Cómo la percepción del tiempo influye en la curación física

Cómo la percepción del tiempo influye en la curación física

Cada vez que se plantea una idea como “tú creas tu realidad” o “puedes hacer que algo exista”, un crítico de esta posición estará disponible para descartarla como pseudopsicología. Se ha publicado otro estudio para reforzar las credenciales científicas de la posición de que las cogniciones influyen en la realidad material.

La idea de que nuestras creencias dan forma al mundo que nos rodea ya se ha demostrado en varios planos, incluido el ámbito del autocontrol (Job, Dweck y Walton, 2010) y el estrés/euestrés (Folkman, 2007). El libro de David Robinson, The Expectation Effect, defiende con fuerza la influencia de nuestros pensamientos en la experiencia. Al mismo tiempo, terapias como la terapia cognitivo-conductual (TCC) se basan en la idea de que los pensamientos tienen una gran influencia.

El propio trabajo de Aungle y Langer (2023) cita ejemplos como la influencia de las creencias sobre la capacidad genéticamente determinada en términos de capacidad de ejercicio y saciedad; En ambos experimentos, la información que recibieron los participantes sobre su capacidad influyó en sus respuestas fisiológicas.

El nuevo estudio

El reciente estudio de Aungle y Langer es sorprendente porque informa sobre la influencia de la percepción sobre una fuerza que es fuertemente física y material y aparentemente directamente causal.

Los autores hicieron que sus 33 participantes se sometieran a una terapia de ventosas (una terapia antigua que implicaba rotura de la piel, generalmente en forma de pequeños cortes) en diferentes partes del cuerpo antes de colocarlos en diferentes condiciones temporales.

El grupo de control estuvo expuesto a un reloj que funcionaba normalmente durante 28 minutos, mientras que los otros dos grupos también experimentaron 28 minutos de tiempo real. Sin embargo, un grupo creía que había experimentado 14 minutos (tiempo lento), mientras que el otro creía que había experimentado 56 minutos (tiempo rápido). Se tomaron fotografías de sus cortes justo después de haberlos realizado y luego de 28 minutos. Luego, un grupo independiente de participantes calificó los niveles de curación.

Los autores informan que hubo diferencias significativas entre los niveles de curación entre el grupo de 56 min y el grupo de 28 min (p<0,0001), el grupo de 56 min y el grupo de 14 min (p=<0,0001), y también entre el grupo de 28 min y 14 min, aunque con un valor de p más alto de 0,034.

Su trabajo es otro desafío al dualismo cartesiano que separa la mente del cuerpo y podría incluso usarse como un desafío al materialismo duro. En cambio, los autores hablan de la “unidad mente-cuerpo” bidireccional.

El trabajo de los autores también ha informado que los niveles de glucosa en sangre están más influenciados por el tiempo percibido que por el «tiempo del reloj» y que la actividad del electroencefalograma (EEG) y el rendimiento cognitivo dependían del sueño percibido en lugar del sueño real.

En la raíz de estudios como este, y de las conversaciones que surgen de ellos, está la idea de las ideas autocumplidas. Si bien las discusiones continúan y se siguen intercambiando pruebas, tal vez un reenvasado y una transferencia de la Apuesta de Pascal podría ser beneficioso. Dado el nivel cada vez mayor de apoyo a la posición de que nuestros pensamientos moldean fundamentalmente nuestras realidades, ¿no sería favorable moldear nuestros pensamientos lo mejor que podamos para que se alineen con la salud, el éxito y la adaptabilidad?

Esto podría comenzar por hacer un balance de nuestras cogniciones y reflexionar sobre cuáles podrían beneficiarse de cierto grado de ajuste.

Fuente: Psychology Today

Articulo original: Aungle, P., Langer, E. Physical healing as a function of perceived time. Sci Rep 13, 22432 (2023). https://doi.org/10.1038/s41598-023-50009-3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *