NOTICIAS

Un nuevo estudio aporta conocimiento sobre la creatividad y la recompensa en el cerebro

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Si bien la creatividad es una de las habilidades más distintivas de la humanidad, obviamente no es necesaria para la supervivencia porque muchas especies que no la poseen han logrado florecer mucho más tiempo que los humanos.

Entonces, ¿qué impulsó el desarrollo evolutivo de la creatividad?

Un nuevo estudio de neuroimagen dirigido por Yongtaek Oh, candidato a doctorado de la Universidad de Drexel, y el Dr. John Kounios, profesor en la Facultad de Artes y Ciencias de Drexel y director de su Laboratorio de Investigación de Creatividad, descubrieron que la creatividad desencadena un estallido de actividad en el sistema de recompensa del cerebro: el mismo sistema de recompensa que responde a comidas deliciosas, sustancias adictivas, orgasmos y otros placeres básicos.

Debido a que la actividad del sistema de recompensas motiva los comportamientos que la producen, es probable que las personas que experimentan recompensas neuronales relacionadas con la comprensión participen en otras actividades relacionadas con la creatividad, potencialmente excluyendo otras actividades, algo que muchos aficionados a los rompecabezas, devotos de novelas de misterio, según Kounios, los artistas hambrientos y los investigadores mal pagados pueden resultar familiares.

“El hecho de que la evolución ha vinculado la generación de nuevas ideas y perspectivas al sistema de recompensa del cerebro humano puede explicar la proliferación de la creatividad y el avance de la ciencia y la cultura”, dijo Kounios.

El estudio se centró en el fenómeno de los momentos llamados  “aha”, o creación de ideas, como instancias prototípicas de creatividad, según los investigadores. Las ideas son experiencias repentinas de perspectivas, ideas o soluciones no obvias que pueden conducir a inventos y otros avances. Muchas personas informan que las ideas están acompañadas por una oleada de placer que expande la mente.

El equipo registró los electroencefalogramas de alta densidad (EEG) de las personas mientras resolvían los acertijos de anagramas, lo que les obligaba a descifrar un conjunto de letras para encontrar una palabra oculta. Estos acertijos sirven como modelos a pequeña escala de formas más complejas de resolución de problemas y generación de ideas, explicaron los investigadores. Observaron qué soluciones se lograron como ideas que repentinamente surgieron en la conciencia, en contraste con las soluciones que se generaron al reorganizar metódicamente las letras para buscar el orden correcto.

Los sujetos de prueba también completaron un cuestionario que midió su “sensibilidad de recompensa”, un rasgo básico de personalidad que refleja el grado en que un individuo generalmente está motivado para obtener recompensas.

Los sujetos de prueba mostraron una explosión de ondas cerebrales de “banda gamma” de alta frecuencia asociadas con soluciones de momentos “aha”, según los hallazgos del estudio. Sin embargo, solo las personas altamente sensibles a la recompensa mostraron una explosión adicional de ondas gamma de alta frecuencia aproximadamente una décima de segundo después. Esta segunda explosión se originó en la corteza orbitofrontal, una parte del sistema de recompensa del cerebro, anotaron los investigadores.

El estudio muestra que algunas personas experimentan ideas creativas como intrínsecamente gratificantes, dijeron.

Debido a que esta explosión de actividad neuronal relacionada con la recompensa ocurrió tan rápidamente después de la visión inicial, solo una décima de segundo, no resultó de una evaluación consciente de la solución. Más bien, esta respuesta rápida de recompensa fue desencadenada o integrada con la percepción en sí misma, dijeron los investigadores.

Los sujetos de prueba de baja sensibilidad de recompensa experimentaron casi tantas ideas como las de alta sensibilidad de recompensa, pero sus ideas no desencadenaron una respuesta de recompensa neuronal significativa. Eso significa que la recompensa neuronal no es un acompañamiento necesario para la comprensión, aunque ocurre en muchas personas, dijeron los investigadores.

Este estudio sugiere que las mediciones de la sensibilidad de recompensa general pueden ayudar a predecir quién practicará, desarrollará y expandirá sus habilidades creativas con el tiempo.

El estudio fue publicado en la revista NeuroImage.

Fuente: Universidad de Drexel

Deja un comentario