Un gran avance en el tratamiento del Alzheimer

Un gran avance en el tratamiento del Alzheimer

Un reciente estudio doble ciego, aleatorizado, controlado y de seis semanas de duración ha descubierto que una técnica de estimulación cerebral no invasiva puede mejorar notablemente las funciones cognitivas en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Este hallazgo, publicado en General Psychiatry, abre nuevas vías para controlar una afección que actualmente tiene opciones de tratamiento limitadas.

La estimulación transcraneal de corriente directa, a menudo abreviada como tDCS, es una forma de estimulación cerebral indolora y no invasiva. Implica utilizar un dispositivo que envía una corriente eléctrica de baja intensidad a través del cerebro. Se cree que esta corriente cambia la forma en que funcionan las células cerebrales, mejorando potencialmente las capacidades cognitivas. A diferencia de otras formas de estimulación cerebral, la tDCS no requiere cirugía y generalmente se considera segura, con efectos secundarios mínimos.

La enfermedad de Alzheimer, un trastorno cerebral progresivo, afecta gravemente a la memoria y las habilidades de pensamiento, disminuyendo la capacidad para realizar las tareas más simples. Los tratamientos actuales implican principalmente medicamentos, pero ofrecen una efectividad limitada y presentan un riesgo de efectos secundarios, especialmente en adultos mayores con otros problemas de salud.

Investigaciones anteriores han sugerido que las técnicas de estimulación cerebral como la tDCS podrían mejorar las capacidades cognitivas no sólo en individuos sanos sino también en aquellos con problemas de salud mental. Esto llevó al equipo de investigadores de Zhejiang, China, a explorar el potencial de la tDCS para los pacientes con Alzheimer, particularmente dada la necesidad de opciones de tratamiento más efectivas y menos invasivas.

El estudio se llevó a cabo durante un lapso de dos años y medio e involucró a 140 participantes, que fueron reclutados en el Hospital Ningbo Kanging, el Segundo Hospital Popular de Lishui, el Segundo Hospital Popular de Taizhou y el Tercer Hospital Popular Yu Yao entre enero de 2020 y julio de 2022. Los participantes, todos diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer, se dividieron en dos grupos. Un grupo recibió estimulación cerebral activa, mientras que el otro, el grupo de control, recibió un tratamiento simulado: una simulación del tratamiento real pero sin ningún efecto terapéutico.

El tratamiento implicó colocar electrodos de esponja en áreas específicas de la cabeza y realizar una sesión de estimulación de 20 minutos dos veces al día. Las corrientes eléctricas se dirigieron a la corteza prefrontal, un área del cerebro responsable de funciones complejas que incluyen planificación, toma de decisiones, memoria de trabajo, regulación de comportamientos sociales y supervisión de ciertos elementos del habla y el lenguaje.

Esta rutina se siguió cinco días a la semana durante seis semanas continuas, con un total de 30 sesiones. Los participantes no sabían si estaban recibiendo el tratamiento tDCS real o el simulacro.

De la muestra total, 133 pacientes completaron con éxito la intervención de 2 semanas y 124 completaron la intervención de 6 semanas. Si bien hubo varias razones por las que los participantes abandonaron, nadie citó la incomodidad como motivo para retirarse.

Después de seis semanas de tratamiento, el grupo que recibió la estimulación cerebral real mostró mejoras significativas en varias funciones cognitivas en comparación con las mediciones iniciales tomadas al inicio del estudio. Estas mejoras no se observaron en el grupo que recibió el tratamiento simulado.

Más detalladamente, las mejoras en el grupo de tratamiento fueron notables en áreas como la recuperación de la memoria, la comprensión de instrucciones y el reconocimiento de palabras. Además, una evaluación llamada Mini-Examen del Estado Mental, que es una herramienta estándar utilizada para medir el deterioro cognitivo, mostró mejoras notables en el grupo de tratamiento.

Curiosamente, el estudio también midió un concepto conocido como potencial evocado motor, que es una medida de plasticidad neuronal, que se refiere a la capacidad del cerebro para reorganizarse formando nuevas conexiones neuronales. Después de seis semanas, el grupo de tratamiento mostró una mayor plasticidad neuronal, lo que indica un vínculo potencial entre la estimulación y una mejor función cerebral.

Si bien los resultados son prometedores, el estudio tiene varias limitaciones. En primer lugar, el tamaño de la muestra, aunque considerable, todavía era limitado. Se necesitan estudios más extensos para confirmar estos hallazgos. En segundo lugar, el estudio no incluyó neuroimágenes, como las resonancias magnéticas, que podrían proporcionar más información sobre cómo la estimulación cerebral afecta las redes cerebrales. En tercer lugar, el estudio careció de un seguimiento a largo plazo, necesario para comprender la duración de la eficacia del tratamiento. Es probable que las investigaciones futuras se centren en estas áreas, integrando potencialmente marcadores biológicos y de neuroimagen más completos para profundizar nuestra comprensión del papel de la estimulación cerebral en el tratamiento del Alzheimer.

Fuente: General Psychiatry

Articulo original: Titulo: “Impact of twice-a- day transcranial direct current stimulation intervention on cognitive function and motor cortex plasticity in patients with Alzheimer’s disease“. Autores: Xingxing Li, Lei Chen, Kunqiang Yu, Wenhao Zhuang, Hui Zhu, Wenqiang Xu, Hui Yan, Gangqiao Qi, Dongsheng Zhou y Shaochang Wu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *