¿Qué te hace más feliz, leer un libro o participar en un videojuego?

¿Qué te hace más feliz, leer un libro o participar en un videojuego?

Cuando se trata de lo que nos hace felices, ¿es mejor leer o escuchar música o pasar horas jugando videojuegos?

No realmente, dice un equipo de investigadores del Reino Unido y Austria.

«Muchas personas creen que los medios tradicionales, como leer libros o escuchar música, son buenos para nosotros», dijo el líder del estudio Niklas Johannes, de la Universidad de Oxford.

«Sorprendentemente, en realidad no tenemos buena evidencia de si ese es el caso. De hecho, esta creencia de que los medios más nuevos son dañinos pero los medios tradicionales son beneficiosos puede ser bastante elitista», dijo Johannes,.

Para obtener más información, Johannes y sus colegas rastrearon el uso de los medios de casi 2200 participantes británicos durante dos meses. Luego, sus hábitos se compararon con el nivel de ansiedad y felicidad que los participantes informaron sentir.

El estudio mostró que no importaba mucho cuánto tiempo la gente pasaba leyendo un libro en lugar de inclinarse hacia la tecnología. En última instancia, ambas actividades de tiempo libre tenían aproximadamente el mismo impacto en la sensación de bienestar de una persona.

Johannes, investigador postdoctoral en un programa del Instituto de Oxford centrado en el bienestar de los adolescentes en la era digital, se dispuso a ver cómo siete tipos de medios afectaban los niveles de felicidad y ansiedad de los participantes.

Se administraron seis encuestas semanales a una muestra representativa de personas mayores de 16 años.

Los participantes informaron si se habían involucrado con la música, la televisión, las películas, los videojuegos, los libros, las revistas o los audiolibros durante la semana anterior y cuánto tiempo dedicaron a cada actividad. También informaron cuán felices y/o ansiosos se sintieron el día anterior a cada encuesta.

Los investigadores encontraron que las personas que leían o escuchaban audiolibros no aumentaban su felicidad en comparación con las que no lo hacían. Tampoco estaban menos ansiosos.

Al mismo tiempo, los participantes que se entretenían con la música, la televisión, las películas y/o los videojuegos parecían estar un poco más nerviosos e infelices que los que no lo hacían.

«Esas diferencias eran muy pequeñas, demasiado pequeñas para que la gente las notara», enfatizó Johannes.

Los investigadores concluyeron que el medio que usa una persona o durante cuánto tiempo tiene «poco o ningún efecto» sobre la felicidad.

«Es fácil señalar a los medios cuando nos enfrentamos a grandes problemas sociales, como la salud mental», comento Johannes. «Pero la investigación generalmente muestra que el efecto de los medios en la salud mental es pequeño. Por lo tanto, su mala reputación ciertamente no es merecida».

Aún así, Johannes señaló que la participación en las redes sociales no estaba entre las actividades que analizaron los investigadores. Y aunque contaron el tiempo que pasaron con diferentes tipos de medios, los investigadores no profundizaron en el contenido específico de ninguno de los libros, revistas, música, videos o juegos.

Lo que significa que, por ahora, los hallazgos deben interpretarse como asociaciones, dijo, en lugar de una prueba de causa y efecto.

Los hallazgos se publicaron el 6 de enero en la revista Scientific Reports .

James Maddux, profesor emérito de psicología de la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, revisó los hallazgos.

Señaló que el estudio no abordó el hecho de que la vida moderna no está tan claramente dividida entre la tecnología antigua y la nueva. Maddux señaló, por ejemplo, que cuando lee, el 90% de las veces lo hace frente a una computadora.

Describiéndose a sí mismo como «uno de esos snobs elitistas» que durante mucho tiempo creyeron que leer libros era un mejor uso del tiempo que mirar televisión o jugar videojuegos, Maddux dijo que los hallazgos le parecieron «un poco sorprendentes».

Sugirió que el próximo paso podría ser que los investigadores profundicen en el contenido real de los medios consumidos, para ver si lo que se está absorbiendo es más crítico que cuánto.

«Un estudio de hace varios años encontró que leer lo que a menudo se llama ‘ficción literaria’, puede conducir a un aumento en la capacidad de empatía», dijo Maddux. «Así que tal vez también importe qué tipo de películas y series ve la gente».

Sería fantástico, agregó Maddux, si los autores de este estudio tuvieran acceso a esa información.

Fuente: Scientific Reports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *