La atracción sexual amplifica las diferencias de género en las preferencias de pareja

La atracción sexual amplifica las diferencias de género en las preferencias de pareja

Un estudio reciente publicado en el Journal of Sex Research comparó las preferencias de pareja entre individuos que sienten una alta atracción sexual hacia los demás (es decir, alosexual) y aquellos que sienten poca o ninguna atracción sexual (es decir, demi-sexual/ graysexual/asexual). Los hallazgos revelaron que los hombres pusieron mayor énfasis en el atractivo físico al seleccionar una pareja potencial, mientras que las mujeres priorizaron el estatus social y las perspectivas financieras. Esta diferencia de género fue más pronunciada entre los participantes que informaron experimentar una atracción sexual más fuerte en comparación con aquellos con poca o ninguna atracción sexual.

Al elegir una pareja romántica, tanto hombres como mujeres prefieren fuertemente parejas que sean amables, saludables e inteligentes. Sin embargo, hay aspectos de las preferencias de pareja en los que difieren. Los hombres suelen dar más importancia al atractivo físico y la juventud de una pareja. Las mujeres, por otro lado, tienden a valorar el estatus social, la ambición y las perspectivas financieras de una pareja más que los hombres.

Algunas preferencias por las parejas difieren entre culturas, lo que indica que son flexibles a las presiones ambientales y sociales existentes. Sin embargo, muchos estudios han identificado características que son universalmente consideradas más atractivas por un sexo que por el otro. Tales características incluyen atractivo físico y estatuas sociales. El hecho de que las diferencias de género en la preferencia por el atractivo físico y el estatus social se encuentren en todas las culturas indica que reflejan adaptaciones generales del comportamiento a los desafíos en la historia evolutiva que eran específicos del sexo.

La autora del estudio, Meike Scheller, y sus colegas querían explorar el papel que desempeña la atracción sexual en la expresión y el mantenimiento de estas preferencias de pareja específicas del sexo. La atracción sexual se refiere a la sensación de sentirse atraído por individuos con rasgos específicos de una manera sexual. Incluye un fuerte deseo de entablar una relación sexual o íntima con esa persona. La capacidad de experimentar esta atracción sexual difiere entre los individuos.

Los autores del estudio realizaron una encuesta que incluyó a participantes que diferían en su capacidad de experimentar atracción sexual hacia los demás. El estudio incluyó individuos alosexuales, demisexuales, grissexuales y asexuales. Los individuos alosexuales son personas que experimentan atracción sexual de una manera que la mayoría de las personas lo hacen. Se cree que son la mayoría en todas las sociedades. Los individuos demisexuales son aquellos que pueden experimentar atracción sexual solo después de formar un fuerte vínculo emocional con alguien. Los individuos grissexuales experimentan atracción sexual solo en raras ocasiones y es de intensidad limitada y fugaz. Las personas asexuales experimentan poca o ninguna atracción sexual en absoluto.

El estudio incluyó a 701 participantes, de los cuales 550 informaron ser heterosexuales. De estos, 166 eran alosexuales, 48 eran demisexuales, 43 grissexuales y 219 eran asexuales. Cuarenta y cinco participantes informaron no estar seguros acerca de su orientación sexual.

Los participantes completaron una evaluación de la intensidad de la atracción sexual y romántica (la Escala de Identificación Asexual) y un cuestionario sobre las preferencias de pareja. Este cuestionario consistió en una lista de características de un socio potencial y se les pide a los encuestados que califiquen la importancia de cada característica en una escala de 1 (absolutamente sin importancia) a 7 (absolutamente indispensable). Estudios previos han demostrado que estas características se pueden agrupar en atractivo físico, estatus social / perspectivas financieras, conciencia e inteligencia/educación.

Los participantes también indicaron la fuerza de su atracción sexual y romántica hacia hombres y mujeres utilizando una escala de 7 puntos.

Los resultados muestran que entre los individuos alosexuales, la atracción sexual y romántica fueron similares en todos los géneros. Sin embargo, los individuos asexuales mostraron una mayor variabilidad en la direccionalidad de la atracción romántica, mientras que mostraron menos variación en la atracción sexual.

En términos de preferencias de pareja, los hombres alosexuales expresaron preferencias más fuertes por el atractivo físico y la inteligencia/educación en las parejas en comparación con las mujeres. Por el contrario, las mujeres alosexuales dieron mayor importancia a las perspectivas financieras y la conciencia de una pareja potencial.

Es importante destacar que el nivel de atracción sexual experimentado por los individuos (alosexual, demisexual, grissexual, asexual) jugó un papel importante en la configuración de las preferencias de pareja. La disparidad entre hombres y mujeres con respecto a la importancia del atractivo físico creció a medida que aumentaba el nivel de atracción sexual. Del mismo modo, las diferencias en la importancia atribuida al estatus social y la inteligencia / educación también fueron influenciadas por el nivel de atracción sexual.

Al considerar la conciencia, los hombres le asignaron menos importancia que las mujeres, pero esta diferencia fue menos pronunciada entre los individuos con baja atracción sexual. Los hombres con alta atracción sexual consideraban que la inteligencia/educación era más importante que las mujeres con alta atracción sexual, pero esta diferencia de género disminuyó entre los individuos con baja atracción sexual.

En cuanto a la atracción romántica, se observaron patrones similares, pero con una distinción. La atracción romántica predijo mejor las diferencias de género en la importancia asignada al atractivo físico y la conciencia, mientras que la atracción sexual predijo mejor las diferencias de género en la importancia atribuida al estatus social y la inteligencia / educación.

«En particular, nuestros resultados muestran que la atracción sexual y romántica ayudan a explicar el mantenimiento de la diferenciación de preferencia de pareja específica del sexo. Las preferencias autoinformadas por los cuatro rasgos de pareja fueron moduladas significativa o marginalmente significativamente por el sexo, así como por la atracción sexual o romántica. Además, los resultados respaldan la idea de que ambas formas de atracción pueden funcionar de forma independiente y no afectan las preferencias de la pareja de la misma manera», concluyeron los autores del estudio.

«Si bien las diferencias específicas por sexo en las preferencias por un alto estatus social y buenas perspectivas financieras (mujeres > hombres), así como la inteligencia y la educación (hombres > mujeres) se redujeron en individuos con baja o ninguna atracción sexual, el aumento de las preferencias por una pareja consciente en las mujeres fue más fuertemente modulado por la atracción romántica que sexual».

El estudio hace una contribución importante a la comprensión científica de las preferencias de pareja. Sin embargo, también tiene limitaciones que deben tenerse en cuenta. En particular, se basó en autoinformes y evaluaciones de rasgos individuales de parejas potenciales imaginarias. La toma de decisiones al elegir una pareja en entornos naturalistas y al considerar y sopesar combinaciones de rasgos en lugar de rasgos individuales podría no producir resultados iguales.

Fuente: Journal of Sex Research

Articulo original: “The Role of Sexual and Romantic Attraction in Human Mate Preferences”, was authored by Meike Scheller, Alexandra A. de Sousa, Lori A. Brotto, and Anthony C. Little.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *