Muere a los 100 años el Dr. Aaron Beck, padre de la terapia cognitiva

Muere a los 100 años el Dr. Aaron Beck, padre de la terapia cognitiva

El Dr. Aaron T. Beck, un psicoterapeuta innovador considerado el padre de la terapia cognitiva, murió el pasado lunes 1° de noviembre, en su casa de Filadelfia. Había cumplido 100 años en julio.

El trabajo de Beck revolucionó el diagnóstico y tratamiento de la depresión y otros trastornos psicológicos. Murió pacíficamente mientras dormía, según el Instituto Beck de Terapia Cognitiva Conductual, que cofundó con su hija, la Dra. Judith Beck.

“Mi padre era una persona increíble que dedicó su vida a ayudar a los demás”, dijo la hija en un comunicado, sobre su padre que siguiera trabajando hasta su muerte. “Ha inspirado a estudiantes, médicos e investigadores durante varias generaciones con su pasión y su trabajo pionero”.

Beck desarrolló el campo de la terapia cognitiva, una forma clínica de psicoterapia, en la Universidad de Pennsylvania en la década de 1960. Donde se capacita a los pacientes para que identifiquen y descarten los pensamientos negativos irracionales sobre sí mismos, el mundo y el futuro.

Desarrolló el tratamiento después de descubrir que sus pacientes deprimidos experimentaban con frecuencia ideas negativas distorsionadas, las llamó «pensamientos automáticos».

A diferencia del psicoanálisis freudiano, que profundiza en la infancia de un paciente y busca conflictos internos ocultos, la terapia cognitiva dice que dar la vuelta a un monólogo interno autodespreciativo que es clave para aliviar muchos problemas psicológicos, a menudo en una docena de sesiones o menos.

Promocionó la idea con una máxima anti-freudiana: «Hay más en la superficie de lo que parece».

Beck descubrió que los pacientes que aprenden a reconocer la lógica defectuosa de sus pensamientos automáticos negativos, como «Siempre seré un fracaso» o «No le agrado a nadie», podrían aprender a superar sus miedos y pensar de manera más racional, lo que disminuyó su ansiedad y mejoró su estado de ánimo. Descubrió que los resultados perduraban mucho después de que terminaba la terapia, ya que los pacientes aprendían a confrontar esos pensamientos por sí mismos.

Las sesiones de terapia cognitiva siguen un formato estricto, que siempre incluye el establecimiento de metas para la sesión y la asignación de tareas. Además de la depresión, se ha utilizado para tratar afecciones que incluyen bulimia, ataques de pánico, fobia social, trastorno obsesivo-compulsivo y abuso de drogas.

La visión pragmática de la psicoterapia de Beck tenía sus escépticos. Algunos psicólogos llamaron a la terapia cognitiva superficial y poco más que un estímulo moral, pero se convirtió en un entrenamiento obligatorio para los residentes de psiquiatría.

Beck siempre respondió a los críticos con datos de su investigación. Publicó gran parte de su trabajo en su propia revista, Cognitive Therapy and Research, en parte porque otros profesionales de la salud mental ignoraron sus hallazgos.

Escribió o coescribió 17 libros, publicó más de 500 artículos y recibió honores por su trabajo, incluidos el Premio Lesker, el Premio Heinz y el Premio Sarnat del Instituto de Medicina.

La revista American Psychologist en 1982 nombró a Beck como uno de los 10 psicoterapeutas más influyentes de la historia.

Nacido en Providence, Rhode Island, y tercer hijo de inmigrantes judíos rusos de clase media, los primeros ejercicios de Beck en terapia cognitiva fueron sobre él mismo, luego de una hospitalización infantil a los 8 años. El niño atlético y Boy Scout se volvió temeroso de los hospitales y la sangre así comoel olor a éter podría hacerlo desmayar.

Dijo que superó esos miedos aprendiendo a ignorar su mareo y mantenerse ocupado con otras actividades.

Beck se graduó de la Universidad de Brown en 1942 y de la Escuela de Medicina de Yale en 1946. Después de trabajar en hospitales en Rhode Island , Massachusetts y Pensilvania, se unió al departamento de psiquiatría de Penn en 1954.

Como joven psicólogo, realizó experimentos que refutaban la teoría freudiana de que las personas estaban deprimidas porque de alguna manera necesitaban sufrir. Concluyó que la depresión no provenía del masoquismo, como creía Freud, sino de una baja autoestima.

El trabajo posterior de Beck investigó la efectividad de la terapia cognitiva como parte de un régimen de tratamiento para la esquizofrenia, el trastorno límite de la personalidad y para pacientes con intentos repetidos de suicidio.

A Beck le sobreviven su esposa durante más de 70 años, la ex juez estatal Phyllis Beck, quien también fue vicedecana de la facultad de derecho de Penn, junto con otros tres hijos, 10 nietos y 10 bisnietos.

Fuente: U.S. News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *