Nuevos hallazgos científicos sobre los abrazos

Nuevos hallazgos científicos sobre los abrazos

Durante la pandemia de COVID-19 y los bloqueos, así como las restricciones asociados, una de las cosas que mucha gente más extrañaba era que sus seres queridos los abrazaran. Esto condujo a un mayor interés en los efectos positivos de los abrazos en la comunidad de investigación en psicología y varios estudios publicados durante el último año han arrojado nuevos conocimientos sobre lo que significa para nosotros que nos abracen. Aquí hay cuatro de los nuevos conocimientos más interesantes sobre la ciencia de los abrazos.

  1. Ser abrazado por otros, pero también abrazarse a uno mismo, reduce las hormonas del estrés

Un estudio reciente del investigador Aljoscha Dreisoerner de la Universidad Goethe en Frankfurt, Alemania, y su equipo se centró en los efectos positivos de abrazar sobre el estrés ( Dreisoerner et al., 2021 ). Curiosamente, los científicos no solo investigaron cómo ser abrazado por otras personas podría reducir el estrés, sino también si abrazarse a sí mismo (por ejemplo, cuando otras personas no están disponibles durante un encierro) también tiene un efecto positivo sobre el estrés. Los científicos estresaron a 159 voluntarios utilizando la Prueba de Estrés Social de Trier (TSST), un método estándar de inducción de estrés en el que las personas se estresan al pedirles que realicen una entrevista de trabajo falsa. Los voluntarios también dieron muestras de saliva, por lo que su cortisol (una importante hormona del estrés) podría medirse. Los voluntarios fueron asignados a tres condiciones diferentes. Un asistente de los científicos los abrazó durante 20 segundos, se abrazaron a sí mismos durante 20 segundos o no recibieron abrazos y se les pidió que construyeran un avión de papel. Los resultados mostraron claramente que los voluntarios tanto en la condición de abrazo como en la de autoabrazo mostraron niveles de cortisol más bajos que los de la condición de control. Así, ser abrazado por otras personas, pero también abrazarse a uno mismo, reduce los efectos negativos del estrés.

  1. La duración de los abrazos es importante para el estado de ánimo

La mayoría de las personas estaría de acuerdo en que abrazar tiene un efecto positivo en el estado de ánimo: nos sentimos un poco mejor si un ser querido nos da un abrazo sincero. Pero ¿qué influye en cómo los abrazos afectan el estado de ánimo? Un estudio reciente de la investigadora Anna L. Dueren del Departamento de Psicología de la Universidad de Londres, Reino Unido, y su equipo se centró en la cuestión de qué influye en el efecto de los abrazos en el estado de ánimo (Duren et al., 2021 ). En el estudio, las 45 mujeres abrazaron a un colaborador del investigador durante un segundo, cinco segundos o 10 segundos e informaron cómo se sentía el abrazo. Los resultados fueron claros: los abrazos de cinco segundos y de 10 segundos fueron calificados como más placenteros que los de un segundo. Por lo tanto, el abrazo óptimo debe durar al menos cinco segundos.

  1. Los abrazos y la salud se relacionan en los adultos mayores

Un estudio reciente de la investigadora Tia Rogers-Jarrell de la Escuela de Kinesiología y Ciencias de la Salud de la Universidad de York en Toronto, Canadá, y su equipo se centró en los efectos positivos de abrazar a los adultos mayores (Rogers-Jarrell et al., 2021). Anteriormente, no se sabía mucho sobre si los abrazos tenían diferentes efectos psicológicos en las diferentes fases de la vida y los investigadores hicieron una contribución importante para comprender mejor el papel de los abrazos en las diferentes fases de la vida. Los investigadores analizaron datos de más de 20,000 personas de 65 años o más de la Encuesta de Salud de la Comunidad Canadiense.

Es importante destacar que los investigadores encontraron que aquellos adultos mayores que indicaron que tenían abrazos disponibles para ellos «algunos», «la mayoría» o incluso «todo» el tiempo tenían una mayor probabilidad de indicar también una autoevaluación de salud más alta que las personas mayores que informaron que nunca tuvieron la oportunidad de ser abrazados. Este efecto se mantuvo estadísticamente significativo después de que los investigadores controlaron muchos factores de influencia potenciales, como el estado civil, los ingresos, las enfermedades crónicas y muchos otros. Esto sugiere una fuerte asociación entre los abrazos y la salud. Las personas mayores que recibieron abrazos al menos parte del tiempo se sintieron más saludables que quienes no lo hicieron.

  1. La cultura influye en cómo nos abrazamos

Un reciente estudio multicéntrico internacional dirigido por la investigadora Agnieszka Sorokowska de la Universidad de Wroclaw, Polonia, investigó qué factores influyen en que las personas muestren comportamientos de contacto afectivo como besar o abrazar (Sorokowska et al., 2021).). Los investigadores analizaron datos de más de 14.000 personas de 45 países. Los investigadores encontraron que, en general, el 92,6% de las personas investigadas en el estudio habían mostrado algún tipo de contacto emocional con sus parejas en la semana anterior a la recopilación de datos. Sin embargo, hubo grandes diferencias entre países, con personas en países menos conservadores y religiosos mostrando más contacto emocional. Además, las personas de países más cálidos mostraron un toque más emocional, probablemente porque vivir en un país más cálido permitió más posibilidades de conocer a otras personas debido a una mayor cantidad de actividades al aire libre. Además, las características individuales de los voluntarios influyeron en la frecuencia del contacto emocional. Las personas más jóvenes mostraron más contacto emocional que las personas mayores. Mientras que los hombres y las mujeres abrazaban y besaban a sus parejas con la misma frecuencia, las mujeres abrazaban a amigos e hijos con más frecuencia que los hombres. Además, las personas liberales mostraron más toque emocional que las personas conservadoras.

En conjunto, la investigación muestra que los factores culturales tienen una fuerte influencia en si las personas disfrutan abrazar o lo evitan. Sin embargo, los factores individuales también juegan un papel importante en nuestro comportamiento de abrazo. Solo integrando ambos, el abrazo puede entenderse correctamente.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.