Nuestras expectativas sobre las vacunas pueden influir en los efectos secundarios que tengamos

Nuestras expectativas sobre las vacunas pueden influir en los efectos secundarios que tengamos

Un nuevo estudio encontró que las personas que estaban preocupadas por los posibles efectos secundarios después de vacunarse tenían más probabilidades de experimentar esos efectos secundarios.

Además de explicar por qué algunas personas se sienten mal después de recibir un pinchazo, los hallazgos también pueden ayudar a guiar los esfuerzos para convencer a las personas que dudan de que se vacunen.

Investigaciones anteriores han demostrado que los factores psicosociales pueden afectar el éxito o los efectos secundarios de ciertos tratamientos, pero esta es la primera en investigar ese vínculo con respecto a las vacunas COVID-19.

El estudio incluyó a 551 adultos estadounidenses no vacunados a quienes se les preguntó sobre sus expectativas de siete efectos secundarios comunes de las vacunas ampliamente publicitados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.: Dolor en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, náuseas y fatiga.

Los participantes también proporcionaron información sociodemográfica y fueron evaluados para detectar síntomas de depresión y preocupación general por la pandemia.

Durante los siguientes tres meses, los investigadores hicieron un seguimiento de los participantes ahora completamente vacunados para averiguar cuál de los siete efectos secundarios experimentaron.

«Encontramos un vínculo claro entre lo que la gente esperaba y lo que experimentaron», dijo la coautora del estudio Kelly Clemens, estudiante de doctorado que estudia psicología experimental en la Universidad de Toledo en Ohio.

«Esos factores psicológicos son predictivos más allá de los otros factores que sabíamos que estaban involucrados en la predicción de efectos secundarios, como la vacuna específica que alguien recibió, su edad o si previamente tenía COVID-19», dijo Clemens en un comunicado de prensa de la universidad.

«Es importante ver cómo las variables psicológicas pueden estar correlacionadas con la forma en que las personas responden a estas vacunas», dijo el autor principal del estudio, Andrew Geers, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de Toledo.

«Nuestra investigación muestra claramente que las personas que esperaban síntomas como dolores de cabeza, fatiga o dolor en el lugar de la inyección eran mucho más propensas a experimentar esos efectos secundarios que aquellos que no los anticiparon», dijo Geers en el comunicado. «Si somos capaces de replantearnos y pensar en los efectos secundarios de manera diferente, podríamos reducir la experiencia de los efectos secundarios».

El estudio aparece en la edición en línea del 4 de noviembre de la revista Psychotherapy and Psychosomatics .

Fuente: Universidad de Toledo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.