Misofonía: aversión extrema a ciertos sonidos

Misofonía: aversión extrema a ciertos sonidos

Los investigadores han identificado por primera vez las partes del cerebro involucradas en un desencadenante de misofonía menos estudiado, una condición asociada con una aversión extrema a ciertos sonidos.

Los resultados, de científicos de la Universidad Estatal de Ohio, sugieren que una explicación popular de las causas de la misofonía puede no ser correcta.

Las personas con misofonía, que afecta hasta al 20% de las personas, sienten ira, asco y ganas de huir cuando escuchan ciertos sonidos.

La masticación y los ruidos similares de la boca se asocian con mayor frecuencia con la afección. Un estudio anterior sugirió que la misofonía es causada por conexiones supersensibles entre la corteza auditiva del cerebro y las áreas de control motor orofacial, las relacionadas con la cara y la boca.

Pero este nuevo estudio es el primero en examinar lo que sucede en el cerebro cuando las personas golpean los dedos repetidamente, otro sonido que puede ser un desencadenante para algunas personas con misofonía.

Los hallazgos mostraron que los patrones de conectividad cerebral con las regiones de golpeteo de los dedos eran diferentes en las personas con misofonía, en comparación con los patrones de conectividad con las regiones de masticación.

«La historia de lo que sucede en el cerebro en la misofonía es incompleta si solo nos enfocamos en lo que sucede cuando las personas escuchan masticar y sonidos relacionados», dijo Heather Hansen, autora principal del estudio y estudiante de doctorado en psicología en la Universidad Estatal de Ohio.

«No podemos decir que la misofonía sea causada solo por conexiones cerebrales supersensibles con la corteza motora orofacial».

El estudio involucró a 19 adultos a quienes se les realizaron exploraciones de resonancia magnética funcional de sus cerebros mientras realizaban diversas tareas. Todos completaron tres cuestionarios que midieron sus niveles de misofonía. Según estos resultados, los niveles de misofonía en los participantes oscilaron entre ninguno y leve.

Una tarea implicó que los participantes vocalizaran físicamente varias sílabas. Los resultados de la resonancia magnética funcional mostraron qué regiones del cerebro se activaron con la producción del habla, que se superpone considerablemente con el movimiento orofacial y, por lo tanto, está conectado con sonidos como masticar.

Los participantes también se golpeaban las piernas con los dedos repetidamente en una parte separada del experimento para hacer otro movimiento relacionado con la misofonía.

Además, los participantes fueron escaneados en la resonancia magnética cuando no estaban haciendo nada.

Los resultados mostraron que cuando estaban en reposo, los participantes que obtuvieron puntajes más altos en misofonía mostraron conexiones más fuertes entre la corteza auditiva y un área de control motor, tal como lo había demostrado un estudio anterior.

Pero cuando los participantes en realidad usaban la boca para producir sonidos, una región diferente del cerebro estaba activa, y esta región no mostró conexiones más fuertes en los que tenían mucha misofonía en comparación con los que tenían poca misofonía.

«Entonces, lo que la investigación anterior identificó como la región orofacial, el área involucrada en los movimientos de la boca y la cara, en realidad podría no ser la región orofacial», dijo Hansen.

«Estos hallazgos sugieren que las conexiones cerebrales supersensibles encontradas en el estudio anterior no pueden explicar la misofonía».

El estudio encontró que en los participantes que obtuvieron puntajes más altos en misofonía, hubo una conexión más fuerte entre las regiones del cerebro asociadas con el movimiento y la sensación de los dedos y el área de la ínsula del cerebro, que está relacionada con las emociones fuertes, incluido el asco.

«No hubo ninguna conexión con la corteza auditiva en absoluto. La conexión importante fue con la ínsula», agrego Hansen.

Eso proporciona evidencia adicional de que la misofonía no se trata solo de masticar y otros ruidos bucales.

«Tenemos evidencia real en el cerebro de personas a las que no les gustan los sonidos que no son solo de la boca y la cara. Es un importante paso adelante en la comprensión de la misofonía», comento Hansen.

Hansen también dijo que se necesita mucho más trabajo para comprender qué causa la misofonía y cómo podría tratarse. Pero este estudio muestra que la investigación debe ampliarse más allá del origen orofacial.

«Esto nos lleva un paso más cerca de comprender la multitud de formas en que la misofonía podría presentarse. Es una afirmación para las personas que no experimentan misofonía al masticar, pero que la tienen por otros ruidos repetitivos», concluyo Hansen.

El estudio fue publicado en línea recientemente en la revista Frontiers in Neuroscience .

Fuente: Universidad Estatal de Ohio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *