Reflexiones sobre el ‘lenguaje del amor’

Reflexiones sobre el ‘lenguaje del amor’

Si alguna vez has hojeado las páginas de una revista de estilo de vida para mujeres, es muy probable que te hayas topado con un cuestionario que promete responder a la pregunta «¿cuál es tu lenguaje de amor?».

O si las redes sociales son más tu estilo, no hay escasez de tweets, memes, GIF y TikToks que traen el concepto de «lenguajes del amor» a la corriente principal.

Esta teoría se originó a partir de un libro publicado en 1992, Los cinco lenguajes del amor, escrito por el autor y pastor estadounidense Gary Chapman. Chapman comenzó a notar tendencias en las parejas a las que asesoraba, percibiendo que no entendían las necesidades del otro.

Los cinco lenguajes del amor que propuso posteriormente son palabras de afirmación, tiempo de calidad, contacto físico, actos de servicio y recepción de regalos. Una preferencia por expresar y recibir amor de una de estas formas sobre las otras sería una indicación del principal lenguaje de amor de una persona.

Entonces, ¿qué podemos hacer con la teoría de los lenguajes del amor? ¿Hay evidencia detrás de esto? Vamos a ver.

Falta la ciencia

Todos usan la palabra «amor», pero en muchos aspectos, el amor romántico desafía una definición precisa. Es una construcción bastante nebulosa, que comprende diferentes componentes que se muestran y experimentan en una variedad de formas.

Aunque el modelo de lenguajes del amor ha ganado popularidad, se desarrolló en base a observaciones, en lugar de una investigación rigurosa. Y ha habido evidencia científica mínima publicada hasta la fecha para apoyar la idea de que las personas generalmente prefieren expresar y recibir amor en una de estas cinco formas, o explorar cómo estos lenguajes de amor influyen en las relaciones.

Del mismo modo, cualquier «cuestionario» utilizado para determinar el lenguaje de amor de las personas no tiene integridad como prueba científicamente válida.

Dicho todo esto, parecería que a las personas les fascina identificar los lenguajes del amor propios y ajenos.

Me encantan los idiomas y la compatibilidad.

La compatibilidad en las relaciones es importante. Las parejas que son similares, a diferencia de las opuestas, tienden a sentirse más atraídas entre sí y tienen relaciones más sostenibles.

Chapman sugiere que cuando los compañeros de relación tienen diferentes lenguajes de amor, pueden generar malentendidos. Un ejemplo sería si a uno le gusta tomarse de la mano (toque físico) y al otro no, o si a uno le gusta recibir cumplidos (palabras de afirmación) y el otro no los hace.

Asimismo, Chapman ha sugerido que las parejas que “hablan” el mismo lenguaje de amor deberían tener una mejor relación. Pero la investigación sobre esto ha sido mixta.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2017 no encontró que las parejas que compartían el mismo lenguaje de amor estuvieran relacionadas con mayores niveles de satisfacción en la relación. Sin embargo, un estudio de 2022 encontró que cuando las parejas compartían el mismo lenguaje de amor, reportaban niveles más altos tanto de satisfacción en la relación como de satisfacción sexual.

Aprender el lenguaje del amor de tu pareja

Chapman también sugirió que para una pareja en la que el lenguaje del amor no coincide, aprender el lenguaje del amor de la pareja puede facilitar la comunicación y aliviar los malentendidos. Argumentó que si una persona puede determinar y promulgar el lenguaje de amor de su pareja, allanará el camino para una mayor satisfacción en la relación .

Con la proximidad del Día de San Valentín, podría ser un buen momento para reflexionar sobre el lenguaje del amor de su pareja y cómo puede guiarse por él para celebrar el día. Por ejemplo, si favorece las palabras de afirmación, considere cuidadosamente lo que escribe en su tarjeta. Si su lenguaje de amor son los actos de servicio, es posible que le guste cocinar su comida favorita.

Si hay o no ciencia en esta teoría en particular podría no importar tanto. No hay duda de que se puede encontrar valor en expresar su amor por su pareja de una manera reflexiva.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *