El estado de ánimo influye de manera diferente en hombres y mujeres para tomar alcohol

El estado de ánimo influye de manera diferente en hombres y mujeres para tomar alcohol

Los cambios de humor de los bebedores y la exposición a las señales relacionadas con el alcohol (latas de cerveza, bares y compañeros de bebida) contribuyen a los antojos de alcohol de manera opuesta para hombres y mujeres, sugiere un estudio reciente.

Los hallazgos tienen implicaciones sobre cómo los hombres y las mujeres desarrollan hábitos de consumo peligrosos y formas en que esto podría prevenirse o tratarse.

Algunas teorías relacionan el consumo de alcohol con emociones positivas y negativas: beber para mejorar el buen humor o hacer frente al estrés, convirtiéndose potencialmente en un ciclo de auto-refuerzo.

Sin embargo, los estudios han arrojado hallazgos mixtos, lo que sugiere que el estado de ánimo interactúa con los procesos cognitivos subconscientes para provocar la búsqueda de alcohol. Estos procesos subconscientes incluyen el sesgo de atención; los bebedores empedernidos están especialmente en sintonía con los estímulos relacionados con el alcohol (vistas, olores e interacciones que les recuerdan a la bebida).

Investigaciones anteriores sugieren que el sesgo de atención puede cambiar rápidamente, interactuando con la emoción para generar antojo de drogas en el momento, y que estos efectos pueden variar según factores psicológicos y sociales relacionados con el sexo biológico.

Para el estudio en Alcoholism: Clinical & Experimental Research, los investigadores de la Universidad de Florida Central exploraron cómo la atención a las señales relacionadas con el alcohol afecta el deseo en el momento, y la influencia del estado de ánimo y el sexo biológico.

Los investigadores trabajaron con datos de 69 estudiantes universitarios bebedores de entre 18 y 29 años que no tenían estados de ánimo positivos o negativos, ansiedad, uso de sustancias o afección psicótica. Dos de cada tres eran mujeres y el 91% eran blancos.

Los participantes llevaron una tableta digital durante un máximo de 15 días y respondieron a las evaluaciones de su estado de ánimo actual y la bebida, un proceso que produjo 4.010 mediciones. Las evaluaciones cubrieron el estado de ánimo (por ejemplo, «¿Qué tan nervioso/ triste/alegre se siente en este momento?») y el deseo de alcohol (por ejemplo, «¿Qué tan fuerte es su necesidad de beber alcohol en este momento?»).

El sesgo de atención de los participantes se evaluó mediante una tarea visual que incluía estímulos relacionados con el alcohol y no relacionados con el alcohol. Los investigadores utilizaron el análisis estadístico para explorar las asociaciones entre el estado de ánimo en el momento, el deseo de alcohol y el sesgo de atención de los participantes.

El estado de ánimo positivo se asoció con antojos momentáneos de alcohol, consistente con la teoría de que el estado de ánimo optimista promueve el consumo de alcohol (el modelo de regulación del afecto). Sin embargo, las asociaciones tomaron formas opuestas para hombres y mujeres.

Entre los hombres, la asociación entre su atención a las señales de alcohol y su antojo de alcohol se hizo más fuerte cuando experimentaron aumentos momentáneos del estado de ánimo. Entre las mujeres, esa asociación se fortaleció durante las disminuciones momentáneas en el estado de ánimo («baja positiva»).

Potencialmente, entre las mujeres con bajo estado de ánimo positivo, otro proceso puede estar involucrado: los antojos relacionados con los sentimientos positivos de una droga pueden pasar a sentimientos negativos de querer esa droga (teoría de sensibilización de incentivos).

Este es el primer estudio que encuentra tal asociación en humanos, y potencialmente se suma a la evidencia de que las mujeres desarrollan rasgos de comportamiento similares a la adicción más rápidamente que los hombres.

El estudio proporciona más evidencia de las diferencias sexuales en la atención y los antojos de alcohol, un fenómeno que puede reflejar el procesamiento cognitivo variable de las señales atencionales frente a las sociales en hombres y mujeres.

Los hallazgos subrayan el impacto del estado de ánimo en el sesgo de atención y el deseo de alcohol. Las intervenciones que se dirigen a desviar la atención de las señales de alcohol para reducir el deseo pueden ser importantes en el tratamiento de los trastornos por consumo de alcohol y pueden producir resultados diferentes entre hombres y mujeres.

Se necesita investigación adicional sobre si los hallazgos del estudio se aplican a diversas poblaciones y para explorar más a fondo las diferencias sexuales en el estado de ánimo, el sesgo de atención y los antojos.

Fuente: Research Society on Alcoholism

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *