¿La infidelidad puede ser contagiosa?

¿La infidelidad puede ser contagiosa?

En un estudio publicado este mes en la revista Archives of Sexual Behavior, los investigadores Birnbaum y sus colegas (2022) examinaron si las personas que se enteraron del comportamiento infiel de los demás estaban posteriormente predispuestas a ser infieles en sus propias relaciones románticas. Los autores razonaron que aprender sobre la prevalencia de la infidelidad (que algunos investigadores estiman que puede llegar al 70%) podría disminuir el deseo y el compromiso con la pareja principal y aumentar el deseo de una pareja alternativa atractiva. Los autores proponen que «saber que otros tienen aventuras extradiádicas puede hacer que las personas se sientan más cómodas cuando tienen tales aventuras». Para probar sus predicciones, los investigadores realizaron tres estudios separados con participantes en relaciones monógamas heterosexuales.

Estudio 1

En el primer estudio, estudiantes universitarios de Israel que tenían relaciones comprometidas que duraban al menos 4 meses vieron un video que estimaba la prevalencia de la infidelidad en el 86 % de las relaciones o en el 11 % de las relaciones. Luego les pidieron a los participantes que escribieran sobre una fantasía sexual que involucrara a alguien que no sea su pareja actual. El estudio mostró que la manipulación de la prevalencia de la infidelidad no afectó el deseo por la pareja actual de los individuos ni por una pareja alternativa.

Sin embargo, los Estudios 2 y 3 mostraron resultados diferentes.

Estudio 2

En el Estudio 2, estudiantes universitarios de Israel que estaban en relaciones heterosexuales comprometidas que duraban al menos 12 meses leyeron una «confesión» de otra persona que describía una infidelidad romántica (besar apasionadamente a un compañero de trabajo y ocultárselo a su pareja) o engañarlo. Luego se les pidió a los participantes que vieran 16 fotos de personas atractivas y no atractivas y que respondieran lo más rápido posible si esas personas podrían ser una posible pareja romántica. Los participantes que habían leído sobre la infidelidad romántica respondieron «sí» a más fotos, lo que indica su interés en un mayor número de posibles nuevas parejas frente a los participantes en la condición de trampa académica.

Estudio 3

En el estudio 3, estudiantes universitarios de Israel que mantuvieron relaciones heterosexuales comprometidas que duraron al menos 4 meses leyeron los resultados de una encuesta en la que se estimó que la prevalencia de la infidelidad romántica o el engaño académico era del 85 %. Luego, los participantes interactuaron con un asistente de investigación utilizando una plataforma de mensajería instantánea. Los participantes subieron fotos de ellos mismos y se les mostró una fotografía de un hombre o una mujer atractivos como su compañero de mensajes. El asistente de investigación preguntó acerca de los pasatiempos, intereses y preferencias alimenticias de los participantes y al final de la entrevista dijo: “¡Definitivamente despertaron mi curiosidad! Espero volver a verte y esta vez cara a cara”. Las respuestas de los participantes a este último mensaje fueron analizadas por su interés en volver a ver al entrevistador. Finalmente, se preguntó a los participantes sobre su atracción por el entrevistador, así como su compromiso con su pareja actual.

Los resultados del Estudio 3 mostraron que las personas expuestas a la información de trampa romántica indicaron menos compromiso con sus relaciones actuales en comparación con la condición de trampa académica. También encontraron que, independientemente de la condición de infidelidad, los hombres estaban menos comprometidos con sus relaciones actuales que las mujeres. Además, las personas que leyeron sobre los resultados de la encuesta de infidelidad romántica y que encontraron al entrevistador más atractivo tenían más probabilidades de terminar sus mensajes al entrevistador con una expresión de deseo de volver a encontrarse.

Conclusiones

Los autores razonan que la exposición a la infidelidad puede normalizar ese comportamiento y hacer que nuestras relaciones actuales sean más vulnerables a la infidelidad. Concluyen que una norma de infidelidad puede hacer que estemos menos motivados para proteger nuestras relaciones actuales, dejándonos abiertos a posibles infidelidades en el futuro. Sin embargo, los autores advierten que ver a personas alternativas como posibles nuevas parejas e incluso el deseo de volver a ver a una persona atractiva no equivale necesariamente a tener una aventura. Los autores especulan que «la exposición a las normas del adulterio puede, por ejemplo, hacer que las metas a largo plazo sean menos prominentes y, por lo tanto, reducir los sentimientos de culpa o suavizar la resistencia a la infidelidad al disminuir la motivación » para proteger la relación actual». Sin embargo, enfatizan que se necesita investigación futura para aclarar cómo la exposición a la infidelidad puede afectar la disposición a participar en la infidelidad.

Fuente: Archives of Sexual Behavior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *