AUTOAYUDA

Una solución rápida para mejorar el estado de ánimo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La vida es un evento emocional con altibajos. Estar de mal humor no es agradable y todos tenemos soluciones para levantar el ánimo. A veces, esto puede implicar ir a correr, tomar una copa de vino o quizás consumir un trozo de chocolate. Si bien estas actividades pueden ser beneficiosas, una nueva investigación sugiere que deberíamos dirigirnos hacia el exterior y, en lugar de centrarnos en las formas de sentirnos mejor, desearles lo mejor a los demás.

“Caminar y ofrecer bondad a otros en el mundo reduce la ansiedad y aumenta la felicidad y los sentimientos de conexión social”, dijo Douglas Gentile, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Iowa. Gentile y su equipo de investigación constituido por Dawn Sweet, profesora principal de psicología, y Lanmiao He, estudiante de posgrado en psicología, descubrieron que la estrategia es simple, no lleva mucho tiempo y se incorpora fácilmente a nuestras actividades diarias.

Gentile, Sweet y He probaron los beneficios de tres técnicas diferentes destinadas a reducir la ansiedad y aumentar la felicidad o el bienestar.

Los investigadores hicieron que los estudiantes universitarios caminaran alrededor de un edificio durante 12 minutos y practicaran una de las siguientes estrategias:

Amor-bondad: mirando a la gente que ven y pensando para sí mismos, “Deseo que esta persona sea feliz”. Se alentó a los estudiantes a que lo dijeran realmente como lo pensaban.

Interconexión: mirando a las personas que ven y pensando en cómo están conectados entre sí. Se sugirió que los estudiantes piensen en las esperanzas y los sentimientos que pueden compartir o que podrían tomar una clase similar.

Comparación social a la baja: mirando a las personas que ven y pensando en cómo pueden estar mejor que cada una de las personas con las que se encontraron.

El estudio también incluyó un grupo de control en el que se instruyó a los estudiantes para mirar a las personas y centrarse en lo que vieron en el exterior, como ropa, combinaciones de colores y texturas, así como también maquillaje y accesorios. Todos los estudiantes fueron encuestados antes y después de la caminata para medir la ansiedad, la felicidad, el estrés, la empatía y la conexión. Los resultados del estudio aparecen en el Journal of Happiness Studies.

Para el estudio, los investigadores compararon cada técnica con el grupo de control y encontraron que quienes practicaban la bondad amorosa o deseaban que otros se sintieran más felices, más conectados, cariñosos, empáticos y menos ansiosos. El grupo de interconexión fue más empático y conectado. La comparación social descendente no mostró ningún beneficio y fue significativamente peor que la técnica de bondad amorosa.

Los estudiantes que se comparaban con los demás se sentían menos empáticos, cariñosos y conectados que los estudiantes que extendían buenos deseos a los demás. Aunque los estudios anteriores han demostrado que la comparación social a la baja tiene un efecto amortiguador cuando nos sentimos mal con nosotros mismos, los investigadores encontraron lo contrario.

“En su núcleo, la comparación social a la baja es una estrategia competitiva”, dijo Sweet. “Eso no quiere decir que no pueda tener algún beneficio, pero la mentalidad competitiva se ha relacionado con el estrés, la ansiedad y la depresión “.

Los investigadores también examinaron cómo reaccionaban los diferentes tipos de personas a cada técnica. Esperaban que las personas que eran naturalmente conscientes pudieran beneficiarse más de la estrategia de bondad amorosa, o que las personas narcisistas que pudieran tener dificultades para desear que los demás sean felices lo logren hacer de verdad. Y estaban algo sorprendidos por los resultados.

“Esta práctica simple es valiosa independientemente de su tipo de personalidad”, dijo. “Extender la bondad amorosa a los demás funcionó igual de bien para reducir la ansiedad, aumentar la felicidad, la empatía y los sentimientos de conexión social”.

Los investigadores creen que los resultados del estudio sugieren que la participación en las redes sociales para mejorar el estado de ánimo puede ser arriesgada, ya que el uso de las redes sociales permite realizar comparaciones.

“Es casi imposible no hacer comparaciones en las redes sociales”, dijo Gentile. “Nuestro estudio no probó esto, pero a menudo sentimos envidia, celos, enojo o decepción en respuesta a lo que vemos en las redes sociales, y esas emociones interrumpen nuestra sensación de bienestar”.

La comparación funciona bien cuando estamos aprendiendo algo o haciendo una elección, dijo Gentile. Por ejemplo, de niños aprendemos observando a otros y comparando sus resultados con los nuestros. Sin embargo, cuando se trata de bienestar, la comparación no es tan efectiva como la bondad amorosa, que mejora constantemente la felicidad.

Fuente: Universidad Estatal de Iowa

Deja un comentario