Un ejercicio sorprendentemente simple puede mejorar una relación romántica en conflicto

Un ejercicio sorprendentemente simple puede mejorar una relación romántica en conflicto

Un estudio reciente publicado en la revista Personal Relationships explora cómo intervenciones simples de reflexión pueden ayudar a las parejas a manejar los conflictos en las relaciones románticas de manera más efectiva. Los investigadores descubrieron que tomarse unos minutos para reflexionar cuidadosamente sobre los conflictos en las relaciones puede aumentar significativamente la confianza de las personas para resolver estos conflictos y reducir la angustia que sienten por ellos.

Los conflictos son una parte inevitable de cualquier relación íntima. La forma en que las parejas manejan estos conflictos puede afectar en gran medida su bienestar personal y relacional. La mala gestión de conflictos se ha relacionado con una peor salud física y psicológica y una menor calidad de las relaciones. Además, es un fuerte predictor de disolución de la relación.

Al reconocer la importancia de una gestión eficaz de los conflictos, los investigadores han desarrollado varios programas para ayudar a las parejas a mejorar sus habilidades de resolución de conflictos. Sin embargo, no todo el mundo se siente lo suficientemente seguro o tranquilo como para aplicar estas habilidades en situaciones de la vida real cargadas de emociones. El presente estudio tuvo como objetivo ver si simples ejercicios de reflexión podrían ayudar a las parejas a enfrentar los conflictos de una manera que reduzca su angustia y mejore su eficacia para resolverlos.

“El conflicto en las relaciones es común y angustioso. Es importante aprender a gestionar bien”, dijo el autor correspondiente Denis Marigold, profesor asociado en Renison University College, afiliado a la Universidad de Waterloo. “Existen buenos programas para formar personas en habilidades comunicativas, pero requieren una inversión importante (tiempo, dinero, etc.). Queríamos analizar algunas intervenciones simples que pudieran impulsar a las personas hacia una participación más constructiva en los conflictos sin necesidad de invertir muchos recursos”.

Los investigadores realizaron dos estudios, cada uno con participantes que mantenían relaciones románticas y habían experimentado recientemente conflictos importantes con sus parejas. En el primer estudio participaron 358 participantes, mientras que en el segundo participaron 411. Ambos estudios se realizaron en línea mediante encuestas.

En el primer estudio, se pidió a los participantes que describieran su conflicto de relación más importante durante los últimos meses. Después de esto, fueron asignados aleatoriamente a uno de dos grupos: el grupo de intervención de reflexión o el grupo de control.

A los participantes del grupo de intervención de reflexión se les pidió que dedicaran unos minutos a responder seis preguntas generales sobre su conflicto. Estas preguntas fueron diseñadas para incitar a los participantes a pensar por qué ocurrió el conflicto y cómo deberían manejarse idealmente. Este ejercicio de reflexión tuvo como objetivo fomentar una consideración reflexiva del conflicto y sus posibles soluciones.

Por otro lado, los participantes del grupo de control completaron un cuestionario de personalidad del que no se esperaba que tuviera ningún beneficio terapéutico. Este cuestionario se incluyó para garantizar que cualquier efecto observado en el grupo de reflexión no se debiera simplemente al paso del tiempo u otros factores no específicos.

Antes y después de la intervención, ambos grupos completaron medidas que evaluaban sus sentimientos de eficacia en la resolución del conflicto y su nivel de angustia por el conflicto. La eficacia se midió pidiendo a los participantes que calificaran su confianza en su capacidad para gestionar y resolver el conflicto de forma eficaz. La angustia se midió pidiendo a los participantes que calificaran sus niveles de ira y malestar relacionados con el comportamiento de su pareja durante el conflicto.

En el segundo estudio, los investigadores intentaron comparar la intervención de reflexión simple con dos intervenciones más complejas. Los participantes nuevamente describieron un conflicto de relación reciente y luego fueron asignados aleatoriamente a una de tres condiciones: la intervención de reflexión simple, una intervención de reflexión adaptada o una intervención de reflexión mejorada.

La intervención de reflexión adaptada incluyó elementos de un ejercicio de reevaluación de conflictos previamente validado, pidiendo a los participantes que vieran el conflicto desde la perspectiva de un tercero neutral e identificaran los obstáculos para resolverlo. La intervención de reflexión mejorada agregó elementos adicionales diseñados para brindar validación emocional, fomentar objetivos compasivos y promover una planificación concreta para conflictos futuros.

Los hallazgos del primer estudio revelaron que los participantes que participaron en la intervención de reflexión informaron mejoras significativas en sus sentimientos de eficacia y reducciones en la angustia por el conflicto. Estas mejoras fueron mayores que las observadas en el grupo de control, lo que sugiere que el acto de reflexionar sobre el conflicto proporcionó beneficios adicionales más allá de simplemente completar una tarea no terapéutica.

Esto indicó que tomarse el tiempo para considerar cuidadosamente el conflicto y sus posibles resoluciones podría mejorar la confianza de los individuos en su capacidad para manejar los conflictos en las relaciones y reducir las emociones negativas asociadas con ellos.

«Tomarse un tiempo para reflexionar de manera constructiva sobre un conflicto puede ser potencialmente útil para abordar conflictos futuros», dijo Marigold. «Por constructivamente nos referimos a cosas como considerar por qué ocurrió el conflicto, cómo se deben manejar los conflictos en general y qué sería más útil para manejar conflictos futuros».

“Así que tomar un poco de distancia y perspectiva, en lugar de reflexionar sobre lo molestos que estaban o por qué su pareja tiene la culpa (lo cual no sería constructivo). Demostramos que este tipo de reflexión constructiva sobre un conflicto pasado disminuyó su angustia al respecto y les hizo sentir más seguros sobre su capacidad para manejar conflictos futuros”.

En el segundo estudio, los investigadores encontraron que las tres intervenciones (reflexión simple, reflexión adaptada y reflexión mejorada) condujeron a mejoras en la eficacia y reducciones en la angustia. Sin embargo, las diferencias entre los tres tipos de intervenciones no fueron tan pronunciadas como se esperaba.

Si bien las tres intervenciones fueron efectivas, las intervenciones más complejas no produjeron beneficios significativamente mayores que el simple ejercicio de reflexión. Este hallazgo sugiere que el elemento esencial que impulsó los resultados positivos fue el acto de reflexionar sobre el conflicto en sí, más que la estructura específica o los componentes adicionales de las intervenciones más complejas.

«Nos sorprendió que agregar elementos más complejos, basados ​​en teoría, a una intervención de reflexión simple no mejorara tanto la efectividad, al menos no inmediatamente (mientras medimos los resultados), y en nuestra muestra de participantes que estaban relativamente satisfechos con su relación”, dijo Marigold. «Es posible que se necesiten intervenciones más complejas para lograr una eficacia a largo plazo o para parejas en dificultades».

Si bien los hallazgos son prometedores, el estudio tiene algunas limitaciones. Una limitación es que el estudio se basó en medidas de eficacia y angustia autoinformadas, que pueden estar sujetas a sesgos. Además, el estudio no examinó los efectos a largo plazo de las intervenciones sobre el comportamiento de conflicto real o la calidad de la relación.

«Sólo medimos los efectos inmediatos de la intervención», señaló Marigold. «Definitivamente es necesario un seguimiento para evaluar los efectos posteriores sobre el comportamiento, por ejemplo, en el contexto de conflictos en tiempo real».

Fuente: Personal Relationships

Articulo original: Titulo: “Simple reflection exercises can build efficacy and reduce distress about relationship conflicts”. Autores: Emily M. Britton, Denise C. Marigold y Ian McGregor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *