¿Sueñan también los animales?

¿Sueñan también los animales?

Cualquiera que tenga un gato o un perro puede dar fe de que parecen experimentar sueños. Sin embargo, no podemos leer el contenido de los sueños de gatos o perros, ni podemos leer sus percepciones de vigilia, incluso con las herramientas de imagen y electrofisiología más avanzadas. Pero los sueños, como todas las demás características de nuestra biología, son producto de la evolución darwiniana. Podemos obtener una idea de los sueños de otros animales al examinar qué especies sueñan y qué no, y podemos preguntarnos cómo su sueño y sus sueños pueden relacionarse con sus sentidos. Este enfoque puede dar pistas sobre lo que sueñan otros animales.

REM y Soñar

En los humanos, sabemos que los sueños vívidos ocurren en gran medida durante el sueño de movimiento ocular rápido (REM), que ocurre al final de un ciclo de sueño típico. El sueño REM muestra una firma eléctrica clara. Medido con electroencefalografía (EEG) en el cuero cabelludo, los movimientos colectivos de electrones dentro y fuera de miles de millones de neuronas generan desequilibrios eléctricos a gran escala que fluctúan rápidamente y con poca amplitud. Esto significa que hay muchos cambios pequeños y rápidos en el potencial eléctrico en gran parte de la superficie del cerebro. El patrón es muy parecido al medido cuando el animal está despierto. Entonces, a pesar de que el cuerpo está casi completamente paralizado durante la fase REM, el cerebro está activo de manera similar a la vigilia.

El patrón de actividad eléctrica durante REM es bastante similar entre especies. Si un animal pasa una buena cantidad de tiempo en el sueño REM, es razonable suponer que está experimentando sueños. ¿Qué tan común es REM entre las especies animales?

Dormir y soñar en el reino animal

Con pocas excepciones, todos los animales, incluidos todos los invertebrados y vertebrados, experimentan períodos de descanso o inactividad. Pero solo algunos linajes realmente duermen, lo que significa que entran en un estado sustancialmente alterado de actividad cerebral, desencadenado por factores internos, no solo por la necesidad de dejar de moverse. Según esta definición, el sueño parece ocurrir en algunos invertebrados del linaje de los artrópodos, como las moscas y los cangrejos. Pero está mucho más extendido en los vertebrados. Los primeros vertebrados que dormían profundamente probablemente vivieron hace más de 250 millones de años.

Todos los amniotas (animales que se desarrollan en un saco amniótico), incluidos todos los reptiles, aves y mamíferos vivos en la actualidad, experimentan un sueño profundo. Este estado se detecta fácilmente con EEG como un período prolongado de potenciales eléctricos lentos llamado sueño de onda lenta (SWS por sus siglas en ingles).

El sueño REM, que sigue a largos períodos de SWS en un ciclo de sueño, parece haber evolucionado más tarde. REM se encuentra en todos los mamíferos y todas las aves, pero la evidencia de REM en otros reptiles históricamente ha sido mixta. Sin embargo, registros EEG recientes en dragones australianos (una especie de lagarto) encontraron evidencia de algún grado de REM, lo que sugiere que un antepasado compartido por todos los reptiles, aves y nosotros, fue el primero en experimentar REM.

Este REM temprano probablemente fue limitado en duración e intensidad. En algunos descendientes de reptiles que viven hoy, como los dragones australianos, sigue siendo limitado y puede haberse perdido por completo en algunas especies de reptiles.

Pero las aves y los mamíferos tomaron la innovación de REM y la siguieron. Estos grupos regulan fuertemente su metabolismo interno (son endotérmicos o de «sangre caliente»), lo que parece haber permitido (o requerido) mucho más tiempo para estar en REM.

Los mamíferos son soñadores

Aunque tanto los mamíferos como las aves pasan períodos considerables en el sueño REM, el sueño REM parece haberse mejorado aún más en los mamíferos. En las aves, los períodos de REM duran solo unos pocos segundos a la vez, lo que implica que el animal entraría y saldría rápidamente de los sueños una y otra vez.

Los mamíferos vivos hoy en día, por otro lado, tienen episodios mucho más largos de sueño REM. Esto permitiría más tiempo para sueños vívidos. En el reino animal, nosotros y nuestros parientes mamíferos peludos somos probablemente los soñadores más prolíficos.

Desde esta perspectiva evolutiva, la posibilidad de soñar está muy extendida en los vertebrados complejos, y su existencia parece consecuente. Cualquier cosa que sea útil sobre los sueños debería extenderse a todos los mamíferos y, en forma más limitada, también a las aves.

El contenido de los sueños de mamíferos

Una implicación de la universalidad de los sueños entre los mamíferos es que podemos combinar este conocimiento con lo que sabemos sobre la experiencia sensorial de los mamíferos durante la vigilia. Lo que sea que se sienta al «ver», «oír», «comprender» o «ser consciente de» algo para un gato debe aproximarse a sus sueños, aunque con cierta abstracción. Al mismo tiempo, sabemos que los mamíferos varían considerablemente en el poder relativo y la precisión de sus sistemas sensoriales.

Los ratones, por ejemplo, dependen muy poco de la visión y, en cambio, dependen del tacto (a través de los bigotes), el sonido y especialmente el olfato. Por el contrario, los humanos somos muy visuales y dependemos mucho menos del olfato. Como ya se ha señalado anteriormente , los humanos rara vez sueñan con olores. Si los sueños se basan en gran medida en las modalidades sensoriales «mejores» o más importantes de una especie, es lógico que el mundo de los sueños de un ratón esté dominado por olores, sonidos y experiencias táctiles. Mientras tanto, los gatos son mamíferos muy visuales, como nosotros (ver mi publicación anterior sobre cómo se ve el mundo para un gato). Entonces, su mundo de sueños debería favorecer las experiencias visuales tal como lo hacen los nuestros.

Una perspectiva evolutiva sugiere que los sueños cumplen una función general en todas las especies, y no surgieron simplemente por alguna razón específica de los humanos. Al mismo tiempo, las características evolucionadas de los sueños en diferentes especies pueden relacionarse con otros aspectos de la biología de una especie, especialmente con la forma en que percibe el mundo. Nuestros propios sueños pueden incluso tener características especiales que los diferencian de los de otros mamíferos, lo que podría relacionarse con las capacidades cognitivas, pero las diferencias en nuestros sueños en comparación con los sueños de otros mamíferos son probablemente pequeñas.

Cualquiera que sea el contenido perceptivo de los sueños de un animal, deberíamos esperar que la progresión de las experiencias en los sueños de todos los animales sea tan caótica (y, a veces, repetitiva) como lo es en nuestros propios sueños. Si este es el caso, solo podemos preguntarnos cómo interpretan estas extrañas experiencias al despertar. Tal vez estén tan confundidos y fascinados como nosotros.

Fuente: Elsevier y Science

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.