Las personas más inteligentes ganan más dinero en general, pero este no es el caso entre los que ganan mucho o poco

Las personas más inteligentes ganan más dinero en general, pero este no es el caso entre los que ganan mucho o poco

Un análisis científico de datos de un registro sueco que contiene medidas de la capacidad cognitiva de los hombres que realizaron una prueba cognitiva de servicio militar obligatorio y de su éxito en el mercado laboral mostró una fuerte asociación entre la capacidad cognitiva y los ingresos. Las personas con mayores capacidades cognitivas tendían a ganar más dinero. Sin embargo, este no fue el caso de las personas con mayores ingresos, quienes tenían capacidades cognitivas similares. El estudio fue publicado en European Sociological Review.

Es una creencia común que los miembros más exitosos de la sociedad poseen talentos y habilidades notables. Varios medios, incluidos documentales, libros y otras publicaciones, a menudo resaltan las capacidades extraordinarias de personas reconocidas y exitosas. La sabiduría convencional atribuye en gran medida los logros profesionales sobresalientes a la mayor inteligencia de estos individuos.

Las últimas décadas han sido testigos de un aumento sustancial en los ingresos de las personas con mayores ingresos. En Estados Unidos, el 1% de los que más ganan representa el 20% del ingreso nacional, excluidas las ganancias de capital. Por el contrario, en Suecia esta cifra se sitúa en torno al 9%. Este grupo de élite también tiene una importante influencia política y económica, lo que subraya la importancia de comprender sus capacidades cognitivas. Si bien la experiencia y el conocimiento son innegablemente vitales para una toma de decisiones acertada, la inteligencia que sustenta esas decisiones sigue siendo crucial.

El autor del estudio, Marc Keuschnigg y sus colegas, observaron que el número de individuos con niveles extremadamente altos de capacidades cognitivas en la población es muy, muy pequeño, mientras que el número de individuos con ingresos muy altos o en puestos muy prestigiosos es mucho mayor. Con base en esto, plantearon la hipótesis de que, por encima de cierto nivel de éxito ocupacional, la capacidad cognitiva deja de aumentar de manera detectable e incluso podría estar disminuyendo.

El equipo obtuvo sus datos de Estadísticas de Suecia, la principal agencia estadística del país. El conjunto de datos comprendía hombres que ingresaron a la fuerza laboral entre 1991 y 2003 y tenían al menos un año de empleo.

Sus puntuaciones cognitivas se derivaron de los resultados de las pruebas de reclutamiento militar, lo que redujo la muestra de la investigación a hombres que, a las edades de 18 o 19 años, tomaron la prueba cognitiva obligatoria entre 1971-1977 o 1980-1999. El alistamiento militar experimentó una disminución después de 1999, disminuyendo cada año hasta su finalización en 2010. El estudio analizó datos de 59.387 hombres suecos nativos, monitoreando sus resultados en el mercado laboral durante 11 años.

La evaluación cognitiva del ejército sueco comprendió distintas pruebas que evaluaban la comprensión verbal, la comprensión técnica, la inteligencia espacial y el razonamiento lógico. Los investigadores midieron el éxito en el mercado laboral utilizando dos métricas: el salario anual promedio de los participantes y su prestigio ocupacional promedio durante el lapso de 11 años.

Los resultados mostraron que las personas con salarios más altos tendían a tener mayores capacidades cognitivas y viceversa. Esta relación fue especialmente pronunciada entre personas con habilidades medias a moderadamente altas y salarios correspondientes. Curiosamente, las capacidades cognitivas del 30%-40% de los que ganan menos eran algo consistentes, y los individuos menos remunerados mostraban capacidades ligeramente mayores que aquellos que ganaban un poco más.

Las observaciones del 10% de los asalariados superiores indicaron una variación mínima en sus habilidades cognitivas. Curiosamente, las capacidades cognitivas del 1% de los que ganan más estaban marginalmente por debajo de las de aquellos que ganaban un poco menos. Sin embargo, ambos grupos con mayores ingresos todavía demostraron capacidades cognitivas considerablemente por encima del promedio.

Cuando los autores del estudio analizaron el prestigio de la ocupación, los resultados fueron similares. La asociación entre el prestigio de la ocupación y la capacidad cognitiva fue fuerte en el rango medio de prestigio y capacidad, pero la capacidad cognitiva dejó de aumentar a medida que aumentaba el prestigio ocupacional en las ocupaciones de alto prestigio.

«Los resultados empíricos respaldan nuestro argumento de que la capacidad cognitiva se estabiliza en niveles altos de éxito ocupacional», concluyeron los autores del estudio. “Precisamente en la parte de la distribución salarial donde la capacidad cognitiva puede marcar la mayor diferencia, su cola derecha, la capacidad cognitiva deja de desempeñar cualquier papel. La capacidad cognitiva se estabiliza en torno a los 60.000 euros, por debajo de una desviación estándar por encima de la media. En términos de prestigio ocupacional, se estabiliza en un nivel similar. Las diferencias de prestigio entre contadores, médicos, abogados, profesores, jueces y parlamentarios no tienen relación con sus capacidades cognitivas”.

El estudio arroja luz sobre los vínculos entre la capacidad cognitiva y el éxito laboral. Sin embargo, también tiene limitaciones que es necesario tener en cuenta. En particular, la inteligencia medida mediante una prueba cognitiva en la edad adulta joven está lejos de ser una medida perfecta y completa de la capacidad ocupacional de una persona.

Es bien sabido que otros factores personales desempeñan papeles importantes en el éxito laboral. Este es particularmente probable que sea el caso de ocupaciones muy complejas, ocupaciones que, además de una inteligencia natural e innata, requieren una amplia formación, conocimientos y características personales específicas (por ejemplo, escrupulosidad, integridad) para que una persona tenga éxito en ellas. Además, el estudio se limitó a hombres que fueron reclutados y trabajaron en el entorno del mercado laboral sueco. Es posible que los estudios sobre mujeres y personas de otras sociedades no arrojen los mismos resultados.

Fuente: European Sociological Review

Articulo original: Titulo: “The plateauing of cognitive ability among top earners”. Autores: Marc Keuschnigg, Arnout van de Rijt y Thijs Bo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *