Existen rasgos faciales específicos que están relacionados con las percepciones de clases sociales

Existen rasgos faciales específicos que están relacionados con las percepciones de clases sociales

Nuestras impresiones sobre la clase social de los demás están influenciadas por rasgos faciales específicos, según una nueva investigación publicada en el Journal of Experimental Psychology: General. Los hallazgos indican que los rostros más anchos, más cortos y más planos con la boca hacia abajo y la tez más fría y oscura se perciben como pertenecientes a individuos de clase social más baja, mientras que el conjunto opuesto de características se atribuye a aquellos de clase social más alta.

Investigaciones anteriores han establecido que las personas fácilmente forman juicios sobre la clase social de los demás basándose en la apariencia facial, pero los rasgos faciales específicos que impulsan estas impresiones siguen siendo un misterio. El nuevo estudio tuvo como objetivo cerrar esa brecha, explorando cómo estas percepciones se correlacionan con juicios más amplios relacionados con estereotipos.

«Las personas forman una variedad de juicios diferentes a partir de muy poca información sobre las personas, y hacen juicios sobre cómo es alguien -incluyendo cuál creen que es su clase social- basándose incluso solo en su apariencia facial», dijo R. Thora Bjornsdottir, profesor asistente de la Universidad de Stirling en Escocia, quien realizó este estudio como investigador postdoctoral en la Universidad de Glasgow.

“Me interesan los juicios sobre la clase social porque la clase social tiene un impacto muy generalizado en nuestras vidas, e incluso la forma en que otros perciben nuestra posición en la clase social puede afectar otros juicios que la gente hace sobre nosotros y las oportunidades que podemos tener. En esta investigación, quería romper estos juicios de clase social y entender qué hay en los rostros de las personas que explica estos juicios. Eso puede darnos una idea de cómo podríamos alterar estos juicios”.

Para investigar estas percepciones, Bjornsdottir y sus colegas reclutaron a 30 participantes británicos jóvenes, blancos, de habla inglesa nativa y de entornos socioeconómicos medios. Utilizando un sofisticado modelo generativo 3D del rostro humano, el equipo generó una amplia gama de rostros fotorrealistas que variaban en apariencia. Cada rostro fue evaluado en una escala de siete puntos, que iba del “más rico” al “más pobre”, y los participantes emitieron sus juicios basándose en sus percepciones intuitivas.

Un experimento similar con otros 30 participantes se centró en las percepciones de rasgos sociales como la competencia y la confiabilidad. En total, se calificaron 2.400 rostros, capturando un amplio espectro de variaciones morfológicas y de complexión. Este vasto conjunto de datos permitió la creación de modelos detallados que mapean los rasgos faciales asociados con las percepciones de clases sociales y diversos rasgos sociales.

Los rostros que los participantes consideraron que parecían pertenecer a una clase social superior se caracterizaban por ciertos rasgos distintivos: generalmente eran más estrechos, más largos y más prominentes. Estos rostros también exhibían comisuras de la boca hacia arriba, cejas levantadas, ojos más juntos y tonos de piel más claros y cálidos.

Por otro lado, los rostros percibidos como pertenecientes a una clase social más baja mostraban rasgos opuestos. Estos rostros eran más anchos, más cortos y planos, con las comisuras de la boca hacia abajo, las cejas más bajas, los ojos más espaciados y la tez más oscura y fría.

Es importante destacar que los investigadores encontraron que los rasgos faciales asociados con la clase social percibida reflejaban fielmente aquellos vinculados con rasgos sociales importantes. Por ejemplo, las características que condujeron a percepciones de una clase social más alta también se correlacionaron con percepciones de mayor competencia, calidez y confiabilidad.

«Aquí, demostramos que cuando las personas hacen juicios de clase social a partir de rostros, lo hacen utilizando rasgos faciales particulares (por ejemplo, los rostros más anchos y estrechos con las comisuras de la boca hacia arriba se consideraban ricos)», dijo Bjornsdottir. Es importante destacar que todas las características que las personas utilizan para formar juicios sobre la clase social, también las utilizan para formar juicios sobre rasgos que están estereotipadamente vinculados a la clase social, incluida su competencia o su confiabilidad”.

“Por ejemplo, los rostros más anchos y estrechos parecen más competentes y los rostros con las comisuras de la boca hacia arriba parecen más dignos de confianza. Lo que esto sugiere es que la razón por la que ciertos rasgos faciales conducen a juicios de clase social es por estas asociaciones estereotipadas. Es decir, debido a que las caras más largas y estrechas parecen más competentes (lo que otras investigaciones han relacionado con que parezcan menos infantiles), y estereotipamos a las personas de clase alta como más competentes, por lo tanto juzgamos que las caras más largas y estrechas son ricas. En resumen, los estereotipos pueden explicar por qué pensamos que ciertas caras parecen ricas o pobres”.

El estudio se centró en un grupo demográfico específico y evaluó las percepciones de rostros igualmente homogéneos. Investigaciones futuras podrían explorar estas dinámicas en diferentes culturas, clases sociales y etnias para comprender la aplicabilidad global de estos hallazgos.

«Sólo probamos esto en un grupo cultural y racial: los británicos blancos», señaló Bjornsdottir. “Así que algunos de los rasgos faciales particulares que identificamos aquí pueden ser culturalmente específicos. Sin embargo, esperamos que la conclusión general (que los estereotipos proporcionan el vínculo entre rasgos faciales específicos y juicios de clase social) se generalice a otras culturas y grupos raciales/étnicos”.

Además, los investigadores enfatizan la naturaleza subjetiva de la percepción de la clase social, que puede no reflejar con precisión la realidad de la posición social de los individuos o los factores complejos que contribuyen a estos juicios. En otras palabras, los hallazgos reflejan estereotipos más que la apariencia real de los individuos de todas las clases sociales.

«Es importante destacar que nuestros hallazgos no nos dicen nada sobre cómo son realmente las personas de diferentes clases sociales», explicó Bjornsdottir. «Aquí simplemente estábamos analizando los juicios subjetivos de las personas para tener una idea de qué rasgos faciales hacen que alguien parezca rico o pobre».

Articulo: Journal of Experimental Psychology: General

Articulo original: Titulo: “Social Class Perception Is Driven by Stereotype-Related Facial Features,”. Autores: Thora Bjornsdottir, Laura B. Hensel, Jiayu Zhan, Oliver G. B. Garrod, Philippe G. Schyns, y Rachael E. Jack.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *