Una alternativa eficaz de reducir el suicidio

Una alternativa eficaz de reducir el suicidio

El suicidio es la 10ª causa principal de muerte en los Estados Unidos, cobrándose 47,511 vidas en 2019. Desde entonces, el coronavirus ha cerrado negocios, ha retirado a los estudiantes de las escuelas y ha causado inestabilidad financiera a millones de hogares. Los suicidios tienen una tendencia al alza, especialmente en las comunidades más vulnerables y marginadas.

La escasez nacional de psiquiatras, especialmente en las comunidades rurales y de bajos ingresos, puede causar tiempos de espera de seis semanas o más para las personas que buscan tratamiento de salud mental. Para abordar el problema, la Asociación Americana de Psicología respalda la expansión de los privilegios de prescripción a los psicólogos que se someten a una amplia capacitación adicional en farmacología. Esta iniciativa impulsada para los psicólogos se llama el movimiento RxP. Una nueva investigación, así como la evidencia de un puñado de estados, muestra lo poderoso que podría ser.

En 2002, Nuevo México se convirtió en el primer estado en permitir que los psicólogos prescriban medicamentos. Los pacientes de psicólogos calificados que experimentan un episodio de salud podrían recibir atención integral y medicamentos potencialmente salvadores de vidas semanas o meses antes de lo que de otro modo habrían podido.

Louisiana, cuya tasa de suicidios está ligeramente por encima del promedio nacional, también fue uno de los primeros en moverse. Mientras que otros estados del sur han visto fuertes aumentos en sus tasas de suicidio desde 2005, el de Louisiana ha aumentado mucho más lentamente. Esta intervención es crucial en sus comunidades más desfavorecidas y propensas a los huracanes, donde los terribles efectos del cambio climático han afectado los medios de subsistencia y han tenido un gran costo mental en muchas personas.

De los 63 condados en Iowa que tienen menos de un psiquiatra por cada 100,000 personas, 20 condados tienen psicólogos disponibles. Empoderar a estos psicólogos para que prescriban medicamentos no reemplaza ni menosprecia a los psiquiatras: proporciona medicamentos de salud mental y conductual a las poblaciones que carecen de acceso a ellos.

Illinois hizo un simple cambio de política en 2014. El estado aprobó el Proyecto de Ley del Senado 2187, creando un camino para que los psicólogos prescriban medicamentos después de aproximadamente dos años de capacitación y experiencia farmacológica adicional. Esto puede no parecer una gran diferencia, pero para los residentes de los más de 50 condados de Illinois sin servicios psiquiátricos para pacientes hospitalizados para pacientes que experimentan episodios de salud mental deficientes, significa acceso a la atención dentro de sus propias comunidades.

Idaho, el último estado en ampliar el alcance de la práctica para los psicólogos, hizo este cambio en un momento crucial. Vio la mayor caída en el suicidio durante la pandemia de cualquier estado: una reducción de 3.5 personas por cada 100,000 en 2020.

Aún más dramáticamente, en una nueva investigación para el Centro de Crecimiento y Oportunidad de la Universidad Estatal de Utah, Agnitra Roy Choudhury y Alicia Plemmons encontraron que los estados que expandieron el conjunto de herramientas de los psicólogos de esta manera han visto una disminución de 5 a 7 puntos porcentuales en la pérdida de vidas como resultado del suicidio.

Esto representa miles de vidas estadounidenses que pueden salvarse mediante un cambio de política simple y de sentido común. Esperar semanas y semanas para una recomendación y visita del psiquiatra no es lo suficientemente rápido para alguien que experimenta una crisis.

Antes de la pandemia, el 5,2% de la población adulta había experimentado enfermedades mentales graves en el último año. De estos, casi 12 millones tenían pensamientos serios de suicidarse, y estas tasas están creciendo entre los adultos jóvenes y dentro de los grupos minoritarios. Y solo el 65.5% de los adultos que experimentan enfermedades mentales graves reciben servicios de salud mental. Capacitar a psicólogos para que intervengan antes en estos casos a través de la capacidad de incorporar tanto la terapia de conversación como la medicación psicotrópica ayuda a las personas en un momento en que son las más vulnerables.

Si bien casi una docena de otros estados han considerado expandir la autoridad prescriptiva de los psicólogos, no se han realizado nuevos cambios legislativos desde 2017. Sin embargo, durante la pandemia de coronavirus, casi 30 estados suspendieron las limitaciones o ampliaron las responsabilidades y tareas de las enfermeras practicantes, asistentes médicos, trabajadores de telesalud y muchos otros proveedores de atención primaria. Estos cambios ayudaron a abordar las necesidades inmediatas de las personas afectadas por el coronavirus, pero se ha prestado poca atención al proceso de curación de la salud mental a largo plazo.

Otorgar a los psicólogos el derecho a utilizar su capacitación y educación en mayor medida puede proporcionar estabilidad en tiempos sin precedentes. Este cambio de política no debe quedar en un segundo plano, ya que un psicólogo tarda años en completar la educación, la capacitación y las pruebas en psicofarmacología clínica. Cuanto antes más estados tomen medidas, más vidas se podrán salvar.

Fuente: USNews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *