Al estudiar al cerebro individual se debe de tomar en cuenta también la mente colectiva

Al estudiar al cerebro individual se debe de tomar en cuenta también la mente colectiva

En un nuevo artículo, los científicos sugieren que los esfuerzos para comprender la cognición humana deberían expandirse más allá del estudio de cerebros individuales. Piden a los neurocientíficos que incorporen evidencia de las disciplinas de las ciencias sociales para comprender mejor cómo piensa la gente.

Los coautores: el neurocientífico Aron Barbey, profesor de psicología en la Universidad de Illinois Urbana-Champaign; Richard Patterson, profesor emérito de filosofía en la Universidad de Emory; y Steven Sloman, profesor de ciencias cognitivas, lingüísticas y psicológicas en la Universidad de Brown, querían abordar las limitaciones de estudiar los cerebros de forma aislada, fuera del contexto en el que operan y despojados de los recursos de los que dependen para su funcionamiento óptimo.

«En neurociencia cognitiva, el enfoque estándar es esencialmente asumir que el conocimiento está representado en el cerebro individual y se transfiere entre individuos», dijo Barbey. «Pero creemos que hay casos importantes en los que esas suposiciones comienzan a fallar».

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que las personas a menudo «subcontratan» la tarea de comprender o llegar a conclusiones sobre un tema complejo, utilizando la experiencia de otras personas para guiar su propia toma de decisiones.

«La mayoría de la gente estará de acuerdo en que fumar contribuye a la incidencia del cáncer de pulmón, sin necesariamente comprender con precisión cómo ocurre», comento Barbey. «Y cuando los médicos diagnostican y tratan enfermedades, no transfieren todo su conocimiento a sus pacientes. En cambio, los pacientes confían en los médicos para que los ayuden a decidir el mejor curso de acción.

«Sin depender de los expertos de nuestra comunidad, nuestras creencias quedarían desvinculadas de las convenciones sociales y la evidencia científica que son necesarias para respaldarlas», comento Barbey. «No quedaría claro, por ejemplo, si ‘fumar causa cáncer de pulmón’, poniendo en tela de juicio la verdad de nuestras creencias, la motivación de nuestras acciones».

Para comprender el papel que desempeña el conocimiento en la inteligencia humana, los investigadores escribieron que es necesario mirar más allá del individuo y estudiar la comunidad.

«La cognición es, en gran medida, una actividad grupal, no individual», dijo Sloman. «Las personas dependen de otros para su razonamiento, juicio y toma de decisiones. La neurociencia cognitiva no puede arrojar luz sobre este aspecto del procesamiento cognitivo».

Las limitaciones del conocimiento individual y la dependencia humana de otros para comprender son los temas de «La ilusión del conocimiento: por qué nunca pensamos solos», un libro que Sloman escribió con Phil Fernbach, científico cognitivo y profesor de marketing en la Universidad de Colorado.

«El desafío para la neurociencia cognitiva es cómo capturar el conocimiento que no reside en el cerebro individual sino que se subcontrata a la comunidad», comento Barbey.

Los métodos neurocientíficos como la resonancia magnética funcional se diseñaron para rastrear la actividad en un cerebro a la vez y tienen una capacidad limitada para capturar la dinámica que ocurre cuando los individuos interactúan en grandes comunidades, dijo Barbey .

Algunos neurocientíficos están tratando de superar esta limitación. En un estudio reciente, los investigadores colocaron a dos personas cara a cara en un escáner y rastrearon su actividad cerebral y movimientos oculares mientras interactuaban. Otros equipos utilizan una técnica llamada «hiperescaneo», que permite el registro simultáneo de la actividad cerebral en personas que están físicamente distantes entre sí pero que interactúan en línea.

Tales esfuerzos han encontrado evidencia que sugiere que las mismas regiones del cerebro se activan en personas que se comunican efectivamente entre sí o cooperan en una tarea, comento Barbey. Estos estudios también muestran cómo los cerebros funcionan de manera diferente entre sí, según el tipo de interacción y el contexto.

Varios campos de investigación están por delante de la neurociencia en la comprensión y adopción de la naturaleza colectiva y colaborativa del conocimiento, dijo Patterson. Por ejemplo, la «epistemología social» reconoce que el conocimiento es un fenómeno social que depende de las normas de la comunidad, un lenguaje compartido y un método confiable para probar la confiabilidad de las fuentes potenciales.

«Los filósofos que estudian el lenguaje natural también ilustran cómo el conocimiento depende de la comunidad», dijo Patterson. «Por ejemplo, según el ‘externalismo’, el significado de las palabras depende de cómo se usen y representen dentro de un contexto social. Por lo tanto, el significado de la palabra y su uso correcto depende del conocimiento colectivo que se extiende más allá del individuo».

Para abordar estas deficiencias, los neurocientíficos pueden buscar otros campos de las ciencias sociales, comento Barbey.

«Necesitamos incorporar no solo evidencia de neurociencia, sino también evidencia de psicología social, antropología social y otras disciplinas que están mejor posicionadas para estudiar la comunidad de conocimiento», concluyó Barbey.

Fuente: Universidad de Illinois en Urbana-Champaign

Publicación original:

Steven A. Sloman, Richard Patterson, Aron K. Barbey. Cognitive Neuroscience Meets the Community of Knowledge. Frontiers in Systems Neuroscience, 2021; 15 DOI: 10.3389/fnsys.2021.675127

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *