El hambre cerebral afecta la función cognitiva y la regulación de nuestras emociones

El hambre cerebral afecta la función cognitiva y la regulación de nuestras emociones

Los comentarios emocionales, irracionales e incluso explosivos en el discurso público se han intensificado en los últimos años. Los políticos soportan insultos durante las discusiones legislativas; los científicos reciben correos electrónicos y tweets que contienen amenazas y abusos verbales.

¿Qué pasa? Esta escalada en la retórica airada a veces se atribuye a las redes sociales. Pero ¿existen otras influencias que alteren los estilos de comunicación?

Los investigadores en el campo de la nutrición y la salud mental, y autores de The Better Brain, reconocen que muchos en nuestra sociedad experimentan hambre cerebral, lo que afecta su función cognitiva y la regulación de sus emociones.

Obviamente, no somos deficientes en macronutrientes: los norteamericanos tienden a obtener suficientes proteínas, grasas (aunque generalmente no son las mejores grasas) y carbohidratos (generalmente no los buenos carbohidratos complejos). Pero nos están engañando con los micronutrientes (minerales y vitaminas), particularmente en aquellos cuya elección de alimentos está dominada por productos ultraprocesados.

Los productos ultraprocesados ​​incluyen cosas como refrescos, refrigerios envasados, cereales para el desayuno endulzados y nuggets de pollo. Por lo general, contienen solo cantidades triviales de unos pocos micronutrientes a menos que estén fortificados, pero incluso entonces, solo unos pocos en cantidades más altas.

Tres análisis publicados de la Encuesta de Salud Comunitaria Canadiense de 2004 y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de EE. UU. De 2018 revelaron estas estadísticas aleccionadoras: en Canadá, en 2004, el 48 por ciento de la ingesta calórica en todas las edades provino de productos ultraprocesados; en los Estados Unidos, el 67 por ciento de lo que consumieron los niños de dos a 19 años y el 57 por ciento de lo que consumieron los adultos en 2018 fueron productos ultraprocesados.

La mayoría de nosotros somos conscientes de que la ingesta dietética es un gran problema para la salud física porque la calidad de la dieta está asociada con afecciones crónicas de salud como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El público es menos consciente del impacto de la nutrición en la salud del cerebro.

Dado que la elección de alimentos de nuestra sociedad se ha movido con tanta fuerza hacia los productos ultraprocesados, necesitamos conocer la evidencia científica sustancial que demuestra que la ingesta de micronutrientes influye en los síntomas de salud mental, especialmente la irritabilidad, la ira explosiva y el estado de ánimo inestable.

La base de evidencia científica para esta afirmación es ahora enorme, aunque rara vez se menciona en los medios de comunicación que pocos en el público están familiarizados con ella. Una docena de estudios de países como Canadá,  España,  Japón  y Australia  han demostrado que las personas que consumen una dieta de alimentos integrales saludable tienen menos síntomas de depresión y ansiedad que las personas que consumen una dieta deficiente (en su mayoría productos ultraprocesados).

La evidencia es clara: una población bien alimentada es más capaz de soportar el estrés. El hambre cerebral oculta es un factor modificable que contribuye a los arrebatos emocionales, la agresión e incluso la pérdida de cortesía en el discurso público.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.