos utilizando armas de fuego. La muestra de población se identificó a través del Proyecto Epidemiológico de Rochester.

“Esperábamos hacer frente a las deficiencias de estudios anteriores mediante la inclusión de dos grupos previamente pasados por alto por otros estudios”, dijo el Dr. J. Michael Bostwick.

“Nuestro estudio reclutó a personas cuyo primer intento de suicidio tuvo atención médica. No sólo incluimos los que sobrevivieron a este intento inicial, sino que también incluimos a los que murieron en su primer intento. Se trata de grandes grupos que han sido ignoradas de forma rutinaria en el cálculo del riesgo del suicidios”.

Dado que el suicidio es una de las 10 causas más comunes de muerte en los EE.UU., es un importante problema de salud pública. El estudio encontró que casi el 60 por ciento de las personas que intentaron suicidarse murió en su primer intento.

“Casi ningún otro estudio en la literatura incluye a las personas que murieron en el primer intento”, añade el Dr. Bostwick.

“Una gran parte de la razón por la que una alta proporción de los suicidios totales ocurrieron el el primer intento se puede atribuir a las armas de fuego”.

“Los resultados muestran que es 140 veces más probable que un arma de fuego cause la muerte por  suicidio, en comparación con todos los otros métodos. Eso significa que casi tres cuartas partes de todas las muertes en el primer intento de suicidio fueron causadas por el uso de armas de fuego. Esto demuestra que las armas son, por desgracia, pero como es lógico, notablemente eficaces”.

El estudio también reveló que la relación hombre-mujer fue mayor en 1.75% contra 1%, entre los que tienen intentos de suicidio en comparación a lo que otros estudios anteriormente informaron.

La mayor edad en los hombres también se asocia con un mayor riesgo de suicidio. Cerca de un tercio de los hombres mayores de 65 años en el estudio se quitaron la vida.

El índice de diagnóstico del Proyecto Epidemiológico de Rochester identificó electrónicamente a 1.490 residentes del condado de Olmsted, Minnesota,  cuyo primer intento de suicidio los llevó a la atención médica entre el 1 de enero de 1986 y el 31 de diciembre de 2007. El estudio incluyó a 555 varones y 935 mujeres, con un seguimiento de tres a 25 años.

Mientras que el estudio confirma los hallazgos previos de que el riesgo se redujo en los que habían recibido una atención psiquiatrico y  citas de seguimiento. La gran mayoría de los sobrevivientes que no recibieron una atención medica, independientemente de su sexo, se quitaron la vida dentro de un año después del primer intento.

Esto pone de relieve lo importante de que los sobrevivientes tengan un seguimiento psiquiátrica programado después del primer intento y la forma en que en el primer año después de un intento de suicidio se comporten es una ventana crítica para predecir si habrá o no un intento de repetición fatal.

Fuente: American Journal of Psychiatry.

Deja un comentario