Contar con buenos escuchas contribuye a mantener tu cerebro sano

En un estudio que se publicó el pasado 16 de agosto en JAMA Network Open, los investigadores observaron que simplemente tener a alguien disponible la mayor parte o todo el tiempo con quien pueda contar para que lo escuche cuando necesite hablar se asocia con una mayor resiliencia cognitiva, una medida de la capacidad del cerebro para funcionar mejor de lo que se esperaría debido a la cantidad de cambios físicos relacionados con el envejecimiento o las enfermedades en el cerebro, que muchos neurólogos creen que se pueden impulsar al participar en actividades estimulantes mentalmente, ejercicio físico e interacciones sociales positivas.

«Pensamos en la resiliencia cognitiva como un amortiguador de los efectos del envejecimiento y las enfermedades cerebrales», dice el investigador principal Joel Salinas, que trabaja en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y es miembro de la Centro de Neurología Cognitiva del Departamento de Neurología. «Este estudio se suma a la creciente evidencia de que las personas pueden tomar medidas, ya sea por sí mismas o por las personas que más les importan, para aumentar las probabilidades de que retrasen el envejecimiento cognitivo o prevengan el desarrollo de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, algo que es todo lo más importante dado que todavía no tenemos una cura para la enfermedad «.

Se estima que 5 millones de estadounidenses viven con la enfermedad de Alzheimer, una afección progresiva que afecta principalmente a las personas mayores de 65 años e interfiere con la memoria, el lenguaje, la toma de decisiones y la capacidad de vivir de forma independiente. Salinas dice que, si bien la enfermedad generalmente afecta a una población mayor, los resultados de este estudio indican que las personas menores de 65 años se beneficiarían al hacer un balance de su apoyo social. Por cada unidad de disminución en el volumen cerebral, los individuos de 40 y 50 años con baja disponibilidad de escucha tenían una edad cognitiva cuatro años mayor que aquellos con alta disponibilidad de escucha.

«Estos cuatro años pueden ser increíblemente valiosos. Con demasiada frecuencia pensamos en cómo proteger la salud de nuestro cerebro cuando seamos mucho mayores, después de haber perdido mucho tiempo para construir y mantener hábitos saludables para el cerebro», comenta Salinas. «Pero hoy, ahora mismo, puede preguntarse si realmente tiene a alguien disponible para escucharlo de una manera comprensiva y preguntarles lo mismo a sus seres queridos. Tomar esa simple acción pone en marcha el proceso para que, en última instancia, tenga mejores probabilidades de salud cerebral a largo plazo y la mejor calidad de vida que pueda tener».

Salinas también recomienda que los médicos consideren agregar esta pregunta a la parte estándar del historial social de una entrevista con un paciente: preguntar a los pacientes si tienen acceso a alguien con quien puedan contar para escucharlos cuando necesiten hablar. «La soledad es uno de los muchos síntomas de la depresión y tiene otras implicaciones para la salud de los pacientes», dice Salinas. «Este tipo de preguntas sobre las relaciones sociales de una persona y los sentimientos de soledad pueden decirle mucho sobre las circunstancias sociales más amplias de un paciente, su salud futura y cómo le está yendo realmente fuera de la clínica».

Los investigadores utilizaron una de las cohortes comunitarias de más larga duración y más estrechamente monitoreadas en los EE. UU., el “Framingham Heart Study” (FHS), como fuente de los 2171 participantes de su estudio, con una edad promedio de 63 años. La disponibilidad de interacciones sociales de apoyo que incluyen escuchar, buenos consejos, amor y afecto, suficiente contacto con las personas cercanas y apoyo emocional.

La resiliencia cognitiva de los participantes del estudio se midió como el efecto relativo del volumen cerebral total del cerebro en la cognición global, utilizando escáneres de resonancia magnética y evaluaciones neuropsicológicas tomadas como parte de la FHS. Los volúmenes cerebrales más bajos tienden a asociarse con una función cognitiva más baja, y en este estudio, los investigadores examinaron el efecto modificador de las formas individuales de apoyo social en la relación entre el volumen cerebral y el rendimiento cognitivo.

La función cognitiva de los individuos con mayor disponibilidad de una forma específica de apoyo social fue mayor en relación con su volumen cerebral total. Esta forma clave de apoyo social era la disponibilidad del oyente y estaba altamente asociada con una mayor resiliencia cognitiva.

Los investigadores señalan que un estudio más a fondo de las interacciones sociales individuales puede mejorar la comprensión de los mecanismos biológicos que vinculan los factores psicosociales con la salud del cerebro. «Si bien todavía hay muchas cosas que no entendemos acerca de las vías biológicas específicas entre factores psicosociales como la disponibilidad del oyente y la salud del cerebro, este estudio da pistas sobre razones biológicas concretas por las que todos deberíamos buscar buenos oyentes y convertirnos en mejores oyentes» concluye Salinas.

Fuente: NYU Langone Health/NYU Grossman School of Medicine

Articulo fuente:

Joel Salinas et al. Association of Social Support With Brain Volume and Cognition. JAMA Netw Open, 2021 DOI: 10.1001/jamanetworkopen.2021.21122

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.