SOCIAL

Un nuevo estudio confirma el vínculo entre la violencia mediática y la agresión en las culturas

PAD
Edición de Contenido por PAD

Un nuevo estudio de adultos jóvenes en siete países muestra que la violencia mediática es un fuerte factor de riesgo que contribuye a un comportamiento agresivo, independientemente de la cultura.

Para el estudio, investigadores de la Universidad Estatal de Iowa (ISU) encuestaron a 2.154 adolescentes y adultos jóvenes en Australia, China, Croacia, Alemania, Japón, Rumania y los Estados Unidos. La edad promedio era de 21 años y el 38% de los participantes eran varones. Se pidió a los participantes que enumeraran sus programas de televisión, películas y videojuegos más frecuentemente vistos o jugados, y que evaluaran el nivel de violencia. Los investigadores también recopilaron datos sobre el comportamiento agresivo y la empatía.

El equipo de investigación identificó cuatro conclusiones clave del estudio:

  • El uso de medios violentos estuvo relacionado positivamente y significativamente con el comportamiento agresivo en todos los países
  • La exposición se relacionó con un mayor pensamiento agresivo y menor empatía
  • La violencia mediática siguió siendo significativa incluso después de controlar otros factores de riesgo
  • El efecto de la violencia mediática fue mayor que todos los demás factores de riesgo, excepto la delincuencia de pares

“Esta es una fuerte evidencia de que los principales procesos psicológicos que causan la repetición de la violencia en los medios de comunicación que llevan a una mayor agresividad son esencialmente los mismos a través de las culturas, al menos durante los tiempos normales”, dijo el líder del estudio Craig Anderson, distinguido profesor de psicología en ISU.

“Sin embargo, creemos que las condiciones culturales y sociales locales pueden influir en estos procesos cuando esas condiciones son más extremas”.

Anderson continuó explicando que en las sociedades devastadas por la guerra, la exposición a la violencia mediática puede haber aumentado los efectos debido a la violencia real que los niños y los adolescentes experimentan diariamente. Por otro lado, el efecto de la violencia mediática podría ser menor en condiciones tan extremas.

Además de medir la violencia mediática, el equipo de investigación examinó otros cinco factores de riesgo de conducta agresiva: delincuencia vecinal, delincuencia entre compañeros, victimización entre compañeros, violencia de género y crianza abusiva.

Combinados, estos factores predijeron significativamente el comportamiento agresivo y como agrupados eran más poderosos que cualquier factor individual. Los hallazgos muestran que la violencia mediática fue el segundo predictor más importante.

A continuación se presentan los seis principales factores de riesgo de comportamiento agresivo y cómo cada uno contribuye al riesgo general:

  • Delincuencia de pares – 28 por ciento
  • Violencia en los medios de comunicación – 23 por ciento
  • La victimización de pares – el 17 por ciento
  • Violencia de género – 12 por ciento
  • Delincuencia vecinal – 11 por ciento
  • Paternidad abusiva – 9 por ciento

“Los hallazgos sugieren fuertemente que la violencia mediática es similar a otros factores de riesgo conocidos para la agresión”, dijo Douglas Gentile, profesor de Psicología de ISU y uno de los coautores.

“Eso no quiere decir que la violencia mediática merece una atención especial, pero que debe considerarse tan seriamente como otros factores de riesgo como el de un hogar roto. Lo que más importa, sin embargo, no es un factor de riesgo aislado, sino cómo pueden combinarse para aumentar el riesgo de agresión”.

Anderson señala que, aunque los hallazgos se basaron en autoinformes y el estudio fue transversal, la gran muestra diversa permitió comparaciones directas de los efectos de la violencia mediática en muchas culturas.

El estudio también refuta las afirmaciones de la industria del entretenimiento que descartan todos los efectos de la violencia mediática.

“Hay grupos altamente motivados y dedicados a negar los hallazgos científicos de daño, como lo ha sido la negativa de la industria del tabaco durante décadas al negar los efectos nocivos de sus productos sobre el cáncer”, dijo Anderson. “Este estudio contradice claramente el negacionismo que actualmente domina las noticias de los medios de comunicación sobre los efectos de la violencia mediática”.

Fuente: Journal Personality and Social Psychology Bulletin.

Deja un comentario