La actividad física en los niños reduce la angustia emocional

La actividad física en los niños reduce la angustia emocional

Según un nuevo estudio dirigido por la psicoeducadora Marie-Josée Harbec de la Universidad de Montreal, los niños que practican deportes en la primera infancia tienen menos probabilidades de experimentar síntomas de depresión y ansiedad posteriores, conocido como angustia emocional, en la infancia media.

Publicado en el  Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, el estudio también sugiere que los niños que experimentan menos angustia emocional en la niñez media también tienen más probabilidades de ser más activos físicamente en la adolescencia temprana.

En el estudio, “queríamos aclarar la relación recíproca y a largo plazo en los niños en edad escolar entre la participación en deportes y los síntomas depresivos y de ansiedad”, dijo Harbec, quien hizo el trabajo como estudiante de doctorado supervisada por la profesora de psicoeducación de la UdeM Linda Pagani.

“También queríamos examinar si esta relación funcionaba de manera diferente en niños y niñas de entre 5 y 12 años”, comento Harbec, quien junto con Pagani ejerce en el hospital de niños CHU Ste-Justine.

«Hay evidencia generalizada de una crisis en estos días en la inactividad física infantil, y esto, en última instancia, puede tener implicaciones para la salud física y mental posterior», agregó Harbec.

Harbec y Pagani examinaron los hábitos deportivos y de actividad física informados por los niños a las edades de 5 y 12 años, así como por sus padres, y también observaron los síntomas de angustia emocional de las edades de 6 a 10 años que fueron reportados por los maestros de los niños.

«Descubrimos que los niños de 5 años que nunca habían practicado deportes tenían más probabilidades de verse infelices y cansados ​​entre los 6 y los 10 años, tenían dificultades para divertirse, lloraban mucho y parecían temerosos o preocupados». dijo Pagani, autora principal del estudio.

“Además, los niños que exhibieron niveles más altos de síntomas depresivos y ansiosos durante la niñez media fueron posteriormente menos activos físicamente a los 12 años. Para las niñas, por otro lado, no encontramos ningún cambio significativo».

En colaboración con investigadores de la Universidad McGill y el Instituto de Investigación del Hospital Infantil del Este de Ontario, Harbec y Pagani examinaron datos de una cohorte de niños de Quebec nacidos en 1997 y 1998, parte del Estudio Longitudinal de Desarrollo Infantil de Quebec realizado por el Institut de la statistique du Québec.

Los padres de 690 niños y 748 niñas que observaron habían informado de su participación en el deporte el año anterior a los 5 años y su nivel semanal de actividad física a los 12 años; sus maestros evaluaron los síntomas de angustia emocional observados en la escuela desde los 6 a los 10 años de edad. Los datos se estratificaron por sexo para identificar cualquier vínculo significativo entre la actividad física y la angustia emocional.

Se descartaron muchos factores de confusión, agrego Harbec.

“Nuestro objetivo era eliminar las condiciones preexistentes de los niños o las familias que pudieran arrojar una luz diferente sobre nuestros resultados, como el temperamento del niño, la educación de los padres o los ingresos familiares”, dijo Harbec.

Los niños que practican deportes en el preescolar podrían beneficiarse de actividades físicas que les ayuden a desarrollar habilidades para la vida, como tomar la iniciativa, trabajar en equipo y practicar el autocontrol, y construir relaciones de apoyo con sus compañeros y entrenadores e instructores adultos, comentaron las investigadoras.

“Por el contrario, los niños que experimentan síntomas de depresión y ansiedad pueden estar más aislados socialmente y tener un menor nivel de energía y menores sentimientos de competencia, lo que a su vez podría influir negativamente en la participación en la actividad física”, dijo Pagani.

Para las niñas, los riesgos de depresión y ansiedad y los factores de protección funcionan de manera diferente, comento Harbec. Las niñas tienen más probabilidades que los niños de buscar ayuda y revelar su angustia emocional a familiares, amigos o proveedores de salud, y el apoyo psicológico de estos lazos sociales las protege mejor.

Fuente: Universidad de Montreal

Investigación original:

“Physical activity as both predictor and outcome of emotional distress trajectories in middle childhood” by Marie-Josée Harbec et al. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *