SALUD MENTAL

Un nuevo enfoque psicoterapéutico puede aliviar la ansiedad a largo plazo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según un nuevo ensayo clínico, el añadir un nuevo enfoque terapéutico llamado entrevista motivacional junto con la terapia cognitivo conductual estándar  mejora los síntomas a largo plazo en el trastorno de ansiedad generalizada.

La entrevista motivacional es un tipo de tratamiento centrado en el paciente que ayuda al terapeuta a expresa empatía hacia el paciente, sobre todo en pacientes con resistencia que no saben cómo renunciar a sus preocupaciones y ansiedades. El enfoque ayuda a los terapeutas a que validan los ambivalentes de los pacientes, reduciendo así la posibilidad de un choque de voluntades entre el paciente y el terapeuta.

“La gente puede entrar en la terapia con sentimientos  ambivalentes tanto de querer cambiar y ser reacios a cambiar”, dijo el Dr. Michael Constantino investigador y psicoterapeuta de la Universidad de Massachusetts Amherst.

“Ellos pueden estar reacios a dejar de lado algo que es tan familiar, algo que sirve como un instrumento de adaptación. Es decir, la preocupación es útil para ellos si consideran que les ayuda a mantenerlos centrados y actuar de manera responsable”.

Constantino dijo que el trastorno de ansiedad generalizada  es una condición muy difícil de tratar, e incluso con un ciclo completo de la terapia cognitivo conductual estándar, que es el método de oro de largo plazo donde menos de la mitad de los pacientes reaccionan. Por tal motivo nosotros queríamos hacer algo para mejorar los resultados en la salud mental de los pacientes para este trastorno muy comúnmente encontrado”.

Constantino dijo que la idea es agregar la entrevista motivacional durante la etapa ambivalente del paciente ayuda a resolver cualquier resistencia al terapeuta o intervención.

“En lugar de decirte que debes cambiar, te ayuda a entender por qué es difícil para los pacientes cambiar”, dijo Constantino. “Los pacientes tienden a mejorar cuando se utilizan estrategias de entrevista motivacional en la etapa de la resistencia; para que saquen el máximo partido de la terapia”.

Para el estudio, los investigadores reclutaron 85 pacientes con trastorno de ansiedad generalizada en Toronto, Canadá,  para asistir a 15 sesiones de terapia. Un total de 43 pacientes fueron asignados al azar para recibir solamente terapia cognitivo conductual estándar, y 42 fueron asignados para recibir terapia cognitivo conductual estándar  junto con la  entrevista motivacional.

“Aunque los principales resultados no se dieron inmediatamente después del tratamiento. Se observó que durante un período de seguimiento después de un año, los pacientes que recibieron la terapia combinada tuvieron mejoras significativas en comparación con aquellos que solo recibieron terapia cognitivo conductual estándar “concluyó Constantino.

Fuente: Journal of Consulting and Clinical Psychology.

Deja un comentario