Descubren cómo las señales de un grupo de neuronas dan a los humanos la flexibilidad para aprender nuevas tareas

Descubren cómo las señales de un grupo de neuronas dan a los humanos la flexibilidad para aprender nuevas tareas

Investigadores del Centro de Ciencia y Medicina Neuronal de Cedars-Sinai y el Departamento de Neurocirugía han descubierto cómo las señales de un grupo de neuronas en el lóbulo frontal del cerebro dan simultáneamente a los humanos la flexibilidad para aprender nuevas tareas, y el enfoque para desarrollar habilidades altamente específicas. Su investigación, publicada en la revista Science, proporciona una comprensión fundamental del monitoreo del desempeño, una función ejecutiva utilizada para administrar la vida diaria.

El hallazgo clave del estudio es que el cerebro utiliza el mismo grupo de neuronas para la retroalimentación del rendimiento en muchas situaciones diferentes, ya sea que una persona intente una nueva tarea por primera vez o trabaje para perfeccionar una habilidad específica.

«Parte de la magia del cerebro humano es que es tan flexible», dijo Ueli Rutishauser, profesor de Neurocirugía, Neurología y Ciencias Biomédicas, director del Centro de Ciencias Neuronales y Medicina, la Cátedra de la Junta de Gobernadores en Neurociencias y autor principal del estudio. «Diseñamos nuestro estudio para descifrar cómo el cerebro puede generalizar y especializarse al mismo tiempo, los cuales son fundamentales para ayudarnos a perseguir un objetivo».

El monitoreo del rendimiento es una señal interna, una especie de retroalimentación autogenerada, que le permite a una persona saber que ha cometido un error. Un ejemplo es la persona que se da cuenta de que pasó por una intersección donde debería haber girado. Otro ejemplo es la persona que dice algo en una conversación y reconoce tan pronto como las palabras salen de su boca que lo que acaba de decir fue inapropiado.

«En ese momento está entrando en acción el monitoreo del rendimiento», dijo Zhongzheng , investigador postdoctoral en el Laboratorio Rutishauser en Cedars-Sinai y primer autor del estudio.

Estas señales ayudan a mejorar el rendimiento en futuros intentos al pasar información a áreas del cerebro que regulan las emociones, la memoria, la planificación y la resolución de problemas. El monitoreo del rendimiento también ayuda al cerebro a ajustar su enfoque al señalar cuánto conflicto o dificultad se encontró durante la tarea.

«Así que un momento de ‘¡Vaya!’ podría incitar a alguien a prestar más atención la próxima vez que chateen con un amigo o planeen detenerse en la tienda de camino a casa desde el trabajo», concluyo Fu.

Fuente: Cedars-Sinai Medical Center.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.