Psicología al Día

agradable

Según Filip Fors Connolly e Ingemar Johansson Sevä de la Universidad de Umeå en Suecia, existen sólidas razones teóricas para la falta de avance que muestran las personas que son demasiado amables. En correspondencia con el rasgo de amabilidad de la personalidad de los Cinco Factores, la cualidad de amabilidad es una que puede obstaculizar el potencial de un individuo para llegar a la cima. A otras personas les pueden gustar los que son crónicamente agradables, pero no necesariamente los eligen para ser líderes.

Connolly y Sevä observan que “Una explicación de la débil asociación entre amabilidad y estatus puede ser que las personas con un alto nivel en este rasgo están más motivadas para agradar que para ser admiradas”. Los autores continúan explicando que “uno puede respetar a alguien a quien no le agrada (un rival consumado) y no respetar a alguien a quien ve como un bufón amistoso”. Puede que tu amigo no sea un bufón, pero ¿lo considerarías un rival consumado?

Los autores suecos señalan que cuando se trata de satisfacción con la vida, existen dos influencias potencialmente clave relacionadas con la posición de un individuo en la “escala local” o grupo social. Las personas se mueven a los peldaños más altos de esta escalera cuando tienen fuerza en dos cualidades básicas. Como señalan los autores, “cualquier encuentro social o relación interpersonal se puede caracterizar en términos del grado en que se percibe que cada individuo tiene un valor social instrumental (estatus, respeto) y un valor relacional (aceptación, agrado)”.

Refiriéndose al valor instrumental como “estatus” y al valor relacional como “inclusión”, los autores buscaron probar las asociaciones entre estas cualidades y la satisfacción con la vida según la influencia de la personalidad. Sus hipótesis predijeron que, con niveles más bajos de estatus, los muy agradables no reciben respeto y admiración, dejándolos deficientes en este factor clave que contribuye a los sentimientos de bienestar.

Con una muestra en línea de 3780 adultos (de 18 a 65 años en adelante) que viven en Australia, Dinamarca y Suecia, Connolly y Sevä midieron los rasgos de personalidad, la satisfacción con la vida, el estado y la inclusión de Five Factor con breves cuestionarios.

Para comprender los instrumentos que miden el estado y la inclusión, intente calificarse en los siguientes elementos:

(Escala de 1 a 5):

  • Tengo un alto nivel de respeto a los ojos de los demás.
  • Tengo un alto nivel social.
  • Otros me admiran.
  • Inclusión (escala de 0 a 6):
  • Me siento cerca de mi familia.
  • No hay nadie en mi familia de quien pueda depender para recibir apoyo y aliento (al revés).
  • Puedo depender de la ayuda de mis amigos.
  • No tengo amigos que me entiendan, pero desearía haberlo hecho (al revés).

En todas las muestras, los puntajes promedio por ítem fueron altos (aproximadamente 3.5 a 4), pero de interés clave para los investigadores fueron los valores predictivos de personalidad, inclusión y estado de satisfacción con la vida. Como comparación con la amabilidad, los autores también incluyeron puntuaciones de extraversión, un rasgo de personalidad que se sabe que está asociado con niveles más altos de medidas de clasificación social y, a su vez, satisfacción con la vida.

Como predijeron Connolly y Sevä, los participantes con mayor amabilidad que también tenían una alta calidad de inclusión tenían puntuaciones más altas de satisfacción con la vida. El estatus no jugó ningún papel en la predicción de la satisfacción de los muy agradables. Sin embargo, dejando de lado el papel de la inclusión, las personas con un alto nivel de amabilidad en general tenían niveles más bajos de satisfacción con la vida. Por el contrario, las personas con una alta extraversión tenían puntuaciones más altas de inclusión y estatus, lo que contribuyó a una mayor satisfacción con la vida.

Al interpretar los hallazgos de extraversión versus amabilidad, los autores sugieren que “si los altos niveles de satisfacción con la vida dependen de ser incluidos y admirados, los rasgos que aumentan ambas necesidades tendrán un impacto mayor en comparación con los rasgos que solo satisfacen una de estas necesidades.”

El costo de ser agradable, entonces, es que sus posibilidades de recibir ambos contribuyentes al estatus social se reducen, dejándolo con menos recursos para contribuir a su sensación general de bienestar. Las personas agradables, como señalan los autores, “corren el riesgo de ser explotadas en situaciones sociales”, lo que las lleva a ser menos capaces de cumplir con sus objetivos individuales.

En resumen, la persona muy agradable es definitivamente más agradable tenerla como amigo, miembro de la familia y compañero. Si pertenece a esta categoría, ser consciente de los riesgos de explotación puede ser una forma de asegurarse de que esta bondad no se interponga en sus propios sentimientos de satisfacción.

Fuente: Scandinavian Journal of Psychology

Fors Connolly, F., & Johansson Sevä, I. (2021). Agreeableness, extraversion and life satisfaction: Investigating the mediating roles of social inclusion and status. Scandinavian Journal of Psychology. doi: 10.1111/sjop.12755

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *