¿Cuándo la culpa es útil y qué hacer si se apodera de tu vida?

¿Cuándo la culpa es útil y qué hacer si se apodera de tu vida?

Muchas personas se sienten culpables cuando ven cosas terribles que les suceden a otros en las noticias. También puede pegarnos cuando pensamos en un momento en que rompimos el corazón de alguien, le gritamos a un niño o herimos profundamente los sentimientos de un amigo. De hecho, la mayoría de nosotros nos sentimos culpables de vez en cuando y puede ser una experiencia profundamente desagradable.

Pero, ¿por qué nos sentimos culpables tan fácilmente? ¿Para qué sirve? ¿Y qué podemos hacer si se vuelve insoportable? Afortunadamente, la investigación psicológica proporciona algunas respuestas.

La culpa nos alerta de que nuestras normas morales han sido violadas de alguna manera. Es un sentimiento de remordimiento por algo terrible a lo que contribuimos o ignoramos, lo que explica por qué tantas personas se sienten culpables cuando ven las noticias.

Las personas difieren en la facilidad con la que sienten culpa, según su personalidad y experiencias de vida. Quienes tienen altos niveles de empatía o se preocupan mucho por las relaciones sociales pueden ser más propensos a sentirse culpables, mientras que las personas que tienen altos niveles de “rasgos oscuros de personalidad”, como la psicopatía o el narcisismo, pueden ser menos proclives a hacerlo.

La culpa a menudo se contrasta con la vergüenza, que describe la autodemonización. Cuando te sientes culpable, piensas que hiciste algo mal; cuando sientes vergüenza, sientes que hay algo mal contigo por hacer eso. Si bien la vergüenza rara vez es útil y, a menudo, conduce al aislamiento social, la culpa puede tener consecuencias positivas o negativas.

La culpa puede ser lo que los investigadores llaman “adaptativa”, lo que significa que puede beneficiarnos y ayudarnos a sobrevivir. Cuando nos sentimos culpables, es una señal de que nuestra brújula moral está funcionando y podemos diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal. En última instancia, esto ayuda a que las personas se lleven bien y se cuiden mutuamente.

La culpa puede ayudarnos a conectarnos con los demás, especialmente cuando les suceden cosas malas. Ver a alguien sufrir y sentirnos culpables nos hace más propensos a involucrarnos en “comportamientos reparadores”, como extender una rama de olivo o ser excepcionalmente generosos con nuestros recursos, todo lo cual alivia la culpa que sentimos. Experimentar culpa puede motivar a las personas a disculparse por hacer algo malo, minimizando así las desigualdades en la sociedad.

De la misma manera, la culpa también puede ser útil en las relaciones románticas, ayudándonos a tratar bien a nuestra pareja y compensarlo si no lo hacemos.

Cuando se trata de presenciar guerras, hambrunas o brotes de enfermedades en las noticias, la culpa puede inspirarnos a ser voluntarios o donar dinero. Observar la generosidad de otras personas que juegan un papel activo en ayudar a los demás también provoca culpa, lo que a su vez puede activarnos para tomar una acción similar, dando así resultados.

Pero la culpa también puede tener consecuencias negativas y convertirse en una “mala adaptación”. Hay dos tipos de culpa que nos dañan especialmente: la culpa flotante y la culpa contextual. La culpa flotante ocurre cuando experimentas un sentimiento general de culpa; sientes que no eres una buena persona. Por otro lado, la culpa contextual se relaciona con asumir demasiada responsabilidad por algo, como tratar de ayudar a un ex en todas las áreas de su vida sin cesar porque te sientes mal por romper con él.

Pero en ambos casos, no hay nada que realmente puedas hacer para reducir tus sentimientos de culpa. En cambio, los sentimientos y las acciones continúan, lo que los hace desadaptativos. Por ejemplo, si constantemente te sientes como una mala persona, esto puede obstaculizar la formación de nuevas relaciones; es posible que las sabotees inconscientemente porque no sientes que las mereces. Y si tu culpa nunca se detiene, puedes gastar tanto tiempo y energía tomando medidas para tratar de abordarla que lleve a desarrollar un trastorno de ansiedad o te deprimas.

Al ver las noticias, es posible que comiences a experimentar una culpa desadaptativa si no puedes identificar de dónde proviene la culpa; puede convertirse simplemente en un sentimiento general. Este también podría ser el caso si sientes responsabilidad personal por las malas noticias, aunque es poco lo que puedes hacer para cambiar las circunstancias.

La mejor manera de lidiar con una conciencia culpable es tomar medidas que sean apropiadas para la situación. Si lo que experimentas es una culpa ecológica, puedes implicar hacer pequeños cambios en tu propia vida para asegurarte de vivir de una manera más sostenible. También puedes participar en actividades comunitarias que ayuden a otros a comprender la situación climática catastrófica. Y si te sientes culpable por cómo trataste a un amigo, tiene sentido que te disculpes y ofrezcas ayuda de alguna manera.

Si estás experimentando la culpa del sobreviviente, es posible que desees considerar escribir una carta de autoperdón, en la que detalles qué aspectos de la responsabilidad deseas asumir, muestras remordimiento, te disculpas y tratas de enmendarte.

Sin embargo, la clave en todos estos escenarios es finalmente dejar ir el dolor. El mundo no es un lugar justo, y todo el mundo comete errores a veces. Culparnos sin cesar puede ser agotador y contraproducente. Para reunir la energía y el impulso que necesitamos para crear un cambio positivo a nuestro alrededor, también debemos sentirnos bien con nosotros mismos de vez en cuando.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.